Pág. 21

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PANORAMAS -

pe­rio­do de es­pe­ra des­de el ini­cio que es tiem­po des­per­di­cia­do”, di­jo Jihad Asad, un vi­go­ro­so em­pren­de­dor ori­gi­na­rio de Si­ria que es co­di­rec­tor de la Re­fu­gee Com­pany.

“Co­mo re­fu­gia­do, una vez que te das cuen­ta de que tu ta­len­to es útil y ne­ce­sa­rio, ad­quie­res la sen­sa­ción de que pue­des sa­lir ade­lan­te”, aña­dió Asad, quien re­ci­bió asi­lo en Ho­lan­da el ve­rano pa­sa­do. “Hay una luz al fi­nal del tú­nel”.

Ho­lan­da, Ale­ma­nia y otros paí­ses en­men­da­ron las le­yes pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral, per­mi­tien­do que los re­cién lle­ga­dos tra­ba­jen ca­si de in­me­dia­to en lu­gar de es­pe­rar me­ses o, en oca­sio­nes, años. Las em­pre­sas eu­ro­peas em­pe­za­ron a re­ci­bir a de­ce­nas de mi­les de re­fu­gia­dos ca­li­fi­ca­dos.

Pe­ro mu­chos de esos pues­tos son par­te de pa­san­tías o pro­gra­mas vo­ca­cio­na­les que no se han con­ver­ti­do en empleos a lar­go pla­zo.

En Ale­ma­nia, la ma­yo­ría de los 30,000 re­fu­gia­dos que tra­ba­jan es­tán en pues­tos tem­po­ra­les o empleos no es­pe­cia­li­za­dos coor­di­na­dos por el go­bierno que pa­gan un euro (1.10 dó­la­res) por ho­ra. Esos empleos les ayu­dan a in­ter­ac­tuar con la so­cie­dad ale­ma­na, pe­ro no son un ca­mino ha­cia el em­pleo per­ma­nen­te.

Aun­que cien­tos de com­pa­ñías ale­ma­nas pro­me­tie­ron em­plear a re­fu­gia­dos, so­lo una pe­que­ña frac­ción lo ha he­cho en los úl­ti­mos dos años, se­gún un son­deo re­cien­te del Cen­tro pa­ra Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos en Mú­nich. Has­ta la fe­cha, al­re­de­dor de 60 re­fu­gia­dos han en­con­tra­do empleos de tiem­po com­ple­to en las 30 com­pa­ñías más gran­des de Ale­ma­nia, se­gún de­mos­tró un son­deo se­pa­ra­do.

En­tre ese gru­po, 50 fue­ron a una so­la com­pa­ñía, Deuts­che­post, la gran em­pre­sa de men­sa­je­ría. Otros 100 re­fu­gia­dos si­guen en empleos tem­po­ra­les ahí.

“Mu­chos de los que lle­ga­ron a Eu­ro­pa co­rrie­ron ries­gos enor­mes, tie­nen un espíritu em­pren­de­dor y quie­ren apun­tar al­to”, di­jo Christof Ehr­hart, un vo­ce­ro de Deuts­che­post que ayu­da a su­per­vi­sar los es­fuer­zos de la com­pa­ñía pa­ra con­tra­tar re­fu­gia­dos.

Pe­ro cuan­do al­gu­nos em­pe­za­ron sus prác­ti­cas en el al­ma­cén de pa­que­tes, aña­dió, no siem­pre fue ade­cua­do pa­ra ellos. “Qui­zá no les gus­tó el em­pleo”, di­jo. “U otras cir­cuns­tan­cias di­fi­cul­ta­ron que cum­plie­ran las ne­ce­si­da­des del pues­to”.

El idio­ma si­gue sien­do el ma­yor pro­ble­ma. Omar te­nía lar­ga ex­pe­rien­cia tra­ba­jan­do co­mo sas­tre des­de los 13 años. Pe­ro su fal­ta de flui­dez al ha­blar ho­lan­dés e in­glés re­pre­sen­tó un desafío pa­ra los po­ten­cia­les em­plea­do­res.

Las com­pa­ñías eu­ro­peas a me­nu­do no re­co­no­cen los cer­ti­fi­ca­dos pro­fe­sio­na­les o tí­tu­los aca­dé­mi­cos ad­qui­ri­dos en Si­ria y paí­ses con es­tán­da­res edu­ca­ti­vos di­fe­ren­tes, lo que si­túa a los can­di­da­tos so­bre una ba­se de­sigual an­te los com­pe­ti­do­res. Otros lle­ga­ron sin ha­bi­li­da­des úti­les pa­ra tra­ba­jar y re­qui­rie­ron ca­pa­ci­ta­ción in­ten­si­va.

Fleur Bak­ker, una ac­ti­vis­ta, em­pe­zó la Re­fu­gee Com­pany con la vi­sión de que las per­so­nas se in­te­gran más rá­pi­da­men­te si pue­den em­pe­zar a tra­ba­jar de in­me­dia­to, en vez de es­pe­rar me­ses pa­ra cum­plir con el pa­pe­leo o has­ta que se ma­te­ria­li­ce un em­pleo real.

En Ho­lan­da, que re­ci­bió a 47,600 so­li­ci­tan­tes de em­pleo el año pa­sa­do, a los re­cién lle­ga­dos no se les per­mi­te tra­ba­jar du­ran­te seis me­ses. Mu­chos se es­ta­ban ais­lan­do o in­clu­so es­ta­ban ad­qui­rien­do ten­den­cias sui­ci­das mien­tras per­ma­ne­cían ocio­sos en los re­fu­gios, di­jo Bak­ker.

Ella en­con­tró unas 40 em­pre­sas ho­lan­de­sas que acep­ta­ron ser men­to­ras de re­fu­gia­dos y ofre­cer­les tra­ba­jo tem­po­ral que, ideal­men­te, con­du­je­ra a empleos per­ma­nen­tes que apro­ve­cha­ran su ta­len­to. Bak­ker co­la­bo­ró con la ciu­dad de Áms­ter­dam pa­ra ha­cer po­si­ble que los re­fu­gia­dos con­si­guie­ran ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo al po­co tiem­po de lle­gar.

Pa­ra los su­fi­cien­te­men­te afor­tu­na­dos pa­ra en­con­trar un em­pleo, la in­te­gra­ción pue­de dar­se con ra­pi­dez. Muaz Swaid, un den­tis­ta si­rio de 27 años de edad que hu­yó del con­flic­to en 2014, en­con­tró tra­ba­jo en la pri­ma­ve­ra a tra­vés de la Re­fu­gee Com­pany en Rech­te Ten­den, una clí­ni­ca de or­to­don­cia que ha­bía te­ni­do pro­ble­mas pa­ra en­con­trar em­plea­dos ho­lan­de­ses ca­li­fi­ca­dos. Él lan­gui­de­ció en re­fu­gios por un año an­tes de eso, en cier­to mo­men­to com­par­tien­do es­pa­cio con 400 so­li­ci­tan­tes de asi­lo en una gran tien­da de cam­pa­ña.

“En esas con­di­cio­nes, no se pue­de pen­sar en el fu­tu­ro”, di­jo Swaid, un hom­bre vi­go­ro­so. “Es bas­tan­te di­fí­cil em­pe­zar de nue­vo, pe­ro en el re­fu­gio, uno sim­ple­men­te es­pe­ra per­ma­ne­cer vi­vo”.

Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo tras lle­gar, di­jo, era en­con­trar tra­ba­jo y de­jar de vi­vir con los sub­si­dios gu­ber­na­men­ta­les pa­ra los re­fu­gia­dos. “Es im­por­tan­te pa­ra ha­cer mi pro­pia vi­da”, di­jo, son­rien­do a los co­le­gas que se mo­vían afa­no­sa­men­te por la clí­ni­ca blan­ca y es­té­ril. “Es­te país me ayu­dó, así que de­bo ha­cer al­go; es re­tri­buir­les”.

Des­pués de fir­mar un con­tra­to de tra­ba­jo, de­jó de re­ci­bir un es­ti­pen­dio men­sual de 1,033 dó­la­res del go­bierno pa­ra ayu­dar a pa­gar los gas­tos bá­si­cos y ren­tar un de­par­ta­men­to pe­que­ño. Aho­ra, pa­ga al go­bierno al­re­de­dor de 760 dó­la­res men­sua­les en im­pues­tos por el sa­la­rio que per­ci­be en la clí­ni­ca y en un se­gun­do em­pleo en un bar lo­cal. Con­for­me se es­ta­blez­ca más, es­pe­ra que su sa­la­rio, y sus con­tri­bu­cio­nes en im­pues­tos, si­ga au­men­tan­do.

Es­te mes, la Re­fu­gee Com­pany abrió una ins­ta­la­ción en una pri­sión fue­ra de uso que la ciu­dad ha­bía con­ver­ti­do en vi­vien­da pa­ra re­fu­gia­dos. Den­tro hay una ofi­ci­na de pa­re­des de cris­tal y una es­pa­cio­sa sa­la de reunión don­de los re­fu­gia­dos se jun­tan re­gu­lar­men­te pa­ra dis­cu­tir es­tra­te­gias de em­pleo y for­jar co­ne­xio­nes de ne­go­cios pa­ra ayu­dar a otros con la in­te­gra­ción.

Los due­ños de res­tau­ran­tes y ho­te­les ho­lan­de­ses es­tán tra­ba­jan­do en una ca­fe­te­ría in­ter­na y pla­nean con­ver­tir al­gu­nas de las ex cel­das car­ce­la­rias en ecléc­ti­cas ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel de lu­jo. Los ne­go­cios se­rían ope­ra­dos por re­fu­gia­dos pa­ra dar­les ex­pe­rien­cia y empleos y ayu­dar a los res­tau­ran­tes y ho­te­les a iden­ti­fi­car el me­jor ta­len­to pa­ra un even­tual tra­ba­jo en sus com­pa­ñías.

Cer­ca de la ofi­ci­na, se ins­ta­ló una hi­le­ra de má­qui­nas de co­ser pa­ra cum­plir los pe­di­dos de coope­ra­ti­vas de ro­pa ho­lan­de­sas e in­clu­so di­se­ña­do­res de mo­da que pre­pa­ra­ban co­lec­cio­nes pa­ra la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís. Cuan­do la Re­fu­gee Com­pany pu­bli­có un avi­so en bus­ca de sas­tres ca­pa­ci­ta­dos en­tre los re­fu­gia­dos, Omar fue una de las 20 per­so­nas que res­pon­die­ron al lla­ma­do.

“Sim­ple­men­te al es­tar en un lu­gar de tra­ba­jo e in­ter­ac­tuar con la gen­te ho­lan­de­sa te ha­ce sen­tir que eres par­te de la so­cie­dad”, di­jo Omar, mien­tras un gru­po de otros ciu­da­da­nos ho­lan­de­ses re­cien­tes se afa­na­ba a su al­re­de­dor.

“Uno se em­pie­za a sen­tir có­mo­do y a ga­nar con­fian­za de que even­tual­men­te con­se­gui­rá un em­pleo y se­rá in­de­pen­dien­te”, aña­dió.

Mah­moud al-omar ha­ce una ma­le­ta en una de las má­qui­nas de co­ser de Re­fu­gee Com­pany, una or­ga­ni­za­ción ho­lan­de­sa que aco­mo­da a los re­fu­gia­dos con opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, en Áms­ter­dam, el 15 de sep­tiem­bre de 2016. Gru­pos pri­va­dos eu­ro­peos han tra­ta­do de ayu­dar a los re­fu­gia­dos asi­mi­lán­do­los, Re­des y ayu­da en el idio­ma, pe­ro la ha­za­ña ha re­sul­ta­do más di­fí­cil de lo es­pe­ra­do. (Ilvy Njio­kikt­jien / The New York Ti­mes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.