Pla­za de Ar­mas se lle­nó de la ma­gia de San­ta Pe­tro­ni­la

Tea­tro Ca­lle­je­ro de Ma­sas pre­sen­tó el mon­ta­je ins­pi­ra­do en la ani­mi­ta más po­pu­lar de Con­cep­ción, de­di­ca­da a Pe­tro­ni­la Neira.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE LOS ANGELES -

Cuen­ta la his­to­ria que en oc­tu­bre de 1910 un mis­te­rio­so ase­si­na­to re­me­ció a los ve­ci­nos que vi­vían en el sec­tor La­gu­na Re­don­da en Con­cep­ción. El cuer­po de una jo­ven cos­tu­re­ra de unos 16 años apa­re­ce flo­tan­do en es­tas aguas, pe­se a que su cuer­po es­ta­ba al in­te­rior de un sa­co lleno de pie­dras. Su nom­bre era Pe­tro­ni­la Neira, una jo­ven oriun­da de Co­ro­nel, y cu­yo ase­si­na­to cau­só gran re­vue­lo en­tre los ve­ci­nos y los me­dios de pren­sa lo­ca­les. Pe­tro­ni­la fue en­te­rra­da en el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Con­cep­ción, y des­de en­ton­ces es vi­si­ta­da por cien­tos de de­vo­tos quie­nes acu­den a ella en bus­ca de fa­vo­res o mi­la­gros

Fue­ron 15 años de in­ves­ti­ga­ción so­bre es­ta ani­mi­ta, los que com­pu­sie­ron el ar­gu­men­to de la pues­ta en es­ce­na idea­da por el ac­tor de pro­fe­sión y di­rec­tor de ofi­cio, Pa­blo Vi­lla­blan­ca. El pro­fe­sio­nal con vas­ta ex­pe­rien­cia tea­tral en ins­tan­cias for­ma­ti­vas ofre­ció, ade­más, un ta­ller de Tea­tro Fí­si­co el que con­tó con am­plia con­vo­ca­to­ria. En la opor­tu­ni­dad los jó­ve­nes an­ge­li­nos re­ci­bie­ron ins­truc­ción bá­si­ca en mo­vi­mien­to, ejer­ci­cios de con­cen­tra­ción y re­co­no­ci­mien­to de su cor­po­ra­li­dad.

Lue­go, la Pla­za de Ar­mas se con­vir­tió en el es­ce­na­rio ideal pa­ra la pre­sen­ta­ción del mon­ta­je ti­tu­la­do co­mo su ins­pi­ra­ción “San­ta Pe­tro­ni­la”. Apues­ta tea­tral que in­te­gra va­rias dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas, con­fi­gu­ran­do una obra lle­na de mú­si­ca, co­lor, ac­tua­ción y re­li­gio­si­dad.

En con­ver­sa­ción con Vi­lla­blan­ca, és­te se re­fi­rió al gé­ne­sis del mon­ta­je, a co­mo al­ter­na su es­ta­día en Chi­le pa­ra coor­di­nar el tra­ba­jo con la Com­pa­ñía Tea­tro Ca­lle­je­ro de Ma­sas y su ex­pe­rien­cia con el pú­bli­co an­ge­lino.

Pa­blo, en­ten­de­mos via­jas en­tre Chi­le y Ba­li, lu­gar don­de es­tu­dias tea­tro de más­ca­ras ¿Có­mo te in­te­gras al tra­ba­jo que vie­nes desa­rro­llan­do en Con­cep­ción?

Es in­ten­so por de­cir lo me­nos, son 2 se­ma­nas de mon­ta­je, en­sa­yo de una es­ce­na dia­ria, to­do pa­ra coor­di­nar y que to­do se en­cuen­tre per­fec­to.

Fui mú­si­co de ban­da Conmoción, y en la ac­tua­li­dad soy di­rec­tor de la ban­da de la obra que se lla­ma “La Dien­te de Oro”, una ban­da es­cé­ni­ca, tea­tral, que es una mun­do que no exis­te, que no se ha ex­plo­ra­do aún, un lu­gar va­cío don­de hay que acu­dir.

¿ Có­mo na­ce la obra “San­ta Pe­tro­ni­la”?

Par­ti­mos yen­do a en­tre­vis­tar a la gen­te al Ce­men­te­rio en Con­cep­ción, y gra­ban­do las con­ver­sa­cio­nes con una gra­ba­do­ra de cas­set­te y una hi8 (ri­sas). Ahí es­tu­vi­mos in­ves­ti­gan­do du­ran­te un año con mis com­pa­ñe­ros pa­ra lue­go mos­trar el re­sul­ta­do en San­tia­go, en un es­pec­tácu­lo de sa­la. Fue en­ton­ces cuan­do en­ten­di­mos que te­nía­mos que mos­trar­la en Con­cep­ción, y ahí em­pe­za­mos a nu­trir el tex­to, has­ta lo que es hoy, y que se re­su­me en una ho­ra de fun­ción, en una “in­ves­ti­ga­ción en el tea­tro”. Con el tiem­po, la com­pa­ñía fue te­nien­do sus pro­pios có­di­gos, has­ta aho­ra que se ha for­ma­do un gru­po con un mis­ti­cis­mo ma­ra­vi­llo­so, in­creí­ble.

Par­ti­mos ni­ve­lan­do a los ac­to­res y a to­dos en un ni­vel bá­si­co de tea­tro fí­si­co, que in­cluía ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to que co­men­za­ban a las 9 de la ma­ña­na y ter­mi­na­ban has­ta bien en­tra­da la no­che.

Asu­mo sim­bo­li­za un va­lor adi­cio­nal rea­li­zar mon­ta­jes ca­lle­je­ros…

El tea­tro ca­lle­je­ro es un desafío adi­cio­nal cier­ta­men­te, se re­quie­re so­bre to­do te­ner un buen es­ta­do fí­si­co. Pa­ra los ac­to­res y los mú­si­cos es sú­per exi­gen­te en el sen­ti­do que de­ben “dar­lo to­do”, to­do el ra­to. El cuer­po, la mú­si­ca, la voz, to­do re­quie­re de un ri­gor que hay que se­guir en las tres se­ma­nas que nos de­mo­ra­mos en ha­cer el mon­ta­je. Pe­ro es­ta mis­ma exi­gen­cia nos ge­ne­ró un rit­mo de tra­ba­jo muy in­ten­so, lo que es bueno.

Des­de la do­cen­cia, ¿ Có­mo vi­ven­cias­te el ta­ller rea­li­za­do en Sa­lón de las Ar­tes?

Yo creo que ha si­do el me­jor gru­po que he­mos te­ni­do, por­que son adul­tos. He te­ni­do mu­chas experiencias de tra­ba­jo con ni­ños y fun­cio­na, aun­que el ta­ller en sí re­sul­ta en to­das las eda­des, es trans­ver­sal.

En es­te ca­so co­mo el tra­ba­jo fue con adul­tos fue sú­per pro­fe­sio­nal, ha­bía otra ener­gía. Es par­te de mi ru­ti­na que no per­mi­to que se ha­ble, ni que des­can­sen, de­ben ex­pe­ri­men­tar el pro­ce­so pa­ra que co­noz­can lo que no­so­tros ha­ce­mos to­dos los días. En una pa­la­bra: “ma­ra­vi­llo­so” el ta­ller, y nos gus­tó mu­cho que cuan­do ter­mi­na­mos di­je­ran que que­rían más, eso es bue­ní­si­mo. Apro­ve­char de de­cir que cuen­tan con un es­pa­cio in­creí­ble, y en él pu­die­ron des­cu­brir un en­tre­na­mien­to que es lo que no­so­tros ha­ce­mos en una se­ma­na.

¿ Y la pre­sen­ta­ción de San­ta Pe­tro­ni­la en Pla­za de Ar­mas?

La fun­ción re­sul­tó bien tam­bién. La Pla­za es pre­cio­sa, poé­ti­ca, por­que uno co­mo ac­tor sien­te eso pe­que­ños es­pa­cios de poe­sía que hay en los lu­ga­res. Lo­gra­mos en­trar con nues­tra obra de ma­ne­ra fá­cil y la gen­te se sin­tió có­mo­da, se sen­ta­ron en el pas­to y dis­fru­ta­ron de lo que les ofre­ci­mos. Nos gus­ta­ría se­guir con es­to pe­ro con una his­to­ria lo­cal, al­go con­ver­sar­lo con es­te equi­po de tra­ba­jo que son 5 per­so­nas, nos gus­ta­ría mu­cho se­guir y ge­ne­rar en Los Án­ge­les lo que no­so­tros rea­li­za­mos que un tea­tro de ca­bros chi­cos, ju­gan­do, pe­ro ju­gar en se­rio, con­ti­nuan­do con el te­ma de la tra­di­ción oral y po­pu­lar, sin ego, no pa­ra res­ca­tar al­go, no­so­tros no res­ca­ta­mos a na­die, los superhéroes ha­cen eso.

GRAN MAR­CO de pú­bli­co con­vo­có el even­to.

EL MON­TA­JE in­te­gra mú­si­ca, tea­tro y dan­za.

LA BAN­DA TEA­TRAL La Dien­te de Oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.