ES­TRUC­TU­RAS HORROROSAS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Eduar­do Re­bo­lle­do

Se­ñor Di­rec­tor: Des­de ha­ce un tiem­po en la co­mu­na de Laja el Ser­viu es­tá rea­li­zan­do tra­ba­jos en el cen­tro del pue­blo con la fi­na­li­dad de “her­mo­sear” el en­torno, lo que real­men­te es bas­tan­te dis­cu­ti­ble ya que par­te de esos tra­ba­jos es in­cluir unas es­truc­tu­ras horrorosas de fie­rro, que son po­co es­té­ti­cas si to­ma­mos en cuen­ta que ta­pan ca­si to­do el fron­tis de las ca­sas o de los lo­ca­les co­mer­cia­les con sus co­lum­nas me­tá­li­cas, es­truc­tu­ras que el Ser­viu de­no­mi­na co­mo pa­ra­de­ros o som­bri­llas pa­ra el sol etc. Preo­cu­pa­do por que no pu­sie­ran una de es­tas ho­rri­bles es­truc­tu­ras fren­te a mi ca­sa me di­ri­gí a con­ver­sar con una fun­cio­na­ria del Ser­viu que se en­con­tra­ba su­per­vi­san­do una de es­tas la­bo­res y le con­sul­té si se po­día ha­cer al­go pa­ra que no se co­lo­ca­ra al­go así en di­cho fron­tis, a lo que me res­pon­dió…” me pa­re­ce que ahí no va nin­gu­na de es­tas es­truc­tu­ras, pe­ro en to­do ca­so si fue­ra en ese lu­gar Ud. no pue­de ha­cer na­da pa­ra im­pe­dir­lo ya que es un es­pa­cio pú­bli­co…”. Es de­cir a Ud. el fis­co le pue­de de­jar un ar­ma­tos­te ho­rro­ro­so y po­co prác­ti­co (mi­den co­mo 3 me­tros de al­tu­ra) fren­te a su ca­sa o ne­go­cio y Ud. co­mo con­tri­bu­yen­te no tie­ne de­re­cho ab­so­lu­ta­men­te a na­da en cuan­to a for­mar par­te de las re­so­lu­cio­nes que afec­tan su pro­pio en­torno del cual uno co­mo ciu­da­dano se sien­te ajeno y en cier­ta me­di­da frus­tra­do del sis­te­ma, un sis­te­ma que a uno lo lla­ma irres­pon­sa­ble por no ir a vo­tar, pe­ro que a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes que lo afec­tan so­cial­men­te no lo to­man pa­ra na­da en cuen­ta. Si la de­mo­cra­cia ac­tual se ba­sa en usar al ciu­da­dano úni­ca­men­te pa­ra ele­gir au­to­ri­da­des ca­da cua­tro años pe­ro no se le in­clu­ye pa­ra co­no­cer su pa­re­cer en cues­tio­nes que le in­cum­ben y que le afec­tan en su ca­li­dad de vi­da, los po­lí­ti­cos no se asom­bren por­que la gen­te no quie­ra ir a vo­tar. Sin par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na la de­mo­cra­cia es­tá con­de­na­da a mo­rir o de­bi­li­tar­se al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.