¿Y có­mo se­gui­mos?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Po­cas ve­ces los per­de­do­res han si­do tan sin­ce­ros. La Nue­va Ma­yo­ría, con una man­se­dum­bre des­co­no­ci­da, re­co­no­ció su de­rro­ta y lo ex­pre­sa­ron… sal­vo el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, has­ta aho­ra el res­pon­sa­ble prin­ci­pal del fra­ca­so, que ha man­te­ni­do un si­len­cio ab­so­lu­to. De­be ser por­que es­to de ca­mi­nar mi­ran­do el fu­tu­ro por el es­pe­jo re­tro­vi­sor, de­fi­ni­ti­va­men­te no re­sul­ta.

Nues­tra Mi­che­lle sin­tió el re­sul­ta­do elec­to­ral ad­ver­so al ob­ser­var que los in­vi­ta­dos a su ca­sa no lle­ga­ron. Fue­ra de ser una fal­ta de res­pe­to evi­den­te, la fo­to prin­ci­pal del mo­men­to, con to­da la Nue­va Ma­yo­ría pre­sen­te, de­bió ser re­em­pla­za­da por otros, gen­te de la ca­lle, fun­cio­na­rios me­no­res de La Mo­ne­da que, des­or­de­na­da­men­te, se ins­ta­la­ron, a la voz de los pu­bli­cis­tas, en el es­ce­na­rio pre­vis­to pa­ra DC, PPD, PS, PRSD, PC. Des­pués be­bi­da, un em­pa­re­da­do y has­ta lue­go. La man­da­ta­ria se ale­jó con el ros­tro des­fi­gu­ra­do, se­gu­ra­men­te do­li­da por la so­le­dad en que se en­con­tra­ba. ¿Qué ha­bía ocu­rri­do? La ame­na­za de un triun­fo de Chi­le Va­mos aho­ra es­ta­ba ahí, en el Pa­la­cio mis­mo. Los 90.000 con­tra­ta­dos por Mi­che­lle, per­so­nas que re­ci­ben el pa­go por su leal­tad po­lí­ti­ca y na­da más, se pu­sie­ron ner­vio­sos.

Los más ubi­ca­dos, hoy cu­brien­do em­ba­ja­das, di­rec­to­rios de em­pre­sas del Es­ta­do, je­fa­tu­ras de ser­vi­cios pú­bli­cos, hi­cie­ron so­nar los te­lé­fo­nos de cuan­ta ONG tu­vie­ron a su al­can­ce. No po­dían de­jar­los sin tra­ba­jo.

El úni­co que no se in­mu­tó fue Má­xi­mo Pa­che­co, hoy ofi­cian­te de je­fe de cam­pa­ña de Ri­car­do La­gos por­que, co­mo buen so­cia­lis­ta de las al­tas es­fe­ras, se aco­mo­da en el di­rec­to­rio del Ban­co de Chi­le.

No se pier­de una, a pe­sar de la des­afor­tu­na­da opi­nión que en­tre­gó a la pren­sa dos días an­tes de las elec­cio­nes se­ña­lan­do que “ven­go don­de La­gos, por­que es el con­ti­nua­dor del go­bierno de Ba­che­let…”. La­gos ba­jó tres pun­tos in­me­dia­ta­men­te en las en­cues­tas.

La de­rro­ta de la Nue­va Ma­yo­ría se ges­tó el mis­mo día que la pre­si­den­ta anun­ció el tér­mino de la Edu­ca­ción Par­ti­cu­lar Sub­ven­cio­na­da. Nun­ca su­peró el 25% de apo­yo en en­cues­tas, y la de­silu­sión de la cla­se me­dia, que ha­bía vis­to en el co­le­gio par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do una al­ter­na­ti­va de as­cen­so so­cial, fue ple­na, ab­so­lu­ta.

La Nue­va Ma­yo­ría, con Mi­che­lle in­clui­da, per­día el ca­pi­tal elec­to­ral que me­ses an­tes ha­bía ga­na­do y no se vol­ve­ría re­cu­pe­rar nun­ca más. El pro­ble­ma es ¿có­mo se ter­mi­na un go­bierno fallido, un Con­gre­so fallido, que le brin­dó ma­yo­ría pa­ra to­do su “pro­gra­ma”? ¿Qué se ha­ce con Wal­ker, pre­si­den­te DC, que de­cla­ró “no ha­ber leí­do el pro­gra­ma”? En reali­dad es una cues­tión dra­má­ti­ca por­que es­to no tie­ne vuel­ta atrás, sal­vo que La­gos vol­vie­ra a le­van­tar los áni­mos, pe­ro con Pa­che­co de ge­ne­ra­lí­si­mo, lo du­do.

El pro­ble­ma es ¿có­mo se ter­mi­na un go­bierno fallido, un Con­gre­so fallido, que le brin­dó ma­yo­ría pa­ra to­do su “pro­gra­ma”? ¿Qué se ha­ce con Wal­ker, pre­si­den­te DC, que de­cla­ró “no ha­ber leí­do el pro­gra­ma”? En reali­dad es una cues­tión dra­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.