Pro­du­cir sin desa­rro­llo in­dus­trial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Renato Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

¿Qué tie­ne en co­mún el Chi­le de ini­cios del si­glo XX con el de ini­cios del si­glo XXI? En am­bos pe­río­dos se ge­ne­ra­ron shocks de ri­que­za por la pro­duc­ción de com­mo­di­ties (sa­li­tre y co­bre, res­pec­ti­va­men­te) y en am­bas opor­tu­ni­da­des el país des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca pa­ra desa­rro­llar la in­dus­tria mi­ne­ra.

La re­vo­lu­ción in­dus­trial de me­dia­dos del si­glo XIX, ge­ne­ró un cam­bio es­truc­tu­ral en la ca­pa­ci­dad de las na­cio­nes pa­ra lo­grar su desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Mien­tras que In­gla­te­rra se en­fo­ca­ba en el ám­bi­to prác­ti­co de la in­ven­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, con la fi­na­li­dad de op­ti­mi­zar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, paí­ses co­mo Ale­ma­nia op­ta­ron por la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano y de co­no­ci­mien­to, a par­tir de la crea­ción de nue­vas tec­no­lo­gías co­mo fru­to de la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Pos­te­rior a la se­gun­da gue­rra mun­dial, Asia asu­mió el li­de­raz­go de la in­no­va­ción, adap­tan­do el stock de co­no­ci­mien­to en so­lu­cio­nes de al­to desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co pa­ra ge­ne­rar una in­dus­tria ca­paz de com­pe­tir con los paí­ses más desa­rro­lla­dos del pla­ne­ta.

La di­men­sión ele­gi­da pa­ra la con­so­li­da­ción de la in­dus­tria ( in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo y/o in­no­va­ción), es­ta­ba ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da – y en el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia – que las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas de los re­cur­sos dis­po­ni­bles (tie­rra, re­cur­sos na­tu­ra­les, per­so­nas, re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos, fi­nan­cie­ros, etc.). Es de­cir, el desa­rro­llo in­dus­trial era mu­cho más que pro­du­cir un de­ter­mi­na­do bien en for­ma com­pe­ti­ti­va. Era un mo­de­lo de desa­rro­llo que afec­ta­ba trans­ver­sal­men­te a la so­cie­dad y su re­la­ción con el res­to del mundo.

Chi­le, en cam­bio, ha con­cen­tra­do sus es­fuer­zos en lo­grar com­pe­ti­ti­vi­dad en la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios, de­jan­do a un la­do el desa­rro­llo de su in­dus­trial, que es la ba­se pa­ra que la eco­no­mía al­can­ce el es­ta­tus de desa­rro­lla­da. Al igual co­mo ocu­rre cuan­do se cons­tru­ye un cas­ti­llo con nai­pes, la apa­ri­ción de pro­duc­tos sus­ti­tu­tos o la ob­so­les­cen­cia de los bie­nes que se pro­du­cen, de­rrum­ba la ba­se del sis­te­ma eco­nó­mi­co del país, don­de el sub­de­sa­rro­llo pa­sa a ser la ca­ra do­mi­nan­te, des­pués que se apa­gan las lu­ces del jol­go­rio que acom­pa­ña a los ci­clos de bue­nos pre­cios de los com­mo­di­ties de ex­por­ta­ción.

La re­gión tie­ne to­das las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar la in­dus­tria agroa­li­men­ta­ria, por ejem­plo. Sin em­bar­go, al fi­nal del día, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca del sec­tor se concentra en la pro­duc­ción agroin­dus­trial, que­dan­do dra­má­ti­ca­men­te ex­pues­ta al cam­bio en los pre­cios y el ti­po de cam­bio.

En re­su­men, Chi­le ba­sa su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de co­bre, ce­lu­lo­sa y fruta. Los paí­ses desa­rro­lla­dos, en cam­bio, ba­san su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en la in­dus­tria mi­ne­ra, fo­res­tal y fru­tí­co­la.

Chi­le, en cam­bio, ha con­cen­tra­do sus es­fuer­zos en lo­grar com­pe­ti­ti­vi­dad en la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.