Con­se­jos y ejer­ci­cios pa­ra re­cu­pe­rar pe­so tras el fin de se­ma­na lar­go

Re­cuer­da que si au­men­tas tu exi­gen­cia fí­si­ca, pue­de que pre­sen­tes al­gu­nas mo­les­tias. De­bes de­te­ner­te y con­sul­tar a tu mé­di­co pa­ra evi­tar al­gu­na le­sión.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Cuan­do se atra­vie­san puen­tes, fi­nes de se­ma­na lar­gos, va­ca­cio­nes, o un even­to es­pe­cial es co­mún que ter­mi­ne­mos co­mien­do más de lo que qui­sié­ra­mos.

Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya­mos man­da­do la die­ta a la ba­su­ra, sig­ni­fi­ca que te­ne­mos que po­ner­nos más las pi­las y re­cu­pe­rar lo per­di­do (o ga­na­do). Pa­ra lo­grar­lo exis­ten al­gu­nos tru­cos de los ex­per­tos que nos ayu­dan a re­gre­sar al buen ca­mino. ¿Lis­tas?

CON­SE­JOS BÁ­SI­COS Mu­cha agua:

El pri­mer pa­so pa­ra re­cu­pe­rar­nos de un mal fin de se­ma­na ali­men­ti­cio es to­mar mu­cha agua. Aho­ra sí, los 2 li­tros a fuer­za. Es­to ayu­da a di­sol­ver un po­co la gra­si­ta que po­da­mos ha­ber co­mi­do y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo.

Día de ver­du­ras:

Una bue­na for­ma de ayu­dar a tu cuer­po a des­ha­cer­se de la gra­sa ex­tra que no de­bía de re­ci­bir es re­du­cien­do el con­su­mo al día si­guien­te. Da­te un día de fru­tas y ver­du­ras co­mo si fue­ras ve­ge­ta­ria­na. Es­to te ayu­da­rá a equi­li­brar las ca­lo­rías de más que con­su­mis­te.

re­to­ma tu die­ta:

Si es­ta­bas si­guien­do al­gún plan ali­men­ti­cio re­gre­sa rá­pi­da­men­te a él. No im­por­ta que te ha­yas pa­sa­do de ca­lo­rías el fin de se­ma­na, no ti­res el es­fuer­zo a la ba­su­ra por unos días de ex­ce­sos. Re­gre­sa a co­mer lo que es­ta­bas co­mien­do ha­bi- tual­men­te.

Ca­mi­na 30 mi­nu­tos:

Ca­mi­nar es uno de los me­jo­res ejer­ci­cios. Ade­más de tu ru­ti­na re­gu­lar, agre­ga de 20 a 30 mi­nu­tos al día los si­guien­tes 3 días des­pués del ma­ra­tón ali­men­ti­cio. Es­to te ayu­da­rá a sen­tir­te más li­ge­ra y a que­mar esas ca­lo­rías de más.

té des­pués de la co­mi­da:

Uno de los se­cre­tos de la cul­tu­ra orien­tal pa­ra man­te­ner el fí­si­co tan del­ga­do que tie­nen es que ter­mi­nan sus co­mi­das con un té ca­lien­te. Una agüi­ta hir­vien­do ayu­da a di­sol­ver la gra­sa que con­su­mi­mos, ha­cien­do más fá­cil su ex­pul­sión.

no te cul­pes de­ma­sia­do:

La par­te emo­cio­nal es muy im­por­tan­te en una die­ta. Ya te co­mis­te las cho­rro­cien­tas ca­lo­rías, ya pa­só. No te cul­pes de­ma­sia­do, no te sien­tas la mu­jer más gor­da del pla­ne­ta, y so­bre to­do, no pien­ses que tu es­fuer­zo se fue a la ba­su­ra y co­mas piz­za de nue­vo.

VA­MOS A los ejer­ci­cios

Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer, an­tes de cual­quier ejer­ci­cio fí­si­co es cam­biar los há­bi­tos de es­tos días: na­da de al­cohol, na­da de dul­ces, eli­mi­nar el pan de nues­tra die­ta, be­ber mu­cha agua y rea­li­zar mu­cho ejer­ci­cio. An­tes de em­pe­zar con el ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so de­be­mos rea­li­zar 20 mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to ya sea an­dan­do rá­pi­do, co­rrien­do, an­dan­do en bi­ci­cle­ta y de­más ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res. Es­tos ejer­ci­cios se han de rea­li­zar du­ran­te un mes tres ve­ces por se­ma­na. El res­to de días, se re­co­mien­da ha­cer car­dio du­ran­te 45 mi­nu­tos. El pri­mer ejer­ci­cio son las sen­ta­di­llas. De­be­mos re­cor­dar que los hom­bros de­ben es­tar ali- nea­dos con las pier­nas y que en nin­gún mo­men­to se ha de echar el cuer­po ha­cia de­lan­te, sino que de­be­mos pro­cu­rar man­te­ner­nos rec­tos, co­mo si es­tu­vié­ra­mos sen­tán­do­nos en una si­lla. El si­guien­te ejer­ci­cio con­sis­te en sen­ta­di­llas con sal­to pos­te­rior. De­be­mos rea­li­zar­lo con cui­da­do pa­ra no per­der el equi­li­brio. Pos­te­rior­men­te rea­li­za­re­mos sen­ta­di­lla en iso­mé­tri­co.

Una vez ejer­ci­ta­das las pier­nas, pa­sa­mos al ab­do­men. Lo pri­me­ro la plan­cha, un ejer­ci­cio que sir­ve pa­ra eli­mi­nar gra­sa de la zo­na ab­do­mi­nal. De­be­mos tum­bar­nos en el sue­lo, bo­ca aba­jo y con los de­dos de los pies so­bre el sue­lo. Una vez en es­ta po­si­ción ele­va­mos nues­tro cuer­po y tra­ta­mos de man­te­ner­nos arri­ba. La du­ra­ción ideal son 30 se­gun­dos.

Lun­ge le­van­tan­do la pier­na de­re­cha en equi­li­brio. Pa­ra ello de­be­mos co­lo­car­nos so­bre nues­tra pier­na iz­quier­da y con­se­guir el equi­li­brio, pos­te­rior­men­te, ba­ja­mos con la de­re­cha ha­cia el fren­te y do­bla­mos am­bas pier­nas, sin que la ro­di­lla iz­quier­da lle­gue a to­car el sue­lo y vol­ve­mos a la po­si­ción ini­cial.

El sex­to ejer­ci­cio con­sis­te en ba­jar al sue­lo con la pier­na de­re­cha, le­van­tar­nos sin to­car el sue­lo, in­ter­ca­lar las ro­di­llas y ha­cer lo pro­pio con la pier­na iz­quier­da.

Sal­tos in­ter­ca­lan­do las pier­nas ele­van­do las ro­di­llas, en el si­tio, de for­ma que ha­re­mos un po­co de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co. Cuan­to más rá­pi­do ha­ga­mos es­te ejer­ci­cio en la se­gun­da vuel­ta, más efec­to ten­drá. Fle­xio­nes. Con es­tas em­plea­re­mos la fuer­za del pe­cho pa­ra le­van­tar nues­tro pro­pio pe­so.

De nue­vo con los sal­tos, es­ta vez em­pe­za­mos con la pier­na de­re­cha de­lan­te y la iz­quier­da de­trás, fle­xio­na­mos las ro­di­llas y va­mos cam­bian­do las po­si­ción de las pier­nas de atrás ha­cia de­lan­te. Es­te ejer­ci­cio se lla­ma sal­to en lun­ge in­ter­cam­bian­do las pier­nas.

Fi­nal­men­te, rea­li­za­mos unos ab­do­mi­na­les en iso­mé­tri­co. Pa­ra ello de­be­mos co­lo­car nues­tro cuer­po en for­ma de V sien­do el eje so­bre el sue­lo el fi­nal de nues­tra es­pal­da. Pa­ra rea­li­zar el ejer­ci­cio fle­xio­na­mos ro­di­llas y tron­co in­ten­tan­do que las pier­nas to­quen el pe­cho.

Rea­li­zan­do es­tos ejer­ci­cios de la ma­ne­ra in­di­ca­da du­ran­te un mes y coor­di­nán­do­los con car­dio, es po­si­ble que vol­va­mos a nues­tra fi­gu­ra. Sin em­bar­go, no de­be­mos ol­vi­dar que se de­be com­ple­men­tar con una bue­na alimentación.

Con es­tos ejer­ci­cios de se­gu­ro po­drás vol­ver a tu pe­so ha­bi­tual, o me­jo­rar tu con­di­ción fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.