Lo cor­tés no qui­ta lo va­lien­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Mu­chas per­so­nas, en reite­ra­das oca­sio­nes, pre­fie­ren cul­par a quien sea por­que los re­sul­ta­dos no se dan. Se en­sa­ñan con un ju­ga­dor en es­pe­cí­fi­co, e in­clu­so con el en­tre­na­dor.

En es­te ca­so, Nel­son So­to, hom­bre al cual siem­pre los dar­dos apun­tan, pue­de de­cir que su equi­po fue su­pe­rior al ri­val de turno, De­por­tes Val­di­via, y eso na­die se lo pue­de cues­tio­nar.

El te­ma es­tá en que, iró­ni­ca­men­te, des­de la tribuna, sa­lían gri­tos di­cien­do: “bue­na Nel­son, jue­ga bien el equi­po”. Cuán­tos de los ver­da­de­ros hin­chas es­tán dis­pues­tos a re­co­no­cer que el fút­bol tie­ne de dul­ce y de agraz, que se de­be acom­pa­ñar al equi­po en to­das, y apo­yar al equi­po in­clu­so en las muy ma­las.

Po­cas pro­fe­sio­nes es­tán tan ex­pues­tas al es­cru­ti­nio de la gen­te, y el ser fut­bo­lis­ta, director téc­ni­co o, por qué no, pe­rio­dis­ta, im­pli­ca que mu­cha gen­te fes­ti­ne con la la­bor que una per­so­na pue­da cum­plir.

Es ho­ra de lla­mar al res­pe­to, y si se tie­ne la mo­ral su­fi­cien­te pa­ra cues­tio­nar el tra­ba­jo de una per­so­na, en­ton­ces en los mo­men­tos en que las co­sas re­sul­tan tam­bién se de­be te­ner el co­ra­je su­fi­cien­te pa­ra po­der ma­ni­fes­tar y re­co­no­cer a di­chas per­so­nas cuan­do lo ha­cen bien.

Re­cor­de­mos que el tra­ba­jo de al­gu­nos es di­ri­gir, de otros ju­gar, al­gu­nos de­fen­der, ata­jar, ano­tar go­les; pe­ro no es el tra­ba­jo de na­die te­ner que aguan­tar a per­so­nas de las que -dán­do­les el be­ne­fi­cio de la du­da­se des­co­no­ce su pro­pio ac­tuar en su fuente la­bo­ral.

A Ibe­ria se le res­pe­ta no só­lo co­mo ins­ti­tu­ción, sino a quie­nes la com­po­nen, gus­te o no, pe­ro son ellos quie­nes asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de cum­plir fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas; no son otros, no son los que cri­ti­can des­de la co­mo­di­dad de la red so­cial, o sen­ta­do en la tribuna o ga­le­ría.

Re­cuer­den, mu­cha­chos, lo cor­tés no qui­ta lo va­lien­te, y si tie­nen al­go que en­ros­trar al cuer­po téc­ni­co o a al­gún ju­ga­dor pun­tual, ten­gan la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo co­mo co­rres­pon­de: con ar­gu­men­tos, se­rie­dad, tran­qui­li­dad y de fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.