Eli­mi­na­ción de bol­sas plás­ti­cas: una ini­cia­ti­va po­si­ti­va a la que hay que adap­tar­se

Hay que en­fa­ti­zar que la ini­cia­ti­va per­mi­ti­rá edu­car más a la po­bla­ción acer­ca de la im­por­tan­cia de re­du­cir los ele­men­tos con­ta­mi­nan­tes, y ade­más pro­por­cio­na­rá a la co­mu­ni­dad ma­yor con­cien­cia so­cial que, en de­fi­ni­ti­va, edu­ca­rá a la co­mu­ni­dad en ma­te­ria de

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Los Án­ge­les ha da­do un sal­to im­por­tan­te en los úl­ti­mos años fren­te a los dis­tin­tos ele­men­tos que ge­ne­ran con­ta­mi­na­ción. El sec­tor pú­bli­co y pri­va­do se han alia­do por la mis­ma cau­sa y, por me­dio de di­fe­ren­tes ac­cio­nes, cam­pa­ñas o tra­ba­jos con­jun­tos, se han lo­gra­do avan­ces con­si­de­ra­bles y, por so­bre to­do, un cam­bio de men­ta­li­dad en los an­ge­li­nos pa­ra que pue­dan te­ner una co­mu­na con me­jor ca­li­dad de vi­da.

An­te es­to, se ha ini­cia­do en las úl­ti­mas se­ma­nas un pro­ce­so de eli­mi­na­ción de bol­sas plás­ti­cas, te­ma que se une a una co­rrien­te in­ter­na­cio­nal so­bre el te­ma, y a la cual ciu­da­des de Chi­le co­mo Na­ta­les o Pu­cón, en­tre otras, se han ad­he­ri­do.

Si bien el pro­yec­to in­vo­lu­cra una mo­di­fi­ca­ción im­por­tan­te en la con­duc­ta de las per­so­nas que ha­bi­tual­men­te com­pran en los su­per­mer­ca­dos, hay ele­men­tos que se de­ben te­ner pre­sen­tes so­bre el te­ma, ya que la co­mu­ni­dad, si bien apo­ya la cau­sa, no de­be­ría su­frir el cos­to eco­nó­mi­co del pro­gre­so o in­co­mo­di­da­des ta­les co­mo que le de­po­si­ten to­dos los pro­duc­tos suel­tos en un ca­rro pa­ra lle­var­los has­ta su ca­sa. La mu­ni­ci­pa­li­dad ha tra­ba­ja­do en­tre­gan­do bol­sas re­ci­cla­bles e in­cen­ti­van­do el te­ma, pe­ro el sec­tor pri­va­do se lo tras­pa­sa a sus usua­rios. Fal­ta apo­yo.

De­be­rían ser los su­per­mer­ca­dos quie­nes pon­gan a dis­po­si­ción de sus clien­tes otros ele­men­tos pa­ra po­der lle­var los pro­duc­tos, ya sea en ca­jas o bol­sas de pa­pel o re­ci­cla­bles, pe­ro no ge­ne­rar un de­tri­men­to mo­ne­ta­rio en el con­su­mi­dor, for­zán­do­lo a ad­qui­rir bol­sas pre­vio pa­go de ellas.

Por otro la­do, hay tam­bién un pun­to de vis­ta que tam­bién es in­tere­san­te dis­cu­tir­lo. La me­di­da, lan­za­da el pa­sa­do 7 de ju­nio por la Mu­ni­ci­pa­li­dad, que dic­tó la or­de­nan­za que pre­ten­de ter­mi­nar con es­tas tra­di­cio­na­les bol­sas plás­ti­cas, no in­clu­ye to­dos los ele­men­tos al in­te­rior de la sa­la de ven­tas, que cu­rio­sa­men­te tam­bién van en bol­sas. Es de­cir, al in­te­rior ha­brá es­tos ele­men­tos pa­ra de­po­si­tar la fru­ta y ver­du­ra, su­ma­dos a to­dos los pa­que­tes plás­ti­cos en que es­tán el arroz y los fi­deos, en­tre otros, por lo cual to­do se re­mi­te a la bol­sa de sa­li­da del su­per­mer­ca­do, pe­ro no so­lu­cio­na de for­ma con­si­de­ra­ble el pro­ble­ma. Só­lo lo mi­ti­ga.

De­jan­do es­tos te­mas pa­ra el de­ba­te, hay que en­fa­ti­zar que la ini­cia­ti­va per­mi­ti­rá edu­car más a la po­bla­ción acer­ca de la im­por­tan­cia de re­du­cir los ele­men­tos con­ta­mi­nan­tes, y ade­más pro­por­cio­na­rá a la co­mu­ni­dad ma­yor con­cien­cia so­cial que, en de­fi­ni­ti­va, edu­ca­rá a la co­mu­ni­dad en ma­te­ria de re­ci­cla­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.