El fi­nal de la vi­da

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ape­sar de que la psi­co­lo­gía de la adul­tez ha mo­di­fi­ca­do al­gu­nas des­crip­cio­nes que ha­ce un tiem­po co­rrían co­mo gran­des teo­rías ex­pli­ca­ti­vas, va­rias de las pro­pues­tas ac­tua­les re­co­gen as­pec­tos que an­ta­ño se con­si­de­ra­ron argumentos vá­li­dos pa­ra ex­pli­car ta­reas so­cia­les, mo­ra­les, afec­ti­vas, cog­ni­ti­vas e in­clu­so fí­si­cas. Por ejem­plo, da­das las mo­di­fi­ca­cio­nes de­mo­grá­fi­cas por am­plia­ción del tiem­po de vi­da, va­rias de las cri­sis de­no­mi­na­das de los cua­ren­ta o de la me­dia­na edad se han re­con­cep­tua­li­za­do, al pun­to que a ve­ces apa­re­cen en eda­des su­pe­rio­res a los 50 años o in­clu­so más ade­lan­te.

Sin em­bar­go, una de las mo­di­fi­ca­cio­nes cog­ni­ti­vo- afec­ti­vas que se con­si­de­ra­ba pro­pia de la adul­tez me­dia y la ve­jez se man­ti ene aún, e in­clu­so es sus­ten­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y tam­bién de ini­cia­ti­vas pri­va­das. És­ta es la de­no­mi­na­da fi­ni­tud del tiem­po bio­grá­fi­co, que se en­tien­de co­mo la in­cor­po­ra­ción de la muer­te a la si­tua­ción vi­tal de una per­so­na, co­mo un even­to cer­cano que pue­de cambiar la vi­da de otros y que re­quie­re de aten­ción im­pe­rio­sa.

Com­prar se­gu­ros de vi­da, com­prar es­pa­cios en los ce­men­te­rios, ad­qui­rir ser­vi­cios fú­ne­bres,

Psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

ade­lan­tar even­tos o sim­ple­men­te re­cu­rrir a co­men­ta­rios co­mo: tal vez es­te sea mi úl­ti­mo cum­plea­ños, cuan­do yo no es­té aquí, en­tre otros si­mi­la­res, son ma­ni­fes­ta­cio­nes y ejem­plos de la fi­ni­tud de la pro­pia vi­da. Por lo tan­to, com­pren­der que el tiem­po de vi­da se ter­mi­na es tam­bién una ta­rea del desa­rro­llo que to­do adul­to de­be con­cre­tar en al­gún mo­men­to. Lo an­te­rior, implica que ade­más se afron­ten las ta­reas pro­pias de la ve­jez des­de la bon­dad y pen­san­do en el le­ga­do que se de­ja a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Com­pren­der que la muer­te es par­te de la vi­da, es una cons­truc­ción sub­je­ti­va del tiem­po que per­mi­te pla­ni­fi­car, pro­yec­tar­se y re­cor­dar y, ade­más, de­pen­de mu­cho de la afec­ti­vi­dad y el es­ta­do de áni­mo de ca­da per­so­na. Así, es im­por­tan­te que ro­les co­mo la abue­li­dad, es de­cir ser abue­los, se ex­pre­sen pa­ra sen­tir que se tie­ne con­ti­nui­dad a tra­vés de los otros. Te­ner nie­tos es una ac­ción que cons­tru­ye una me­mo­ria ge­nea­ló­gi­ca, y eso per­mi­te in­te­grar de me­jor for­ma la muer­te y sus con­di­cio­nes.

Com­pren­der que la muer­te es par­te de la vi­da, es una cons­truc­ción sub­je­ti­va del tiem­po que per­mi­te pla­ni­fi­car, pro­yec­tar­se y re­cor­dar y, ade­más, de­pen­de mu­cho de la afec­ti­vi­dad y el es­ta­do de áni­mo de ca­da per­so­na. Así, es im­por­tan­te que ro­les co­mo la abue­li­dad, es de­cir ser abue­los, se ex­pre­sen pa­ra sen­tir que se tie­ne con­ti­nui­dad a tra­vés de los otros.

Giu­liet­ta Vac­ca­rez­za Ga­rri­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.