DE OBRE­ROS Y PA­TRO­NES

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Nues­tra provincia del Bío Bío, que aun­que es de im­por- tan­cia his­tó­ri­ca y eco­nó­mi­ca, siem­pre es­tá en el ol­vi­do del país, no apa­re­ce­mos ni en la te­le­vi­sión abier­ta. Es­te es un sen­tir, con ma­ti­ces, de to­das las pro­vin­cias que no sean las cen­tra­les; es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes que la provincia de Pu­tre, la que con­tie­ne al mo­ri­bun­do la­go Chun­ga­rá. Mien­tras que nues­tro río Bío Bío es­tá pu­jan­te de ener­gía eléc­tri­ca, por aho­ra; en reali­dad ya es­tá muer­to co­mo río. ¿Se­re­mos más ade­lan­ta­dos que Pu­tre? Tam­bién en el te­ma de pa­tro­nes so­mos gran­des: Bos­ques Arau­co, Fo­res­tal Mi­nin­co, Col­bún, En­de­sa, Fa­la­be­lla, Cen­co­sud, So­pro­le y des­pués otros va­rios no tan gran­des, pe­ro tam­po­co chi­cos. Ese es nues­tro ac­tual po­de­río eco­nó­mi­co. Des­de el pun­to his­tó­ri­co el pro­pio pró­cer de la pa­tria era un pa­trón muy nom­bra­do por es­tos la­dos, due­ño de mu­chos ca­ba­llos, y te­ner ca­ba­llos en esos años, era te­ner un ejér­ci­to. Ya se sa­be el res­to: de ser pa­trón pa­só a ser ele­gi­do se­mi­de­mo­crá­ti­ca­men­te el “pri­mer ser­vi­dor pú­bli­co” co­mo se de­fi­ne en al­gu­nos tex­tos de his­to­ria. O sea, pa­só de pa­trón a em­plea­do pú­bli­co. Da­do que la re­mu­ne­ra­ción de un em­plea­do pú­bli­co se pa­ga con pla­ta de to­dos los na­cio­na­les, en­ton­ces so­mos no­so­tros los pa­tro­nes, por así po­ner­lo, del pri­mer ser­vi­dor(a) pú­bli­co. En tér­mi­nos ac­tua­les: So­mos ac­cio­nis­tas de Chi­le. De­bié­ra­mos en­ton­ces to­mar las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes. Lo que es im­po­si­ble de ha­cer “opi­nan­do” una vez ca­da cua­tro años. Eso es un anacro­nis­mo ca­ver­na­rio, má­xi­me con­si­de­ran­do que exis­te la fac­ti­bi­li­dad téc­ni­ca, con las ac­tua­les re­des de co­mu­ni­ca­ción, pa­ra po­der opi­nar a dia­rio. Se pue­de; ¿Por qué no lo ha­ce­mos? Us­ted lo sa­brá.

Me ade­lan­to y de­duz­co que en un fu­tu­ro las le­yes se­rán pro­pues­tas y ele­gi­das por vo­ta­ción po­pu­lar; lo que re­dun­da­ría en el aho­rro de to­do el cos­to (no in­ver­sión) que sig­ni­fi­ca el par­la­men­to; ese tem­plo de la in­te­li­gen­cia sin sa­bi­du­ría que que­da en la provincia de Val­pa­raí­so, al cen­tro del país.

¿Y a quién pe­la­ría­mos en­ton­ces? No fal­ta­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.