El nue­vo con­tra­to so­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es­ta­mos en los tiem­pos de un Nue­vo Con­tra­to So­cial. No se tra­ta de sen­tar a las par­tes en una no­ta­ría pa­ra for­ma, Fis­co y Pue­blo. Eso no ocu­rre en los es­ta­dos. La ma­ni­fes­ta­ción de con­tra­tos al in­te­rior de un país, se re­fle­ja en las “Po­lí­ti­cas de Es­ta­do”, aque­llas que hu­bo acuer­do su­pe­rior al me­ro ac­to po­lí­ti­co-par­ti­dis­ta, tan co­no­ci­do es­tos úl­ti­mos años. Es la ma­ni­fes­ta­ción su­pe­rior fren­te a una reali­dad. Chi­le, tu­vo un “Con­tra­to So­cial”, a prin­ci­pio de los no­ven­ta ba­jo el Go­bierno de Ayl­win y la exis­ten­cia de un Se­na­do su­pe­rior. Am­bos aco­gie­ron y fue­ron luz, lo que se de­no­mi­nó la “De­mo­cra­cia de los Acuer­dos”, dan­do vi­da a lo que fue­ra uno de los me­jo­res pe­rio­dos de la his­to­ria de Chi­le, 24 años, que van des­de el 1990 has­ta el 2014. Es­ta “De­mo­cra­cia de los Acuer­dos” fue un Con­tra­to So­cial que en lo prin­ci­pal, per­du­ra has­ta nues­tros días.

En efec­to, se afian­za al­gu­nas po­lí­ti­cas so­cia­les sur­gi­das en el Ré­gi­men Mi­li­tar, (vi­vien­da, rie­go, sub­si­dios di­ver­sos), y se im­ple­men­tan otras, dan­do vi­da a la esen­cia de lo que es una, “Eco­no­mía So­cial de Mer­ca­do”, que en lo prác­ti­co fue co­no­ci­da co­mo la po­lí­ti­ca de la “igual­dad de opor­tu­ni­da­des”. Igual­men­te, en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, se em­pu­je con fuer­za la re­gio­na­li­za­ción y se ro­bus­te­ce la au­to­no­mía de los go­bier­nos co­mu­na­les. En su­ma, 24 años de ex­ce­len­cia que cul­mi­nó con el 7% de la po­bla­ción, es­tu­dian­do en la Edu­ca­ción Su­pe­rior, mis­mo por­cen­ta­je de las más con­so­li­da­das so­cie­da­des y eco­no­mías del mun­do.

Aho­ra hay que aco­ger, orien­tar e in­dil­gar una nue­va so­cie­dad que es más em­po­de­ra­da, pro­vis­ta de ma­yor co­no­ci­mien­to y de voz fuer­te, re­cla­man­do sus de­re­chos. Sa­ben de las pos­ter­ga­cio­nes vi­vi­das, quie­ren con­quis­tar el mun­do y tie­nen to­do el de­re­cho a ha­cer­lo. Por lo tan­to, un Nue­vo Con­tra­to So­cial que su­pere las ex­ce­len­cias al­can­za­das, que lo fue­ron pa­ra un país en desa­rro­llo. Aho­ra hay que pre­pa­rar­se pa­ra una so­cie­dad desa­rro­lla­da. Es de­cir, un nue­vo Con­tra­to So­cial, mo­derno, ac­tual.

Pe­ro, siem­pre hay peros, pa­ra sen­tar­se a la me­sa los “con­tra­yen­tes”, Es­ta­do y Pue­blo, de­be­rán cum­plir con al­gu­nas obli­ga­cio­nes. De par­ti­da, el Pue­blo le exi­gi­rá al Es­ta­do: Efi­cien­cia, trans­pa­ren­cia y opor­tu­ni­dad. Y a su vez el Es­ta­do le exi­gi­rá al Pue­blo: Res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, dis­ci­pli­na, pleno fun­cio­na­mien­to de su ima­gi­na­ción crea­do­ra y la­bo­rio­sa. Tam­bién tres obli­ga­cio­nes.

¿ De­be­mos te­ner un nue­vo Con­tra­to So­cial pa­ra ubi­car­nos co­mo una so­cie­dad ple­na­men­te desa­rro­lla­da? Sí. Ne­gar­lo es dar la es­pal­da al fu­tu­ro. Pe­ro, ¿el Es­ta­do es­ta­rá dis­pues­to a cum­plir lo que el pue­blo le im­por­ta y al re­vés, el pue­blo a lo que el Es­ta­do le exi­ge? Esa es la cues­tión. Pa­ra ello, hay que em­pu­jar­los a am­bos, Es­ta­do y Pue­blo, que sean res­pon­sa­bles, cons­cien­tes de sus obli­ga­cio­nes y atri­bu­cio­nes. Los si­len­cios aho­ra no sir­ven pa­ra na­da.

Aho­ra hay que aco­ger, orien­tar e in­dil­gar una nue­va so­cie­dad que es más em­po­de­ra­da, pro­vis­ta de ma­yor co­no­ci­mien­to y de voz fuer­te, re­cla­man­do sus de­re­chos.

Ma­rio Ríos San­tan­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.