Re­ajus­te a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Vi­vi­mos tiem­pos con­fu­sos y acon­te­ci­dos; so­mos par­te de un con­flic­to que no he­mos es­co­gi­do, lleno de agi­ta­ción so­cial pro­ve­nien­te, por un la­do, de las jus­ti­fi­ca­das mo­vi­li­za­cio­nes del sec­tor pú­bli­co, y por otro, de las mo­les­tias que es­to aca­rrea a la ciu­da­da­nía.

Es­to no es sino el mal ma­ne­jo de al­go que de­bie­se ser un diá­lo­go cons­truc­ti­vo, Eje­cu­ti­vo-di­ri­gen­tes, con las car­tas so­bre la me­sa, con pro­pues­tas con­sen­sua­das pa­ra un pla­zo ma­yor de un año, ha­cién­do­se car­go de las ex­pec­ta­ti­vas de bie­nes­tar de mi­les de fa­mi­lias chi­le­nas.

Sa­be­mos que hay mu­chos pro­ble­mas que ha­cen que es­ta no sea cual­quier dis­cu­sión, aun­que si­ga sien­do la mis­ma de to­dos los años.

Las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res del ser­vi­cio pú­bli­co y el país ya es­tán can­sa­dos de mi­nis­tros que no oyen, de per­so­ne­ros pú­bli­cos que vi­ven co­mo si na­da pa­sa­ra y de efec­tos no desea­dos por ma­las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

Ellos no quie­ren pa­sar un año más sin un in­cre­men­to real de sus re­mu­ne­ra­cio­nes y ver có­mo lo que es­pe­ra­ban se di­lu­ye igual que años an­te­rio­res; acá lo úni­co que se sa­cri­fi­ca son las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, aho­gán­do­las con la le­ta­nía de la eterna in­su­fi­cien­cia pre­su­pues­ta­ria y de la es­ca­sez cró­ni­ca de di­ne­ro.

Las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co no son só­lo jus­tas, sino per­ti­nen­tes; la ín­fi­ma al­za que pi­den en sus re­mu­ne­ra­cio­nes re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te fun­da­da.

Un es­ta­men­to de hom­bres y mu­je­res que año tras año van en bus­ca de un me­jor ser­vi­cio pú­bli­co pa­ra los ciu­da­da­nos los ha­ce acree­do­res de un me­jor tra­to de par­te del Es­ta­do de Chi­le, que es su em­plea­dor. No po­de­mos de­jar de sos­te­ner que la fór­mu­la que ac­tual­men­te te­ne­mos en nues­tro país de dis­cu­tir el re­ajus­te es pé­si­ma.

Por otro la­do, tam­po­co es digno ni bueno que los mi­les de fun­cio­na­rios pú­bli­cos -al­gu­nos de los cua­les ni si­quie­ra tie­nen for­mas de con­tra­ta­ción le­ga­les- no se­pan de cuán­to se­rá el re­ajus­te, ni me­nos de cuán­to se­rá el al­za real que ex­pe­ri­men­ta­rán sus in­gre­sos.

No es jus­to pa­ra ellos co­mo fun­cio­na­rios, ni pa­ra los ciu­da­da­nos en su ca­li­dad de destinatarios de la fun­ción pú­bli­ca. Y es­to de­be­mos cam­biar­lo por la vía de pro­po­ner fór­mu­las de cálcu­lo co­rrec­tas que nos sus­trai­gan de una dis­cu­sión mu­chas ve­ces in­con­du­cen­te, de in­ter­mi­na­bles ti­ra y aflo­ja, y de ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra que man­tie­nen en vi­lo al fun­cio­na­ria­do y al país com­ple­to. Sin nue­vas res­pues­tas a es­tos vie­jos pro­ble­mas, na­da ha­brá de cam­biar.

En es­te te­ma, los par­la­men­ta­rios he­mos le­van­ta­do la voz pa­ra exi­gir que el Eje­cu­ti­vo se sien­te a la me­sa de diá­lo­go. Por aho­ra nues­tro vo­to se­rá no, has­ta que del diá­lo­go no sal­ga una op­ción que sa­tis­fa­ga a los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos de Chi­le.

Los par­la­men­ta­rios he­mos le­van­ta­do la voz pa­ra exi­gir que el Eje­cu­ti­vo se sien­te a la me­sa de diá­lo­go. Por aho­ra nues­tro vo­to se­rá no, has­ta que del diá­lo­go no sal­ga una op­ción que sa­tis­fa­ga a los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.