El Pa­seo Co­lón, ECM y un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de Los Ángeles

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Si hay una ca­rac­te­rís­ti­ca com­pro­ba­ble de los chi­le­nos es que el tiem­po nos ha­ce per­do­nar u ol­vi­dar los ma­los ra­tos y erro­res. Es por ello que pa­ra con­vi­vir du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das en ar­mo­nía en es­tas tan con­ges­tio­na­das ca­lles de Los Ángeles, es ne­ce­sa­rio que to­dos pon­gan de su par­te.

La te­le­se­rie de ECM con la ciu­dad de Los Ángeles ha te­ni­do tan­tos ca­pí­tu­los co­mo una no­ve­la tur­ca, pe­ro pa­re­ce que la úl­ti­ma tem­po­ra­da ini­ció el pa­sa­do jue­ves, cuan­do el al­cal­de Esteban Krau­se re­to­mó sus la­bo­res en la cor­po­ra­ción edi­li­cia y ofi­cia­li­zó de­fi­ni­ti­va­men­te el con­tra­to con la em­pre­sa, la cual per­mi­ti­rá que en un pla­zo de 60 días ini­cien las an­he­la­das obras de re­pa­ra­ción del Pa­seo Co­lón, prin­ci­pal ar­te­ria del cen­tro de la ciu­dad.

Hoy, sin lu­gar a du­das, es la opor­tu­ni­dad pa­ra un nue­vo co­mien­zo, don­de la com­pa­ñía de Cristian Coronel, prin­ci­pal cau­san­te de gran­des mo­les­tias den­tro de la ca­pi­tal pro­vin­cial, de­je de la­do su ac­ti­tud con­fron­ta­cio­nal y se sien­ta co­mo un ve­cino más.

Es ho­ra de que las co­sas se ha­gan bien. Por mu­chos años se ha te­ni­do que so­por­tar la ne­gli­gen­cia de la cons­truc­ción de la ca­lle y los in­con­ve­nien­tes fren­te al pro­yec­to de es­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos. Pa­ra qué ha­blar de los pre­cios de los par­quí­me­tros, un pun­to al que ECM de­be­ría po­ner­le aten­ción y es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de un co­bro más éti­co que el que ri­ge en la ac­tua­li­dad.

Las em­pre­sas de la zo­na, a pe­sar de sus di­ver­sos pro­ble­mas con el en­torno de­bi­do al im­pac­to que ge­ne­ran sus fae­nas u ope­ra­cio­nes, tan­to en el ru­bro ener­gé­ti­co co­mo en el fo­res­tal o fru­tí­co­la, en­tre otros, en su ma­yo­ría tie­nen pla­nes y pro­gra­mas de so­cia­bi­li­za­ción y acom­pa­ña­mien­to con la co­mu­ni­dad, de tal ma­ne­ra que son ca­pa­ces de ge­ne­rar un la­zo más allá del ne­go­cio y su jus­ti­fi­ca­do lu­cro.

Col­bún es un ejem­plo de ello o Fo­res­tal Mi­nin­co, por men­cio­nar al­gu­nas, quie­nes desa­rro­llan un tra­ba­jo ejem­plar en ma­te­ria de fo­ca­li­zar sus fun­cio­nes en el diá­lo­go con los ve­ci­nos.

ECM es una em­pre­sa gi­gan­te a ni­vel na­cio­nal y aho­ra tie­ne la op­ción de me­jo­rar su ima­gen adap­tán­do­se a la ciu­dad, in­tere­sán­do­se por el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res y tam­bién de los ve­ci­nos. Só­lo se ne­ce­si­ta de la bue­na vo­lun­tad pa­ra que pue­dan rea­li­zar su ne­go­cio sien­do bien va­lo­ra­dos.

Si hay una ca­rac­te­rís­ti­ca com­pro­ba­ble de los chi­le­nos es que el tiem­po nos ha­ce per­do­nar u ol­vi­dar los ma­los ra­tos y erro­res. Es por ello que pa­ra con­vi­vir du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das en ar­mo­nía en es­tas tan con­ges­tio­na­das ca­lles de Los Ángeles, es ne­ce­sa­rio que to­dos pon­gan de su par­te.

Lo prin­ci­pal den­tro de las pró­xi­mas se­ma­nas es que ECM se ha­ga pre­sen­te y es­té en­ci­ma de la re­mo­de­la­ción del Pa­seo Co­lón. Que to­do el mal ra­to que pa­só la co­mu­ni­dad du­ran­te es­tos años sea com­pen­sa­do en es­ta obra. De lo con­tra­rio, la te­le­no­ve­la con­ti­nua­rá y a na­die le gus­ta­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.