La im­por­tan­cia del ape­go desde la cu­na y nues­tro rol co­mo adul­tos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Nuestras edu­ca­do­ras de pár­vu­los uti­li­zan co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal el víncu­lo del ape­go pa­ra acre­cen­tar el apren­di­za­je so­cio­emo­cio­nal por­que sa­be­mos y he­mos com­pro­ba­do que cre­cer en la sen­da de la afec­ti­vi­dad co­ti­dia­na desde la cu­na, be­ne­fi­cia­rá el pro­ce­so de es­ti­mu­la­ción pa­ra desa­rro­llar una ma­yor in­te­li­gen­cia.

La im­por­tan­cia del “ape­go” es un te­ma fun­da­men­tal pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia y la edu­ca­ción par­vu­la­ria, un con­cep­to que ha­bla de la ge­ne­ra­ción de víncu­los que se crean en los pri­me­ros años, fun­da­men­tal­men­te con la fa­mi­lia, la ma­dre y fi­gu­ras cer­ca­nas, co­mo las edu­ca­do­ras de pár­vu­los, téc­ni­cos de edu­ca­ción par­vu­la- ria, pe­ro que tam­bién re­mi­te al desa­rro­llo afec­ti­vo de los ni­ños y ni­ñas con la co­mu­ni­dad y la so­cie­dad.

Se­gún di­ver­sos au­to­res, el ni­ño y ni­ña va desa­rro­llan­do el víncu­lo afec­ti­vo co­mo re­sul­ta­do de una se­rie de con­duc­tas tan­to de su par­te co­mo de par­te de las fi­gu­ras de ape­go. Si es­ta vin­cu­la­ción se desa­rro­lla de bue­na ma­ne­ra, per­mi­tien­do que se es­ta­blez­ca en el ni­ño el ape­go se­gu­ro, sur­gen en él sen­ti­mien­tos de afir­ma­ción y se­gu­ri­dad y un mo­de­lo men­tal ade­cua­do so­bre las re­la­cio­nes afec­ti­vas que mar­ca­rá to­da su vi­da. El for­ta­le­cer el ape­go im­pli­ca rea­li­zar ac­cio­nes cru­cia­les co­mo pa­sar tiem­po jun­to a sus hi­jos e hi­jas, las in­ter­ac­cio­nes ca­ra a ca­ra, el con­tac­to vi­sual, la cer­ca­nía fí­si­ca, el tac­to y com­par­tir otras ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les pri­ma­rias co­mo olo­res, so­ni­dos y gus­to. En es­te sen­ti­do, el com­po­nen­te más im­por­tan­te en la crea­ción de ape­go, es el con­tac­to fí­si­co po­si­ti­vo, es de­cir por ejem­plo, el abra­zar, me­cer, acom­pa­ñar, con­te­ner. No de­be sor­pren­der, en­ton­ces, que el he­cho de mi­rar de­te­ni­da­men­te, son­reír, can­tar y reír sig­ni­fi­quen ac­cio­nes que cau­san ac­ti­vi­da­des neu­ro­quí­mi­cas po­si­ti­vas en el ce­re­bro.

Nues­tro apor­te desde la edu­ca­ción par­vu­la­ria es fo­men­tar el ape­go a fin de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ni­ños y ni­ñas. Por ello, nuestras edu­ca­do­ras de pár­vu­los uti­li­zan co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal el víncu­lo del ape­go pa­ra acre­cen­tar el apren­di­za­je so­cio­emo­cio­nal por­que sa­be­mos y he­mos com­pro­ba­do que cre­cer en la sen­da de la afec­ti­vi­dad co­ti­dia­na desde la cu­na, be­ne­fi­cia­rá el pro­ce­so de es­ti­mu­la­ción pa­ra desa­rro­llar una ma­yor in­te­li­gen­cia.

El ape­go no es lo mis­mo que el pri­mer con­tac­to piel a piel al na­cer, la lac­tan­cia, el jue­go o la es­ti­mu­la­ción. Si bien son to­dos mo­men­tos muy im­por­tan­tes y va­lio­sos pa­ra la crian­za y el víncu­lo, nin­guno de ellos por sí so­lo ga­ran­ti­za­rá un ape­go se­gu­ro. De es­ta for­ma, de­be­mos estar aten­tos cuan­do los ni­ños bus­quen pro­tec­ción, co­mu­ni­car­se, y en­tre­gár­se­lo siem­pre pa­ra ayu­dar a cons­truir su es­pa­cio hu­ma­na­men­te. Por tal mo­ti­vo, la ma­ne­ra en que res­pon­da­mos a los más pe­que­ños de­ter­mi­na­rá la ca­li­dad del ape­go que pue­de ser se­gu­ro o in­se­gu­ro por­que un ni­ño o ni­ña que ha ex­pe­ri­men­ta­do ape­go se­gu­ro es un ni­ño o ni­ña que se desa­rro­lla­rá me­jor, que ex­plo­ra­rá el mun­do con se­gu­ri­dad y con­fian­za y, en con­se­cuen­cia, ten­drá ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de apren­der.

En el go­bierno de la Pre- si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, la edu­ca­ción pú­bli­ca de ca­li­dad desde la cu­na, con­tem­plan es­tra­te­gias re­fe­ri­das al bie­nes­tar y al cui­da­do de los ni­ños de 0 a 3 años, así co­mo al desa­rro­llo de con­duc­tas de ape­go en las sa­las cu­na, con mó­du­los de ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra plan­tear de qué for­ma el adul­to pue­de co­no­cer pau­la­ti­na­men­te el com­por­ta­mien­to de ca­da uno de ellos y así for­ta­le­cer aún más el rol pro­ta­gó­ni­co de pa­dres y ma­dres en la edu­ca­ción de sus hi­jos e hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.