Ciu­da­da­nos sa­lu­da­bles des­de la pri­me­ra in­fan­cia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria Ma­ría Isa­bel Díaz

Un úl­ti­mo es­tu­dio so­bre la si­tua­ción del so­bre­pe­so en los es­tu­dian­tes chi­le­nos cier­ta­men­te nos preo­cu­pa. El in­cre­men­to de es­ta con­di­ción, y su con­co­mi­tan­te au­men­to en el ries­go de su­frir ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res, no só­lo re­quie­re au­men­tar el nú­me­ro de ho­ras de edu­ca­ción fí­si­ca -co­mo po­si­ción de con­sen­so- sino que im­ple­men­tar un con­jun­to ar­ti­cu­la­do de me­di­das que de­be ini­ciar­se des­de la pri­me­ra in­fan­cia, co­mo se pro­po­ne en la po­lí­ti­ca na­cio­nal de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y de­por­te re­cien­te­men­te anun­cia­da.

Po­de­mos sos­te­ner, so­bre la ba­se de in­ves­ti­ga­cio­nes de di­ver­sas dis­ci­pli­nas, que el pro­ce­so de for­ma­ción de un ser hu­mano es­tá fuer­te­men­te in­fluen­cia­do por sus ex­pe­rien­cias de vi­da más tem­pra­nas. En efec­to, la evi­den­cia acu­mu­la­da en neu­ro­cien­cias nos ad­vier­te so­bre el po­si­ti­vo im­pac­to de la edu­ca­ción en los pri­me­ros años so­bre el desa­rro­llo pos­te­rior de las per­so­nas, es­pe­cial­men­te en gru­pos vul­ne­ra­bles.

Por es­ta ra­zón, es im­por­tan­te pro­mo­ver una cul­tu­ra orien­ta­da al bie­nes­tar in­te­gral en el tra­mo de 0 a 6 años, es­pe­cial­men­te en sa­las cu­nas y jar­di­nes in­fan­ti­les, que pro­mue­va el au­to­cui­da­do, la au­to­es­ti­ma po­si­ti­va y las ha­bi­li­da­des mo­to­ras. Co­mo Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria, los li­nea­mien­tos cu­rri­cu­la­res y di­dác­ti­cos que con­si­de­ra­mos es­tán cen­tra­dos tan­to en que los ni­ños y ni­ñas dis­fru­ten y ex­pe­ri­men­ten el bie­nes­tar que pro­du­ce la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mo en que desa­rro­llen sus ca­pa­ci­da­des mo­to­ras y de coor­di­na­ción.

Re­co­no­ce­mos que exis­te una le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción en el cam­po de la pe­da­go­gía con pár­vu­los, aso­cia­da a la pa­si­vi­dad que han es­ta­do ad­qui­rien­do las ac­ti­vi­da­des en el au­la, per­dien­do ade­más del mo­vi­mien­to, su di­men­sión lú­di­ca y fi­na­li­dad for­ma­ti­va.

Es­tas prác­ti­cas, que se ale­jan de la di­dác­ti­ca ac­ti­va que ca­rac­te­ri­za a la edu­ca­ción par­vu­la­ria, no tan só­lo tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos en la pro­gre­sión y el afian­za­mien­to de de­ter­mi­na­dos apren­di­za­jes, sino tam­bién en su bie­nes­tar fí­si­co, afec­ti­vo y cog­ni­ti­vo.

Los prin­ci­pa­les re­tos en la edu­ca­ción de los pri­me­ros años pa­ra pro­mo­ver la for­ma­ción de ciu­da­da­nos sa­lu­da­bles, son re­cu­pe­rar el jue­go ac­ti­vo, in­cre­men­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ge­ne­rar prác­ti­cas y no­mas bá­si­cas de au­to­cui­da­do.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la in­te­gra­ción de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y prác­ti­cas, que pro­mue­van una me­jor ali­men­ta­ción, una va­lo­ra­ción de la ac­ti­vi­dad mo­to­ra, y un en­fo­que sa­lu­da­ble en su for­ma­ción, de­ben ini­ciar­se en la pri­me­ra in­fan­cia. La con­cien­cia sa­lu­da­ble de­pen­de en gran me­di­da del ti­po y la ca­li­dad de las ex­pe­rien­cias que se vi­ven tan­to en la fa­mi­lia co­mo en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos.

En es­te sen­ti­do, re­cu­pe­rar el va­lor que tie­ne el mo­vi­mien­to cor­po­ral, el jue­go y el re­co­no­ci­mien­to de las po­ten­cia­li­da­des del cuer­po en la for­ma­ción in­te­gral de los ni­ños y ni­ñas, de­be cons­ti­tuir­se en uno de los más im­por­tan­tes desafíos di­dác­ti­cos que en­fren­te la edu­ca­ción par­vu­la­ria de hoy.

Exis­te una le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción en el cam­po de la pe­da­go­gía con pár­vu­los, aso­cia­da a la pa­si­vi­dad que han es­ta­do ad­qui­rien­do las ac­ti­vi­da­des en el au­la, per­dien­do ade­más del mo­vi­mien­to, su di­men­sión lú­di­ca y fi­na­li­dad for­ma­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.