Edu­ca­ción su­pe­rior: un pe­sa­do bar­co que ha­ce agua

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Así es co­mo te­ne­mos al Cruch ha­cien­do lo po­si­ble por man­te­ner sus pri­vi­le­gios; den­tro de es­te, el Cuech pi­dien­do un tra­to pre­fe­ren­te pa­ra las Ues es­ta­ta­les, el G9 con el gri­to en el cie­lo por ca­da pe­so ex­tra que las es­ta­ta­les re­ci­bi­rían por so­bre las pri­va­das; y las Ues pri­va­das no Cruch so­li­ci­tan­do ser par­te del club Cruch, ar­gu­men­tan­do in­clu­so que al­gu­nas Ues de­be­rían sa­lir de él por ser ma­las, lo cual no de­ja de ser cier­to.

Por su la­do las Ins­ti­tu­cio­nes Téc­ni­cas pi­dien­do – le­gí­ti­ma­men­te – ser in­cor­po­ra­das en el de­ba­te y en las trans­for­ma­cio­nes, al­gu­nas de ellas apu­ran­do la ley que les per­mi­te con­ver­tir­se en or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro y así en­trar a la gra­tui­dad, a la vez que hay otras que­ján­do­se de que es­ta ley pue­da exis­tir.

La guin­da de la tor­ta: po­lí­ti­cas de Es­ta­do de lar­go pla­zo plas­ma­das en le­yes tran­si­to­rias co­mo la ley de pre­su­pues­to, pa­ra la im­ple­men­ta­ción de una gra­tui­dad aun no bien de­fi­ni­da, y una pan­to­mi­ma de eli­mi­na­ción del in­jus­to Apor­te Fis­cal In­di­rec­to só­lo pa­ra es­te año 2017. En el ho­ri­zon­te, la ame­na­zan­te po­si­bi­li­dad de que mu­chos de es­tos te­mas se de­fi­nan en la “ter­ce­ra cá­ma­ra”: el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Si Ud. se aho­gó le­yen­do has­ta aquí es por­que la si­tua­ción es as­fi­xian­te.

Nues­tro sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior re­quie­re ur­gen­te de un pa­so por los as­ti­lle­ros. No ne­ce­si­ta­mos cons­truir un im­po­nen­te tras­atlán­ti­co, ne­ce­si­ta­mos bar­cos fle­xi­bles ca­pa­ces de sor­tear las tur­bu­len­tas y cam­bian­tes aguas del mun­do mo­derno.

Al Cruch se de­be in­gre­sar (o sa­lir) por mé­ri­to y no por pri­vi­le­gio. Un in­clu­si­vo, pen­sa­do pa­ra un nue­vo eco­sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, in­clu­yen­do las téc­ni­cas. Es ho­ra de que se pien­se en una or­gá­ni­ca que fa­vo­rez­ca la coor­di­na­ción y co­la­bo­ra­ción del sec­tor, y no que ali­men­te su se­gre­ga­ción y el con­trol de los re­cur­sos por par­te de al­gu­nos de sus miem­bros. La fron­te­ra en­tre U, IP y CFT es­tá y de­be es­tar ca­da vez más di­fu­sa, fa­ci­li­tan­do tra­yec­to­rias fle­xi­bles a los alum­nos. ¿Dón­de que­da­rán las uni­ver­si­da­des po­li­téc­ni­cas que ofre­cen los tres ni­ve­les?

Hay que desa­rro­llar cri­te­rios di­fe­ren­cia­dos pa­ra que to­das es­tas mo­da­li­da­des, así co­mo la edu­ca­ción téc­ni­ca, pue­dan ser de ex­ce­len­cia, con apor­tes fi­nan­cie­ros del Es­ta­do en las mo­da­li­da­des per­ti­nen­tes. Se ne­ce­si­ta un Mul­ti Cruch, pa­ra to­das las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de ex­ce­len­cia en sus di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des.

No se pue­de ob­viar la dis­cu­sión so­bre la edu­ca­ción pú­bli­ca im­par­ti­da por el Es­ta­do, fuen­te ma­yor de pe­leas. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes son es­pa­cios na­tu­ra­les pa­ra la crea­ción de bie­nes pú­bli­cos, la trans­mi­sión de la iden­ti­dad ciu­da­da­na y es ahí don­de más au­tén­ti­ca­men­te po­de­mos ha­blar de un “no­so­tros”. ¿Qué ha­cer? Cons­truir las con­di­cio­nes pa­ra li­be­rar la pe­sa­da ca­de­na que ha as­fi­xia­do a las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior del Es­ta­do. Pa­ra es­to es vi­tal re­du­cir mu­cho más la car­ga bu­ro­crá­ti­ca que su­fren, y mo­der­ni­zar sus go­bier­nos ins­ti­tu­cio­na­les. Las uni­ver­si­da­des del Es­ta­do no pue­den fun­cio­nar co­mo un mi­nis­te­rio, re­quie­ren de mu­cha ma­yor au­to­no­mía y ver­sa­ti­li­dad. Por otro la­do, es com­pren­si­ble que la ma­trí­cu­la pú­bli­ca au­men­te, pe­ro pa­ra ello es vi­tal te­ner un plan que plan­tee de ma­ne­ra gra­dual y es­ca­lo­na­da es­ta me­ta.

Cree­mos po­si­ble con­cor­dar un plan pa­ra que, de aquí a 10 años, la edu­ca­ción pú­bli­ca uni­ver­si­ta­ria pa­se del ac­tual 27% al 33% de la ma­trí­cu­la, a tra­vés de con­ve­nios ri­gu­ro­sos, que apo­yen a las me­jo­res y que pue­dan ter­mi­nar ce­rran­do las peo­res si fue­ra el ca­so.

Pa­ra to­do lo de­más, las re­glas de fi­nan­cia­mien­to de­ben ser equi­ta­ti­vas y con cri­te­rios cla­ros pa­ra to­das las uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos y CFT que lo ame­ri­ten, sus­pen­dien­do el es­cán­da­lo de ins­ti­tu­cio­nes que han vi­vi­do del Es­ta­do acep­tan­do es­tu­dian­tes sin nin­gún re­qui­si­to, abs­te­nién­do­se de ni­ve­lar­los, y cre­cien­do de ma­ne­ra de­sen­fre­na­da y es­pu­ria (y con fi­nes de lu­cro en mu­chos ca­sos) en pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias y ma­trí­cu­la, mas no en ca­li­dad.

La gran flo­ta de la edu­ca­ción su­pe­rior de­be ope­rar ba­jo re­glas ge­ne­ra­les y co­mu­nes pa­ra to­das sus na­ves, pe­ro a la vez te­ner es­pa­cio pa­ra adap­tar­se y fle­xi­bi­li­dad pa­ra sus di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des.

Es im­pres­cin­di­ble apro­ve­char es­ta oca­sión pa­ra le­gis­lar con cal­ma pa­ra el fu­tu­ro, no pa­ra arre­glar con alam­bri­tos el pa­sa­do.

Ma­rio Waiss­bluth, Cristian Mi­quel y Ariel Ra­mos Fun­da­dor e in­ves­ti­ga­do­res de Edu­ca­ción 2020

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.