No exis­ten par­tes con pri­vi­le­gios, o eso se su­po­ne

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - EDITORIAL DEL DIRECTOR - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

¿Qué con­duc­tor se ha li­bra­do de ser inf rac­cio­na­do por al­gún error al vo­lan­te? Se­gu­ra­men­te son po­cos. Por lo tan­to, el me­jor ac­to es asu­mir con res­pon­sa­bi­li­dad el error y co­mo cual­quier otro ciu­da­dano de es­te país, se­guir el con­duc­to re­gu­lar, pa­gar el par­te y asu­mir la san­ción. Es lo que co­rres­pon­de. Sin em­bar­go, en reite­ra­das oca­sio­nes, he­mos po­di­do ob­ser­var que, trans­ver­sal­men­te, cuan­do se tra­ta de po­lí­ti­cos, pa­re­cie­ra exis­tir cier­ta con­des­cen­den­cia. In­clu­so, mu­chos ca­ra­bi­ne­ros evi­tan cur­sar es­tas mul­tas, de­bi­do a que gra­cias a los con­tac­tos de es­tos “po­de­ro­sos”, fi­nal­men­te ter­mi­na sien­do más per­ju­di­ca­do el ca­ra­bi­ne­ro que el con­duc­tor. Ca­sos con­no­ta­dos hay va­rios. Ca­be re­cor­dar el he­cho que in­vo­lu­cró al dipu­tado Gui­do Gi­rar­di en el año 2008, cuan­do, tras ser sor­pren­di­do con­du­cien­do a 136 ki­ló­me­tros por ho­ra en la Ru­ta 68, el par­la­men­ta­rio lla­mó a la sub­se­cre­ta­ria de Ca­ra­bi­ne­ros, Ja­vie­ra Blan­co pa­ra que se ha­ga car­go del in­for­tu­nio y fue­ron los dos po­li­cías in­vo­lu­cra­dos quie­nes ter­mi­na­ron con una ano­ta­ción ne­ga­ti­va en sus ho­jas de vi­da. Só­lo gra­cias a la pre­sión de la opo­si­ción, la san­ción a los uni­for­ma­dos fue re­vo­ca­da. Nues­tra pro­vin­cia, no exen­ta de es­tas po­lé­mi­cas, vivió un he­cho si­mi­lar du­ran­te la jor­na­da de es­te vier­nes. El dipu­tado Iván No­ram­bue­na, vi­si­tó la zo­na pa­ra re­co­rrer los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y par­ti­ci­par de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, una de ellas el en­cuen­tro bi­na­cio­nal que bus­ca me­jo­rar las con­di­cio­nes del pa­so in­ter­na­cio­nal Pi­cha­chén. Sin em­bar­go, co­me­tió una im­pru­den­cia, apar­có su ca­mio­ne­ta Mazda co­lor blan­ca jus­to en un es­pa­cio ex­clu­si­vo pa­ra per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad. A cual­quie­ra le pa­sa, di­rán al­gu­nos, pe­ro a otros no les ha­ce gra­cia. El equi­po de La Tri­bu­na cons­ta­tó en te­rreno la mo­les­tia de usua­rios de esos es­ta­cio­na­mien­tos, que ce­le­bra­ban que se le es­té cur­san­do la in­frac­ción al le­gis­la­dor. Era una ca­mio­ne­ta arren­da­da. Ade­más lle­va­ba el ca­rac­te­rís­ti­co se­llo en su pa­ra­bri­sas, que cual es­cu­do to­do­po­de­ro­so, avi­sa a quie­nes se le acer­quen que el con­duc­tor for­ma par­te de una cla­se po­lí­ti­ca. No es cul­pa de él, el sis­te­ma es así, se­na­do­res, dipu­tados, go­ber­na­do­res, in­ten­den­tes, al­cal­des y has­ta con­ce­ja­les lo uti­li­zan. Es una es­pe­cie de blin­da­je. Les ayu­da a mu­chos a rom­per los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad o en oca­sio­nes es­ta­cio­nar­se don­de no co­rres­pon­de. A un ca­ra­bi­ne­ro le cues­ta en­fren­tar­se a una de­nun­cia de es­te ti­po. No es fá­cil cur­sar­le una mul­ta a un po­lí­ti­co, por­que mu­chas ve­ces el ni­vel de con­tac­tos los per­ju­di­ca por ac­tuar acor­de a la ley y de ne­gar­se a to­mar el pro­ce­di­mien­to, pue­den ser da­dos de ba­ja. Di­fí­cil ta­rea. Sin em­bar­go, hu­bo va­len­tía del uni­for­ma­do. Aho­ra le co­rres­pon­de al par­la­men­ta­rio, ac­tuar co­mo co­rres­pon­de y res­pon­sa­bi­li­zar­se por lo ocu­rri­do. El au­to era arren­da­do por él, pa­ra trans­por­tar­lo a él y por ello, no ca­be du­da que ten­drá que rea­li­zar los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes y nun­ca más co­me­ter una in­frac­ción de es­te ti­po, me­nos cuan­do es una per­so­na pú­bli­ca ba­jo el tí­tu­lo de ho­no­ra­ble. Muy bien por el ca­ra­bi­ne­ro que adop­tó el pro­ce­di­mien­to. Oja­lá to­dos sean co­mo él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.