El pro­fe­so­ra­do de edu­ca­ción bá­si­ca y su con­tri­bu­ción a la en­se­ñan­za de las ar­tes vi­sua­les III Par­te y fi­nal

Ter­cer ar­tícu­lo y fi­nal con las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de la in­ves­ti­ga­ción desa­rro­lla­do por el doc­tor en Ar­tes Vi­sua­les, Esteban Cár­de­nas, en tra­ba­jo coor­di­na­do con otros do­cen­tes de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE LOS ANGELES - Por: Esteban Cár­de­nas-pé­rez Ir­ma La­gos He­rre­ra Eu­ge­nio Figueroa Gu­tié­rrez Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción

En con­clu­sión, con­si­de­ran­do las di­men­sio­nes re­la­cio­na­das a las ca­te­go­rías ana­li­za­das en la in­ves­ti­ga­ción: El pro­fe­so­ra­do de edu­ca­ción bá­si­ca y su con­tri­bu­ción a la en­se­ñan­za de las ar­tes vi­sua­les en la es­cue­la, el cual ex­plo­ró los co­no­ci­mien­tos ar­tís­ti­cos de un gru­po de 10 do­cen­tes de Edu­ca­ción Bá­si­ca en re­la­ción a la en­se­ñan­za de las ba­ses cu­rri­cu­la­res de las ar­tes vi­sua­les en los ni­ve­les de 1º a 6º año en dis­tin­tas es­cue­las de la pro­vin­cia de Bío Bío, al sur de Chi­le. Se iden­ti­fi­ca que:

1. La to­ta­li­dad del pro­fe­so­ra­do en­tre­vis­ta­do de­cla­ra po­seer un es­ca­so co­no­ci­mien­to de las ba­ses cu­rri­cu­la­res de las ar­tes vi­sua­les re­la­cio­na­das con la or­ga­ni­za­ción cu­rri­cu­lar y a los di­fe­ren­tes ob­je­ti­vos de apren­di­za­jes pa­ra ca­da ni­vel de for­ma­ción de 1° a 6° año bá­si­co.

La fal­ta de co­no­ci­mien­tos en el área ar­tís­ti­ca a ni­vel de desa­rro­llo per­so­nal, pro­fe­sio­nal y de per­fec­cio­na­mien­to do­cen­te, no otor­ga al pro­fe­so­ra­do de edu­ca­ción bá­si­ca las com­pe­ten­cias su­fi­cien­tes pa­ra el desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des que con­tem­pla la pro­pues­ta cu­rri­cu­lar del Mi­ne­duc ( 2013). Asi­mis­mo, ex­pre­san que pa­ra un ade­cua­do de­sen­vol­vi­mien­to en au­la, de­ben con­si­de­rar­se: sa­las-ta­lle­res, mo­bi­lia­rio, re­cin­tos de ex­po­si­cio­nes y di­ver­sos ma­te­ria­les que fa­vo­rez­can el pro­ce­so ar­tís­ti­co y crea­ti­vo del es­tu­dian­ta­do; que no dis­po­nen en los co­le­gios mu­ni­ci­pa­les.

2. Se ad­vier­te una li­mi­ta­ción en el ac­ce­so de con­te­ni­dos de las dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te uni­ver­sal que per­mi­tan la am­plia­ción cul­tu­ral de los es­tu­dian­tes fue­ra de las au­las de cla­ses. La fal­ta de mu­seos y ex­po­si­cio­nes ar­tís­ti­cas en las es­cue­las don­de es­tán geo­grá­fi­ca­men­te ubi­ca­das en la pro­vin­cia de Bío Bío, ha ge­ne­ra­do la uti­li­za­ción des­me­di­da de in­ter­net sin un pro­pó­si­to de orien­ta­ción edu­ca­ti­va.

3. Al in­da­gar acer­ca de las ha­bi­li­da­des, téc­ni­cas y ma­te­ria­les uti­li­za­dos en la cla­se de ar­tes vi­sua­les, los do­cen­tes abor­dan: di­fe­ren­tes téc­ni­cas de pin­tu­ras (óleo, acrí­li­co, tém­pe­ras), pro­yec­tos de es­cul­tu­ras en gre­da de pe­que­ños for­ma­tos y el di­bu­jo orien­ta­do a las ilus­tra­cio­nes y al có­mic. Re­co­no­cen que es­tas ac­ti­vi­da­des no ga­ran­ti­zan el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des crea­ti­vas en los es­tu­dian­tes, pe­ro fa­ci­li­tan en al­gu­na me­di­da, la in­ves­ti­ga­ción por me­dio de la ex­pe­ri­men­ta­ción y el jue­go ar­tís­ti­co, lo que per­mi­te am­pliar la ob­ser­va­ción y el co­no­ci­mien­to des­de una mi­ra­da crí­ti­ca, di­ver­gen­te y sub­je­ti­va res­pec­to de lo que sig­ni­fi­ca el Ar­te.

En cuan­to a los ma­te­ria­les uti­li­za­dos pa­ra el desa­rro­llo de pro­pues­tas ar­tís­ti­cas, se en­cuen­tran: las tém­pe­ras, lá­pi­ces de co­lo­res, pa­pe­les de co­lo­res, block y de­pen­dien­do de la uni­dad, la gre­da o ar­ci­lla, apor­ta­dos en su gran ma­yo­ría por el es­tu­dian­te y los apo­de­ra­dos. El apor­te me­nor, es rea­li­za­do por el es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal, lo que im­pli­ca mu­chas ve­ces la reite­ra­ción de los te­mas y con­te­ni­dos en los ni­ve­les de en­se­ñan­za de 1° a 6° año bá­si­co.

4. El pro­fe­so­ra­do en con­jun­to con la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, po­seen una fa­vo­ra­ble per­cep­ción so­bre la im­por­tan­cia que jue­gan las ar­tes vi­sua­les en el desa­rro­llo in­te­gral

de los es­tu­dian­tes. Dis­cur­si­va­men­te, exis­te un cli­ma de res­pe­to y va­lo­ra­ción por las ar­tes co­mo asignatura trans­ver­sal y de apo­yo a los co­no­ci­mien­tos que se en­cuen­tran

in­ter­re­la­cio­na­dos con otras asig­na­tu­ras, aso­cián­do­las al pro­yec­to edu­ca­ti­vo de ca­da es­cue­la de la pro­vin­cia de Bío Bío don­de se reali­zó el es­tu­dio, pe­ro tam­bién, ma­ni­fies­tan que las ho­ras de la asignatura de las ar­tes vi­sua­les sue­len ocu­par­se en otras ac­ti­vi­da­des, co­mo ce­le­bra­ción de efe­mé­ri­des y to­ma de prue­bas es­tan­da­ri­za­das, es­pe­cial­men­te en las es­cue­las mu­ni­ci­pa­les.

5. Sin du­da, la fal­ta de for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do di­fi­cul­ta el em­pleo de un len­gua­je es­pe­cia­li­za­do, en­tor­pe­ce el desa­rro­llo de un di­dác­ti­ca co­mo cien­cia dis­ci­pli­nar del co­no­ci­mien­to ar­tís­ti­co, ge­ne­ra dis­tan­cia y con­tro­ver­sias so­bre qué con­te­ni­dos, con­cep­cio­nes y pers­pec­ti­vas cu­rri­cu­la­res pue­den ser com­par­ti­dos en la trans­mi­sión de los sa­be­res ar­tís­ti­cos al es­tu­dian­ta­do y des­cui­da una for­ma­ción teó­ri­ca y prác­ti­ca de las ar­tes vi­sua­les que ex­pli­ci­ta cla­ra­men­te: ex­pre­sar y crear vi­sual­men­te, apre­ciar y res­pon­der fren­te al ar­te, así co­mo el de­sen­vol­vi­mien­to de ha­bi­li­da­des de ex­pre­sión, crea­ción, ma­ne­jo de ma­te­ria­les, he­rra­mien­tas y pro­ce­di­mien­tos, aná­li­sis crí­ti­co y de co­mu­ni­ca­ción vi­sual.

6. Fi­nal­men­te, otro as­pec­to im­por­tan­te de men­cio­nar y que no for­ma par­te de los ob­je­ti­vos de es­ta in­ves­ti­ga­ción, di­ce re­la­ción con el gé­ne­ro fe­me­nino. La to­ta­li­dad del pro­fe­so­ra­do en­tre­vis­ta­do lo cons­ti­tu­yen mu­je­res-edu­ca­do­ras, en­car­ga­das de im­par­tir la do­cen­cia en la asignatura de las ar­tes vi­sua­les de 1º a 6 º año bá­si­co. En es­te sen­ti­do, Aca­so (2014) sos­tie­ne que la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca es un área muy fe­mi­ni­za­da y que con­cep­tual­men­te exis­te una se­pa­ra­ción dis­cri­mi­na­to­ria en­tre el ar­tis­ta y la edu­ca­do­ra: “el ge­nio fan­tás­ti­co, blan­co, es el ar­tis­ta, nor­mal­men­te mas­cu­lino, mien­tras que la edu­ca­do­ra en la es­cue­la sue­le ser una mu­jer, y hay una se­pa­ra­ción tá­ci­ta en­tre am­bas co­sas. De he­cho, tam­bién lo que sue­le ocu­rrir es que se de­di­can a la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca aque­llos o aque­llas que no han po­di­do ser gran­des ar­tis­tas” ( p. 7). Es­ta idea na­ce y se con­sa­gra a tra­vés de las tra­di­cio­nes for­ma­les del Ar­te pro­du­ci­dos en los gran­des mu­seos, don­de la pa­la­bra ge­nio –y no ge­niaes­tá des­ti­na­do a los hom­bres blan­cos he­te­ro­se­xua­les y que las edu­ca­do­ras ac­ti­va­men­te pre­sen­tes en los mu­seos, en las cor­po­ra­cio­nes de ar­te y en las es­cue­las no po­seen re­la­ción al­gu­na con la exal­ta­ción es­te­reo­ti­pa­da de ese mo­de­lo de ar­tis­ta, pues­to que es un con­cep­to y de­ter­mi­na­ción uni­la­te­ral que per­te­ne­ce a otra épo­ca y lu­gar en la his­to­ria.

LA ME­TO­DO­LO­GÍA APLI­CA­DA per­mi­tió or­ga­ni­zar la in­for­ma­ción re­ca­ba­da en di­men­sio­nes y ca­te­go­rías que evi­den­cian co­mo re­sul­ta­do, las com­ple­ji­da­des, di­fe­ren­cias y con­tri­bu­cio­nes de las Ar­tes Vi­sua­les en la for­ma­ción in­te­gral de los ni­ños y ni­ñas del sis­te­ma es­co­lar.

EN CHI­LE, a par­tir de las po­lí­ti­cas de cam­bio cu­rri­cu­lar en los úl­ti­mos 15 años, la en­se­ñan­za bá­si­ca ha ve­ni­do sor­tean­do una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes es­truc­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.