ELEC­CIO­NES: JUS­TOS Y PECADORES

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Mu­chos el día do­min­go 23, fui­mos a mi­sa con la ac­ti­tud del pu­bli­cano que, al orar, re­co­no­ce su fla­que­za, y, en vir­tud de ello, so­li­ci­ta el per­dón y la gra­cia di­vi­na.

El Evan­ge­lio de ese do­min­go, Lucas 18 9-14, nos ha­bla de los que se te­nían por jus­tos y des­pre­cia­ban a los de­más. El pá­rro­co de Sa­gra­da Fa­mi­lia, hi­zo una muy bue­na pré­di­ca de su con­te­ni­do. Y la Mi­sa si­guió su cur­so normal has­ta an­tes de la ben­di­ción fi­nal a los fe­li­gre­ses. Se to­mó cin­co mi­nu­tos pa­ra de­cir­nos que, co­mo ca­tó­li­cos, de­bía­mos vo­tar por los can­di­da­tos que se ajus­tan al Evan­ge­lio, que res­pe­tan el de­re­cho a la vi­da y que no ad­hie­ren a ideo­lo­gías des­truc­ti­vas, ex­pli­ci­tan­do que el ac­tual go­bierno ha he­cho “em­ba­rra­das” y que quie­nes lo con­ti­núen lo se­gui­rán ha­cien­do. Te­nía­mos, pues, que vo­tar por los bue­nos, los jus­tos y, ade­más, efi­cien­tes, o que no ha­cen em­ba­rra­das. Me pa­re­ció, y a mu­chos de los allí pre­sen­tes, ver a un fa­ri­seo oran­do en voz al­ta, lleno de sí mis­mo, hin­cha­do de egoís­mo y va­cío de to­da hu­mil­dad, que no re­co­no­ce los pe­ca­dos ca­pi­ta­les de los “bue­nos”, y que dis­cri­mi­na, en ta­reas del bien co­mún, a mu­chos que han de­di­ca­do su vi­da a ser­vir; que no ama a su ´pró­ji­mo co­mo así mis­mo, si es un ser pen­san­te dis­tin­to a él en lo ideo­ló­gi­co, en lo re­li­gio­so o en su con­di­ción de vi­da ín­ti­ma. El Evan­ge­lio nos lla­ma a ser in­clu­si­vos co­mo lo ha di­cho mu­chas ve­ces el San­to Pa­dre. La mal­dad no es­tá só­lo al la­do de los que sen­ti­mos y pen­sa­mos dis­tin­to al pá­rro­co. Lo es­tá tam­bién en la sa­cro­san­ta ve­re­da ri­tua­lis­ta y nor­ma­ti­va, que no siem­pre -co­mo en es­te ca­so­de­ja ver a Dios o abier­ta­men­te lo ocul­ta. Con lo di­cho, no pre­ten­do de­fen­der lo in­de­fen­di­ble de los erro­res de quie­nes so­mos de iz­quier­da, ni ha­cer apo­lo­gía de las tres cau­sa­les del abor­to en dis­cu­sión. Quie­ro, sí, ex­pre­sar mi mo­les­tia por la ten­den­cia de es­te sa­cer­do­te de de­nos­tar las po­si­cio­nes de sus ad­ver­sa­rios, mien­tras, con el mis­mo ahín­co, elu­de, ocul­ta o ador­na cau­sas que tie­nen a nues­tra Igle­sia en un tris­te lu­gar en­tre las ins­ti­tu­cio­nes del país. Re­ci­bir crí­ti­cas de mi vi­sión de la vi­da lo pue­do re­ci­bir co­mo un he­cho pro­fé­ti­co que me mue­ve a ser me­jor, pe­ro si va en pa­ra­le­lo a la jus­ti­fi­ca­ción de la in­di­fe­ren­cia y el uso y abu­so de la gen­te co­mún, me irri­ta, lo re­co­noz­co, y me mue­ve a ex­pre­sar­me pa­ra que los lai­cos de nues­tra Igle­sia y los sa­cer­do­tes cer­ca­nos sean voz le­gí­ti­ma en el marco de la doc­tri­na ca­tó­li­ca, que creo, fir­me­men­te, es har­to más am­plia que el en­fo­que que co­men­to.

Mirt­ha Va­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.