Ma­tar o mo­rir

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Víc­tor Fiee­ro

Pa­re­ce una si­tua­ción ex­tre­ma, ex­cep­cio­nal, vio­len­cia al lí­mi­te, un mo­men­to ter­mi­nal, de­ses­pe­ra­do; pe­ro no, es mu­cho más que una es­ce­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: es una con­di­ción co­ti­dia­na, de to­dos y cual­quier hu­mano y ani­mal so­bre la faz de es­ta tie­rra; es una con­di­ción per­ma­nen­te, sin la cual de­ja­mos de exis­tir; pues pa­ra so­bre­vi­vir hay que co­mer, y pa­ra co­mer hay que ma­tar; ya sean le­chu­gas, pa­pas, cho­clos, to­ma­tes, va­cas y/o po­llos (a los que so­me­te­mos a una so­bre­vi­ven­cia mi­se­ra­ble, lo que de­ter­mi­na nues­tra es­ta­tu­ra in­te­lec­tual, mo­ral y va­ló­ri­ca) Así so­mos, así es­ta­mos de­ter­mi­na­dos, obli­ga­dos por nues­tra con­di­ción bio­ló­gi­ca, su­je­ta a las le­yes de la na­tu­ra­le­za, de es­ta, nues­tra úni­ca, en el cos­mos has­ta aquí co­no­ci­do, na­tu­ra­le­za te­rrí­co­la. Y pa­ra vi­vir en paz hay que acep­tar es­ta reali­dad. No exa­ge­rar­la; ni des­truir­la.

Gra­cias a nues­tras ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les he­mos lo­gra­do ser una es­pe­cie sin con­tra­pe­so en­tre las otras es­pe­cies con las cua­les coha­bi­ta­mos; so­mos do­mi­nan­tes. Pe­ro no por esa con­di­ción nos in­de­pen­di­za­mos del yu­go na­tu­ral que nos obli­ga a ma­tar pa­ra co­mer, pa­ra so­bre­vi­vir.

Con­si­de­ran­do la con­di­ción de cir­cui­to ce­rra­do que tiene la bio­lo­gía te­rrí­co­la; es que se de­du­ce un obli­ga­do co­lap­so an­ti­ci­pa­do de la so­bre­vi­ven­cia cuan­do una es­pe­cie do­mi­na co­mién­do­se to­do a su al­re­de­dor, pues ¿Qué co­me des­pués? – A sí mis­ma -, ¿ y des­pués?... Esa es­pe­cie so­mos no­so­tros, los sa­piens sa­piens, los que sa­be­mos que sa­be­mos, los que sa­be­mos de es­ta con­di­ción y los úni­cos que po­de­mos ha­cer al­go al res­pec­to. Y te­ne­mos las he­rra­mien­tas pa­ra ello, só­lo nos de­tie­ne la fal­ta de vo­lun­tad, nos ga­na la co­mo­di­dad, la am­bi­ción de so­bre­vi­vir por so­bre los es­tán­da­res ne­ce­sa­rios, aun cuan­do eso im­pli­que un fi­nal co­mo es­pe­cie an­tes del obli­ga­do fi­nal de es­te sis­te­ma so­lar; al igual que to­dos los sis­te­mas del cos­mos, al igual que el cos­mos mis­mo. La ley na­tu­ral cós­mi­ca es el per­ma­nen­te cam­bio, la ines­ta­bi­li­dad, la va­ria­bi­li­dad, el mo­vi­mien­to des­de el no ser al ser y al de­jar de ser…

Pe­ro me­jor vol­va­mos a las po­si­bi­li­da­des del aquí y del aho­ra, vol­va­mos al in­te­lec­to y a la mo­ral; a los va­lo­res; vol­va­mos a la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go al res­pec­to, to­me­mos nues­tras he­rra­mien­tas. Ya hay cálcu­los de fe­chas, de pla­zos: mil mi­llo­nes de años, qui­zás más, qui­zás me­nos; son los que fal­ta­rían pa­ra la cri­sis fi­nal de ese sol que nos alum­bra. Que­da tiem­po por de­lan­te. En­ton­ces to­me­mos pers­pec­ti­va, vea­mos pa­ra atrás; re­co­noz­ca­mos que co­mo es­pe­cie re­cién te­ne­mos unos cuan­tos cien­tos de mi­les de años; es­ta­mos en pa­ña­les geo­ló­gi­cos, o me­nos. Así y to­do, en es­tos úl­ti­mos ape­nas cien años, pos re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca-in­dus­trial, he­mos es­ti­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te la so­ga al­re­de­dor de nues­tro cue- llo, ya nos cues­ta tra­ba­jo res­pi­rar la at­mós­fe­ra que he­mos mo­di­fi­ca­do a fuer­za de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de chi­me­neas y tu­bos de es­ca­pe. Es­tá vis­to que por esa ru­ta no lle­ga­mos a los mil mi­llo­nes; ni si­quie­ra a al­gu­nos cien­tos de mi­les más. Hay que dar un gol­pe al ti­món. ¿Al­go se po­drá ha­cer pa­ra po­der so­bre­vi­vir mil mi­llo­nes de años más co­mo es­pe­cie? - La gra­cia es que el mé­to­do pa­ra so­bre­vi­vir más tiem­po y de me­jor ca­li­dad, es el mis­mo, y es fá­cil de ha­cer: só­lo hay que ma­tar lo me­nos po­si­ble; así de fá­cil. De­be­ría­mos ser do­mi­nan­tes en las som­bras, prac­ti­car el au­to­do­mi­nio, tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad. Eli­mi­nar cual­quier otra es­pe­cie ( lo que ha­ce­mos sis­te­má­ti­ca­men­te) es la cró­ni­ca de nues­tra pro­pia muer­te anun­cia­da y peor, an­ti­ci­pa­da. La omi­sión de de­pre­da­ción se­ría la pri­me­ra prác­ti­ca. Lue­go la omi­sión de con­ta­mi­na­ción, se­gui­do de omi­tir la am­bi­ción de sun­tua­rios siú­ti­cos, pi­tu­cos, ca­ros y a las fi­na­les, del to­do inú­ti­les, etc. Ur­ge no in­no­var en es­ta ru­ta de la hí­per so­bre­vi­ven­cia; es muy ca­ra am­bien­tal­men­te. Ur­ge in­no­var en la ru­ta del vi­vir ami­ga­ble­men­te; esa ac­ti­tud de­ja dividendos am­bien­ta­les. Ur­ge desa­rro­llar las cien­cias es­pa­cia­les, la neu­ro­ro­bó­ti­ca, los or­de­na­do­res emo­cio­na­les, la in­for­má­ti­ca sen­ti­men­tal (nues­tros he­re­de­ros no bio­ló­gi­cos) so­lo así se po­drá ser tes­ti­go de la ex­plo­sión so­lar y no víc­ti­mas de la mis­ma. Pa­ra ello fal­ta res­guar­dar la aun in­dis­pen­sa­ble na­tu­ra­le­za bio­ló­gi­ca. Por ejem­plo: se­guir ma­tan­do- cor­tan­do ár­bo­les na­ti­vos es del to­do inú­til; un ro­ble año­so es mu­cho más útil y ade­más más hermoso que un ro­pe­ro de tres cuer­pos con es­pe­jo in­clui­do pa­ra la va­ni­dad. Es­tar en desacuer­do con es­ta opi­nión, ade­más de ser le­gí­ti­mo, ayu­da a ex­pli­car el cam­bio cli­má­ti­co, la de­pre­da­ción y otras ca­la­mi­da­des. Ami­ga­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.