La Nue­va Ma­yo­ría ¿que­bra­da?

El pro­ble­ma da­rá pa­ra lar­go. Lo cier­to es que sin unión, la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar un pro­yec­to na­cio­nal co­mo Nue­va Ma­yo­ría, se vis­lum­bra muy com­ple­jo. Si no son ca­pa­ces de lle­gar a acuer­dos y con­sen­sos, no hay na­da más que de­cir.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

No han si­do se­ma­nas fá­ci­les pa­ra el go­bierno y pa­ra la coa­li­ción que tie­ne la mi­sión de en­cau­sar al país. Con el po­der eje­cu­ti­vo y ma­yo­ría en el Con­gre­so, se es­pe­ra­ba que pu­die­ran go­ber­nar con hol­gu­ra, sin em­bar­go, eso dis­ta mu­cho de lo que ha si­do es­te pe­rio­do. El por qué no se tie­ne cla­ro, pe­ro sí se pue­de es­gri­mir que las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas de un pac­to co­mo es­te, con sec­to­res tan con­tra­rios co­mo la DC y el PC, era cla­ra­men­te una olla a pre­sión que en cual­quier mo­men­to iba a ex­plo­tar, y lo hi­zo.

Lue­go de la arre­me­ti­da de Chi­le Va­mos en las pa­sa­das mu­ni­ci­pa­les, la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let y la NM, de­ben ha­cer fren­te a un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral que se desa­rro­lla­rá en só­lo un año más. Ahí es­tá el pe­li­gro.

La car­ta más pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar una pre­si­den­cial, por su ex­pe­rien­cia, li­de­raz­go y ca­pa­ci­dad, era Ri­car­do La­gos, sin em­bar­go, la de­rro­ta mu­ni­ci­pal lo de­jó muy mal pa­ra­do.

La en­cues­ta CERC, pre­sen­ta­da es­te jue­ves, plan­teó que en una even­tual con­tien­da pre­si­den­cial, el úni­co can­di­da­to de la cen­tro iz­quier­da que po­dría, even­tual­men­te, ga­nar­le al ex pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra es Alejandro Gui­llier, quien su­pera con 28% a 26% es­ta con­tien­da. Mien­tras fren­te a La­gos, Pi­ñe­ra ga­na 28% a 23%. Sin em­bar­go, hay que ha­cer pre­sen­te que Gui­llier es un ros­tro de te­le­vi­sión, de vas­ta tra­yec­to­ria y que ge­ne­ra sim­pa­tía en la so­cie­dad, pe­ro no se sa­be si tie­ne el ca­rác­ter pa­ra di­ri­gir la na­ción, y fren­te a ello, la so­cie­dad de­be de­jar de vo­tar por el ca­ris­ma y pen­sar en el país.

Pe­ro, en es­te de­ba­te, la DC se sien­te apar­te. Es­tán mo­les­tos y cul­pan al blo­que PPD-PS del pa­no­ra­ma ac­tual.

Las ame­na­zas de re­ti­rar­se del ofi­cia­lis­mo han si­do más fuer­tes que nun­ca, y sus di­chos -se­gún se per­ci­be- tam­po­co han si­do to­ma­dos en se­rio.

Al me­nos en la pro­vin­cia de Bio­bío, la in­ten­sión de vo­to por la DC es fuer­te. Jun­to a RN ocu­pan la ma­yo­ría de los con­ce­ja­les, pe­ro cla­ra­men­te, lo que in­flu­ye nues­tra zo­na en el es­ce­na­rio na­cio­nal es muy ba­jo.

La pre­si­den­ta de la Fa­lan­ge, Ca­ro­li­na Goic, se ha­bía mos­tra­do siem­pre en de­fen­sa del go­bierno, pro­po­si­ti­va fren­te a los desafíos, pe­ro se can­só. Hoy exi­gen que la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­che­let se ha­ga car­go de la de­rro­ta que han te­ni­do en co­mu­nas icó­ni­cas, de tal ma­ne­ra de ex­cul­par­se y pre­sen­tar­se co­mo una al­ter­na­ti­va via­ble den­tro de la cri­sis.

El pro­ble­ma da­rá pa­ra lar­go. Lo cier­to es que sin unión, la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar un pro­yec­to na­cio­nal co­mo Nue­va Ma­yo­ría, se vis­lum­bra muy com­ple­jo. Si no son ca­pa­ces de lle­gar a acuer­dos y con­sen­sos, no hay na­da más que de­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.