La dig­ni­dad de los otros

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga

El sue­ño va más allá, in­clu­so ya te ves mi­rán­do­lo to­do des­de arri­ba, sa­lu­dán­do­te, has­ta de be­so en los la­bios te fuis­te con uno del “Clan de los Pa­tri­cios” que mas­cu­llan­do cifras te in­vi­ta a otro tra­go, has­ta que ofre­cen la pa­la­bra.

El de­re­cho a la in­de­pen­den­cia, el de­re­cho a la so­be­ra­nía de los re­cur­sos, in­clu­so, ali­men­ta­rios es hoy un lu­jo que se pue­de dar un re­du­ci­do gre­mio cu­yo po­de­río eco­nó­mi­co, no re­bal­sa las por­ta­das de las pá­gi­nas en la al­ta so­cie­dad, co­mo así una dis­ten­di­da y frí­vo­la reunión en­tre ri­cos. Es­to con­tras­ta, ca­da vez que la mu­che­dum­bre em­po­bre­ci­da de­ci­de ejer­cer un diá­lo­go en­tre sus pa­res, a tra­vés, de un ac­to, tam­bién de pa­trio­tis­mo -se di­rá co­mo uno de te­rro­ris­mo

y cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra los in­tere­ses de aque­llos cu­yos pe­los y se­ña­les se les tie­ne ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­dos. No se tie­ne de­re­cho a de­fen­sa, lo que se tie­ne es de­re­cho a acep­tar lo que otros de­ci­den ha­cer por ti. ¿Quién qui­sie­ra ta­les go­ber­nan­tes, de to­do? To­do es vi­si­ble en ca­da uno de los te­rri­to­rios don­de mi­les de fa­mi­lias su­per­vi­ven en bus­ca del men­dru­go en­tre ver­te­de­ros y ba­su­ra­les, tam­bién co­no­ci­dos co­mo “re­lle­nos sa­ni­ta­rios”. Pa­ra es­tas gri­ses y pol­vo­rien­tas fa­mi­lias de ve­ci­nos el ac­ce­so a los re­cur­sos na­tu­ra­les bá­si­cos son de un al­to cos­to co­mo es el de pa­gar con sus pro­pias vidas; al co­exis­tir jun­to a des­per­di­cios quí­mi­cos, me­ta­les pe­sa­dos, hi­dro­car­bu­ros y otras pes­tes que se apa­rean con cuan­to hay.

A es­ta ho­ra vie­ne bien un des­can­so; co­mo que dan ga­nas de echar­se so­bre un neumático a meu­car, pa­ra so­ñar co­mo sue­ñan los otros… Co­mo te vez be­bien­do un Char­don­nay en co­pa de cris­tal, brin­dan­do con ellos, los más ri­cos en un en­cuen­tro ecues­tre, cu­yos Pu­ra San­gre, brio­sos sal­tan obs­tácu­los mon­ta­dos por ca­ba­lle­ros o da­mas en­go­mi­na­das y ter­sas, al­go pá­li­das. Ahí te en­cuen­tras a bo­ca de ja­rro con una me­sa ex­ten­sa de car­nes exó­ti­cas, de san­gre azul las fru­tas, pes­ca­dos anaran­ja­dos y ro­jos, de to­do hay pa­ra la vis­ta y el dis­fru­te, li­co­res y cor­ba­ti­nes de se­da, cal­ce­ti­nes de hi­lo y cal­zon­ci­llos de al­go­dón -co­mo que te aca­ri­cian-. El sue­ño va más allá, in­clu­so ya te ves mi­rán­do­lo to­do des­de arri­ba, sa­lu­dán­do­te, has­ta de be­so en los la­bios te fuis­te con uno del “Clan de los Pa­tri­cios” que mas­cu­llan­do cifras te in­vi­ta a otro tra­go, has­ta que ofre­cen la pa­la­bra.

En­va­len­to­na­do te atre­ves a ha­blar y te lar­gas con uno de tus dis­pa­ra­tes: “Allá por 1976, un al­ba­ñil, el maes­tro Cár­de­nas, se ga­nó un mi­llón de dó­la­res, apos­tan­do a la Po­lla Gol, la no­ti­cia hi­zo de ese ser in­vi­si­ble un afa­ma­do in­vi­ta­do a to­do ti­po de pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Ma­rio Kreutz­ber­ger, don Fran­cis­co, lo in­vi­tó a su pro­gra­ma noc­turno, lue­go de in­te­rro­gar­lo, le in­si­nuó- Us­ted maes­tro no ha pen­sa­do en cam­biar­se a un ba­rrio más có­mo­do. ¿Por qué si­gue es­tan­do en esa po­bla­ción don­de vi­ve?- El al­ba­ñil, siem­pre con su som­bre­ro en la mano, le con­tes­ta. -¿Qué le pa­re­ce si me com­pro una ca­sa al la­do de la su­ya? - To­dos rie­ron en el es­tu­dio de te­le- vi­sión co­mo tam­bién en las ca­sas de los te­le­vi­den­tes- por la ma­ña­na sal­dría a la ca­lle y ya no sa­lu­da­ría a Don Fran­cis­co, sa­lu­da­ría al ve­cino Ma­rio…”.

El si­len­cio de los co­men­sa­les, en el sue­ño co­men­zó a en­friar los es­pa­cios, las co­pas se di­lu­ye­ron, co­mo tam­bién el cóc­tel, el lu­jo y lo que con­vino a tu ima­gi­na­ción. La des­gra­cia no lo es, has­ta que to­ca a tu puer­ta, de in­me­dia­to un sin­nú­me­ro de agen­tes eco­nó­mi­cos de cue­llo y cor­ba­ta se hi­cie­ron del pre­mio del maes­tro Cár­de­nas, el pri­mer ac­to ilí­ci­to fue la es­ta­fa que se le hi­zo a es­te hu­mil­de al­ba­ñil y a mi­les de aho­rran­tes por la Fi­nan­cie­ra La Fa­mi­lia, en­tre cu­yos pro­pie­ta­rios y ad­mi­nis­tra­do­res es­tu­vo el pro­pio Jai­me Guz­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.