Pro­te­ger a los clien­tes de­be ser fun­da­men­tal

La tien­da pue­de que es­té ha­cien­do los pro­ce­di­mien­tos acor­de a la le­gis­la­ción vi­gen­te, pe­ro de ser cier­tos los he­chos, evi­den­cian una muy ba­ja éti­ca y tam­bién un des­cui­do de for­ma im­pre­sio­nan­te del res­pe­to por la clien­ta.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día de ayer, en Dia­rio La Tri­bu­na, una mu­jer adul­ta ma­yor de­nun­ció ha­ber si­do víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia tras el ro­bo de su tar­je­ta Cen­co­sud y pos­te­rior irres­pon­sa­bi­li­dad de la tien­da Paris. Es­to por­que tras de­tec­tar que su do­cu­men­to ha­bía si­do sus­traí­do en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias, se acer­có a rea­li­zar el trá­mi­te de blo­queo en me­nos de los 30 mi­nu­tos – se­gún re­la­tó la afec­ta­da – y, sin em­bar­go, le ha­bían rea­li­za­do por ca­ja un avan­ce en efec­ti­vo por 3 mi­llo­nes de pe­sos, sin pe­dir nin­gu­na do­cu­men­ta­ción adi­cio­nal.

Cuan­do un ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te se acer­ca a una en­ti­dad ban­ca­ria a so­li­ci­tar un cré­di­to por ese mon­to, no só­lo de­be ser eva­lua­do, sino que ade­más hay que fir­mar una se­rie de do­cu­men­tos, de­jar es­tam­pa­da has­ta la hue­lla di­gi­tal y ad­qui­rir se­gu­ros que per­mi­tan sus­ten­tar el pa­go de esa deu­da, en ca­so de muer­te o ce­san­tía.

Por es­ta ra­zón, re­sul­ta a lo me­nos cues­tio­na­ble que – de ser cier­ta la his­to­ria de la afec­ta­da – una en­ti­dad de re­tail pue­da irres­pon­sa­ble­men­te estar en­tre­gan­do esas su­mas cuan­tio­sas de di­ne­ro, sin nin­gún trá­mi­te adi­cio­nal.

He­mos vis­to en los úl­ti­mos me­ses una se­rie de de­li­tos aso­cia­dos al uso ma­li­cio­so de las tar­je­tas, prin­ci­pal­men­te clo­na­cio­nes, pe­ro es­tos su­ce­sos, con ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas, son to­tal­men­te pre­vi­si­bles. La tien­da pue­de que es­té ha­cien­do los pro­ce­di­mien­tos acor­de a la le­gis­la­ción vi­gen­te, pe­ro de ser cier­tos los he­chos, evi­den­cian una muy ba­ja éti­ca y tam­bién un des­cui­do de for­ma im­pre­sio­nan­te del res­pe­to por la clien­ta.

En las tien­das hay cá­ma­ras, y con una transac­ción se pue­de sa­ber desde don­de se ope­ró la tar­je­ta, quien re­ci­bió el di­ne­ro y de esa ma­ne­ra, bus­car a los res­pon­sa­bles. Sin em­bar­go, la mu­jer tie­ne que lle­gar a las ins­tan­cias de so­li­ci­tar de­ses­pe­ra­da­men­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ex­pon­gan su ca­so pa­ra lo­grar que la en­ti­dad co­mer­cial le brin­de la ayu­da ne­ce­sa­ria.

Es muy po­co éti­co lo que apa­ren­te­men­te su­ce­dió. Ha­bla mal de la em­pre­sa. La Tri­bu­na in­ten­tó con­se­guir una res­pues­ta ofi­cial de la en­ti­dad, pe­ro na­da. Tam­po­co res­pon­die­ron.

Hoy es ne­ce­sa­rio que se re­gu­le es­te ti­po de ac­tos. Las per­so­nas adul­tas ma­yo­res es­tán siendo be­ne­fi­cia­das con al­tas su­mas de di­ne­ro pa­ra cré­di­tos en ca­sas co­mer­cia­les, ban­cos y farmacias, y su ca­pa­ci­dad de pa­go es muy de­fi­cien­te. Por lo tan­to, pa­re­cie­ra más un ne­go­cio de en­deu­dar a las cla­ses ma­yo­res, pa­ra que pos­te­rior­men­te, pier­dan to­do lo que con­si­guie­ron en una vi­da com­ple­ta de tra­ba­jo. No es jus­to.

Se­ño­res par­la­men­ta­rios: es­te es un te­ma que se de­be ana­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.