Ha­llo­ween mu­ni­ci­pal

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Si bien en la Pro­vin­cia de Bio­bío las fuer­tes llu­vias del pa­sa­do lu­nes trun­ca­ron la con­me­mo­ra­ción de Ha­llo­ween, al pa­re­cer la si­tua­ción no fue ca­sua­li­dad, sino más bien un pre­sa­gio de que el “día más te­ne­bro­so” del año cam­bió pa­ra el 6 de di­ciem­bre.

Lo an­te­rior, por­que en al­gu­nos mu­ni­ci­pios de la zo­na se vi­ve real­men­te un “am­bien­te de terror” con el arri­bo de las nue­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, ya que se pro­yec­tan múltiples des­vin­cu­la­cio­nes de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a la no re­no­va­ción de con­tra­tos de quie­nes se desem­pe­ñan a pla­zo fi­jo u ho­no­ra­rios.

Es­to se tra­du­ce en un am­bien­te de “ten­sa cal­ma” y de ner­vio­sas “con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo”, que son evi­den­tes si uno se da una vuel­ta por las ofi­ci­nas mu­ni­ci­pa­les de la pro­vin­cia en las que la au­to­ri­dad co­mu­nal no fue re­elec­ta.

La pre­si­den­ta pro­vin­cial de la Fer­fum Bio­bío, Edith León, re­la­tó así el ori­gen de la si­tua­ción.

“Cuan­do cam­bia un je­fe co­mu­nal, co­mien­zan los mie­dos de ser des­pe­di­dos o aco­sa­dos la­bo­ral­men­te, so­bre to­do en los tra­ba­ja­do­res a con­tra­ta y ho­no­ra­rios. Es­to por­que el je­fe co­mu­nal, re­cién asu­mi­do, por lo ge­ne­ral co­bra re­van­chas o bus­ca rea­li­zar el pa­go de los favores po­lí­ti­cos de quie­nes lo apo­ya­ron en cam­pa­ña”, ex­pli­có.

A es­to se su­ma que se ha con­ver­ti­do ca­si en un de­re­cho con­sa­gra­do y ad­mi­ti­do so­cial­men­te que la nue­va au­to­ri­dad pue­da rea­li­zar, prác­ti­ca­men­te, una pur­ga de su equi­po co­mu­nal, ba­jo la ex­cu­sa que no es de su ex­clu­si­va con­fian­za.

A su vez, la le­gis­la­ción y las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno bien po­co ha­cen por los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les, prin­ci­pal­men­te los que son a con­tra­ta y ho­no­ra­rios, es­ce­na­rio que los con­vier­te en la “víc­ti­ma ideal” de los cam­bios de ges­tión.

An­te to­do es­te “os­cu­ro pa­no­ra­ma”, no ca­be más que ape­lar a la con­cien­cia de las nue­vas au­to­ri­da­des co­mu­na­les, in­vi­tán­do­los a de­jar las “ca­zas de bru­jas” por ajus­tes del equi­po mu­ni­ci­pal cuan­do sean ne­ce­sa­rio, ba­jo un cri­te­rio de ex­ce­len­cia y opor­tu­ni­dad.

Por úl­ti­mo, re­cor­dar que pe­se a que ac­tual­men­te las co­sas es­tén en con­tra de es­tos tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les, la jus­ti­cia ya es­tá dan­do las pri­me­ras se­ña­les en la pro­tec­ción de sus in­tere­ses, im­po­nien­do fa­llos a su fa­vor, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do son des­pe­di­dos sin jus­ti­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.