Elec­ción de go­ber­na­do­res re­gio­na­les: des­pués del pri­mer pa­so vie­nen más

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINION - Cris­tián Fuen­tes Ve­ra Aca­dé­mi­co Es­cue­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca Uni­ver­si­dad Cen­tral

Se ha lo­gra­do un pri­mer avan­ce que per­mi­te la elec­ción di­rec­ta de go­ber­na­do­res re­gio­na­les, aun­que to­da­vía fal­ta que la Cá­ma­ra de Dipu­tados aprue­be la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y que una Co­mi­sión mix­ta re­suel­va las even­tua­les diferencias con el Se­na­do, pa­ra re­cién allí pro­ce­der a san­cio­nar la ley or­gá­ni­ca que nor­ma­rá los co­mi­cios. Si to­do sa­le bien, ven­drá des­pués la dis­cu­sión por las com­pe­ten­cias de las nue­vas au­to­ri­da­des y la Ley de Ren­tas Re­gio­na­les, ele­men­tos que ha­cen via­ble la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­pues­ta. Pe­ro, sin es­co­ger de­mo­crá­ti­ca­men­te a nues­tros re­pre­sen­tan­tes, no exis­te el es­tí­mu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra im­pul­sar es­tas re­for­mas. Y me­jor que sea cuan­to an­tes, es de­cir, el 2017, no el 2020 o el 2022. En el in­ter­tan­to, se pue­de con­se­guir que las com­pe­ten­cias pa­ra el go­ber­na­dor re­gio­nal sean más de las 74 con­tem­pla­das y que pre­va­lez­can so­bre las del De­le­ga­do Pre­si­den­cial, fi­gu­ra que –en los de­más paí­ses don­de exis­te– se en­car­ga só­lo del or­den pú­bli­co. ¿ Por qué es­te fun­cio­na­rio no ele­gi­do ejer­ce la­bo­res de coor­di­na­ción, su­per­vi­gi­lan­cia y fis­ca­li­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos?, ¿por qué de­be in­for­mar al Eje­cu­ti­vo so­bre el desem­pe­ño de los je­fes re­gio­na­les, mi­nis­te­ria­les y ju­di­cia­les?, ¿por qué ra­di­ca en él la pre­ven­ción y el con­trol de si­tua­cio­nes de emer­gen­cia o ca­tás­tro­fe? ¿ Por qué el go­ber­na­dor re­gio­nal, en cam­bio, só­lo po­see atri­bu­cio­nes pa­ra crear po­lí­ti­cas, pla­nes, pro­gra­mas y pro­yec­tos en ma­te­rias de desa­rro­llo so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co, pa­ra ela­bo­rar el pre­su­pues­to re­gio­nal y los ins­tru­men­tos y de­ci­sio­nes de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial? Al­gu­nos es­ti­man que dar más au­to­no­mía li­mi­ta con el fe­de­ra­lis­mo, con­di­ción que se opo­ne a nues­tro tra­di­cio­nal Es­ta­do uni­ta­rio. Pe­ro eso es fal­so, ya que se tra­ta de un to­do for­ma­do por par­tes au­tó­no­mas que ce­den po­der pa­ra formar un nú­cleo de go­bierno, man­te­nien­do la ca­pa­ci­dad de emi­tir le­yes, sal­vo cuan­do com­pe­ten al con­jun­to de la fe­de­ra­ción. Na­da si­quie­ra pa­re­ci­do se in­ten­ta re­sol­ver aquí, pues se as­pi­ra a do­tar a los Go­bier­nos Re­gio­na­les de ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Lue­go de re­sol­ver to­do aque­llo ven­drá la dis­cu­sión so­bre los re­cur­sos, de­ba­te que re­quie­re de­fen­der el cri­te­rio por el cual el pre­su­pues­to anual del país de­fi­ne el mar­co de fi­nan­cia­mien­to de las re­gio­nes, co­rres­pon­dién­do­le al Ministerio de Ha­cien­da vi­gi­lar su cum­pli­mien­to, sin in­ter­ve­nir en na­da más. La ta­rea que que­da por de­lan­te es enor­me, pe­ro es bueno re­cor­dar que no hay desa­rro­llo sin des­cen­tra­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.