EVAN­GÉ­LI­COS ¿DE IZ­QUIER­DA O DE DE­RE­CHA?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor director: Es sa­bi­do por la opi­nión pú­bli­ca el in­te­rés de los her­ma­nos evan­gé­li­cos de en un fu­tu­ro pró­xi­mo par­ti­ci­par con al­gún can­di­da­to o re­fe­ren­te a al­guno de los co­mi­cios elec­to­ra­les, co­sa que es loa­ble y le­gí­ti­mo co­mo una al­ter­na­ti­va a las di­fe­ren­tes co­rrien­tes po­lí­ti­cas que hay en el país, es­tén den­tro de par­ti­dos o mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos. Per­dón, de­bo in­cluir tam­bién a los mo­vi­mien­tos so­cia­les que es­tán emer­gien­do de for­ma fir­me y con­se­cuen­te.

To­do con­lle­va a po­ner mu­cha aten­ción a es­ta pro­ba­ble fuer­za po­lí­ti­ca y sa­be­mos la cohe­sión que exis­te en­tre sus fi­las y una obe­dien­cia irre­fu­ta­ble a un guía o re­fe­ren­te es­pi­ri­tual (me ha­ce re­cor­dar a los aya­to­las o san­to­nes de los paí­ses mu­sul­ma­nes), por lo que quie­nes te­ne­mos nues­tra pos­tu­ra, ya sea po­lí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca, mi­re­mos con res­pe­to y aten­ción to­do es­to.

Me gus­ta­ría ha­cer un po­co de his­to­ria en re­la­ción con la par­ti­ci­pa­ción en asun­tos pú­bli­cos y po­lí­ti­cos de es­ta de­no­mi­na­ción y re­cor­dar que ha ha­bi­do evan­gé­li­cos de pri­me­ra y se­gun­da cla­se, y que aquel que cum­ple sa­gra­da­men­te con el diez­mo es aquel que so­bre­vi­ve de una ren­ta muy in­fe­rior a sus pas­to­res, por lo que se va­lo­ra e in­clu­so tie­nen cer­ca­nías con par­ti­dos o mo­vi­mien­tos so­cia­les ads­cri­to al pro­gre­sis­mo o iz­quier­da mo­de­ra­da.

En cam­bio, quie­nes es­tán en la cú­pu­la o su­pe­rio­ri­dad de la Igle­sia (ca­be, co­mo re­fe­ren­cia, que tam­bién se da en la Igle­sia ca­tó­li­ca y for­ma mar­ca­da) son pro­cli­ves a los sec­to­res con­ser­va­do­res y de la de­re­cha po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

Y he aquí que sa­co a co­la­ción có­mo es­tos úl­ti­mos, en la agru­pa­ción de igle­sias evan­gé­li­cas, sus­cri­bie­ron un acuer­do se­cre­to en­tre la dic­ta­du­ra (ré­gi­men mi­li­tar) allá por los años 75, don­de su com­pro­mi­so fue apo­yar y coope­rar con es­te go­bierno a cam­bio de fa­ci­li­tar la pro­li­fe­ra­ción de su doc­tri­na y crea­ción de lu­ga­res o tem­plos pa­ra sus prác­ti­cas re­li­gio­sas, au­men­tan­do de for­ma ace­le­ra­da, no im­por­tan­do la ca­li­dad o can­ti­dad de tem­plos y ca­sa ha­bi­ta­ción pa­ra su cul­to de ora­ción ( por esos años fue ex­pul­sa­do del país el pas­tor lu­te­rano Hel­mut Frenz por de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos que eran vio­la­dos).

He aquí la pre­gun­ta de es­te ti­tu­lar, ¿ha­brá li­ber­tad de ac­ción pa­ra sus miem­bros o in­te­gran­tes o ha­brá una obe­dien­cia de­bi­da­men­te en­tro­ni­za­da con la ame­na­za de los cas­ti­gos in­fer­na­les pa­ra quie­nes di­fie­ran de la tes­te­ra evan­gé­li­ca? Pien­se us­ted. No, me­jor no pien­se, pue­de ser pe­li­gro­so. Abelardo Ca­pi­llay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.