Tran­qui­lo arri­bo de deu­dos a cam­po­san­tos de Los Án­ge­les

El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral y el Ca­tó­li­co con­cen­tra­ron la ma­yor can­ti­dad de asis­ten­tes.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Adi­fe­ren­cia de años an­te­rio­res en los que se pro­du­cía una gran con­cen­tra­ción de gen­te y una al­ta con­ges­tión vehi­cu­lar en la en­tra­da de los ce­men­te­rios, el Día de To­dos los San­tos se con­me­mo­ró en la co­mu­na con su­ma tran­qui­li­dad y un ex­pe­di­to fluir de los deu­dos a los prin­ci­pa­les cam­po­san­tos.

El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral y el Ce­men­te­rio Ca­tó­li­co con­cen­tra­ron la ma­yor can­ti­dad de asis­ten­tes, sin em­bar­go, su nú­me­ro no fue el acos­tum­bra­do, ya que los deu­dos apro­ve­cha­ron los cua­tro días de fe­ria­do pa­ra ir a vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res fa­lle­ci­dos.

El ad­mi­nis­tra­dor del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral an­ge­lino, Al­fon­so Arria­ga­da, ex­pli­có así la po­ca con­cu­rren­cia de asis­ten­tes pa­ra el 1 de no­viem­bre: “ge­ne­ral­men­te, cuan­do la fe­cha cae en fin de se­ma­na lar­go, se pro­du­ce una dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble de gen­te pa­ra el Día de To­dos los San­tos. Es­to ocu­rrió aho­ra, en don­de la gen­te se re­par­tió en los días pre­vios, apro­ve­chan­do los cua­tro días de fin de se­ma­na”.

De igual mo­do, la au­to­ri­dad del ci­ta­do cam­po­san­to en­tre­gó un es­ti­ma­do de los asis­ten­tes, ci­frán­do­los en más de 2 mil per­so­nas pa­ra el Día de To­dos los San­tos. “Hoy día de­bié­ra­mos te­ner unas 2 mil a 2 mil 500 per­so­nas, si­guien­do el pa­trón que se re­gis­tró la jor­na­da de ayer. En ge­ne­ral ha si­do ex­pe­di­to el tran­si­tar de los asis­ten­tes y me­nos flui­do que otras ve­ces”, co­men­tó.

En tan­to, los deu­dos que vi­si­ta­ron a sus se­res que­ri­dos fa­lle­ci­dos agra­de­cie­ron la me­nor can­ti­dad de asis­ten­tes, ya que pu­die­ron tran­si­tar con ma­yor tran­qui­li­dad por los cam­po­san­tos.

Una de ellas, Ce­ci­lia Cri­sos­to, quien vi­si­ta­ba a sus pa­dres en el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, co­men­tó así so­bre la me­nor can­ti­dad de per­so­nas: “es­tá per­fec­to el día por­que no an­da mu­cha gen­te. Ha­bía va­rios días pa­ra ve­nir al ce­men­te­rio, sin em­bar­go, yo siem­pre ven­go pa­ra el Día de To­dos los San­tos, por­que pa­ra mí es el que va­le”

Una opi­nión si­mi­lar ex­pre­só An­to­nio Mi­guie­les, quien des­de Tal­cahuano vino a ver a su ma­dre al mis­mo ce­men­te­rio an­ge­lino. “Vi­ne con to­da mi fa­mi­lia a vi­si­tar a mi ma­dre. Lo bueno es que es­tá ex­pe­di­to el trán­si­to y no an­da mu­cha gen­te”.

Por su par­te, el co­mer­cio, co­mo ya es cos­tum­bre, se vol­vió a ins­ta­lar en la pe­ri­fe­ria de am­bas ne­cró­po­lis, sin em­bar­go, su nú­me­ro fue más re­du­ci­do que años an­te­rio­res de­bi­do a una ma­yor fis­ca­li­za­ción de las au­to­ri­da­des, es­pe­cí­fi­ca­men­te por par­te de ins­pec-

El am­bien­te pro­pi­ció que los an­ge­li­nos re­co­rrie­ran el prin­ci­pal cam­po­san­to, vi­si­tan­do ade­más las tum­bas de des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des de la zo­na.

to­res mu­ni­ci­pa­les y de la Se­re­mi de Sa­lud que se aper­so­na­ron en el lu­gar.

LAS TUM­BAS DES­TA­CA­DAS

La po­ca con­cu­rren­cia mo­ti­vó a al­gu­nos asis­ten­tes a re­co­rrer los cam­po­san­tos, vi­si­tan­do tum­bas de per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das o a fa­lle­ci­dos con­ver­ti­dos prác­ti­ca­men­te en ani­mi­tas.

En el pri­me­ro de los ca­sos, los asis­ten­tes al Ce­men­te­rio Ge­ne­ral vi­si­ta­ron el se­pul­cro del crea­dor de la ban­de­ra de Los Án­ge­les, San­tia­go Cas­tro; el mau­so­leo en ho­nor de los sol­da­dos fa­lle­ci­dos en el Gue­rra del Pa­cí­fi­co; el lu­gar don­de ya­cen los res­tos del pin­tor an­ge­lino Pedro Lu­na y la tum­ba del fa­lle­ci­do dipu­tado Lo­bos.

En el ca­so de las per­so­nas fa­lle­ci­das ele­va­das al ran­go de ani­mi­tas, al­gu­nos an­ge­li­nos, a es­ta al­tu­ra ya cre­yen­tes, acu­die­ron a la tum­ba de las pro­fe­so­ras Cu­ñi­bal, bru­tal­men­te ase­si­na­das en la dé­ca­da del 60, en don­de les pren­die­ron velas y pa­ga­ron de cier­ta for­ma sus man­das.

Cuan­do Dia­rio La Tri­bu­na se acer­có al lu­gar, jus­ta­men­te se en­con­tra­ban dos ex alum­nos de las men­cio­na­das do­cen­tes, quie­nes ex­pre­sa­ron así la ra­zón de la vi­si­ta.

“Yo fui alumno de ellas cuan­do es­ta­ba chi­co; yo te­nía cer­ca de ocho años. Pe­ro más que eso, lo que me mo­ti­va a ve­nir a ver­las es la fe que ten­go en que cum­plen lo que uno les pi­de”,.co­men­tó Se­gun­do San­hue­za.

Por su par­te, Carlos He­rre­ra, quien tam­bién ma­ni­fes­tó ha­ber si­do alumno de las do­cen­tes, ex­pli­có así su pre­sen­cia en el lu­gar: “yo cuan­do ven­go a ver a mi ma­má al ce­men­te­rio siem­pre pa­so a ver­las. Yo siem­pre le pi­do que me dé sa­lud y me cui­de. Ellas siem­pre cum­plen”.

Por úl­ti­mo, ca­be men­cio­nar que la Aso­cia­ción de Ta­xi­bu­ses de Los Án­ge­les con­tem­pló un re­fuer­zo de la mo­vi­li­za­ción a los men­cio­na­dos cam­po­san­tos, si­tua­ción que se re­gis­tró co­mo es­ta­ba pro­yec­ta­do.

LAS PER­SO­NAS que acu­die­ron a los prin­ci­pa­les ce­men­te­rios an­ge­li­nos agra­de­cie­ron la me­nor con­cu­rren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.