ACU­SA­CIO­NES A LAB­BÉ Y OTROS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Ha­ce po­co ha con­clui­do jui­cio a Mi­guel Krass­noff, y se le acu­sa de Ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do, por la muer­te de Mi­guel Enríquez. Hoy tam­bién se acu­sa al mi­li­tar en re­ti­ro Cris­tián Lab­bé y así sis­te­má­ti­ca­men­te en el tiem­po a miem­bros de las F.F.A.A. y Ca­ra­bi­ne­ros. Aun­que las prue­bas y an­te­ce­den­tes pue­den ve­nir de mu­chas fuen­tes y ser apre­cia­das se­gún di­fe­ren­tes óp­ti­cas.; nun­ca de­be­rían va­lo­rar­se fue­ra de con­tex­to, pa­ra no per­der la ob­je­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria.

¿ Por ejem­plo, se ha­brá con­si­de­ra­do los si­guien­tes an­te­ce­den­tes?, Sien­do so­la­men­te al­gu­nas ci­tas de per­so­ne­ros du­ran­te el Go­bierno de la UP.

“Tie­nen que mo­rir 100.000 chi­le­nos pa­ra que el pue­blo se com­pe­ne­tre con la re­vo­lu­ción y és­ta se ha­ga reali­dad”, de Jo­sé Lien­do Vera (alias el co­man­dan­te Pe­pe, mi­ris­ta).

“Com­pa­ñe­ros ha­bría que ata­car los tri­bu­na­les y ma­sa­crar a to­dos aque­llos vie­jos mo­mios”, de Jai­me Fai­vo­vich; (In­ten­den­te de San­tia­go).

“Hay que to­mar­se los fun­dos y las in­dus­trias sin com­pen­sa­cio­nes… ¡In­su­rrec­ción o muer­te!”, Mi­guel Enríquez, je­fe del MIR, Nov. 1971).

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS, se­na­dor C. Al­ta­mi­rano O. con­fir­mó po­si­ción ideo­ló­gi­ca el 9 de sep­tiem­bre de 1973, se­ña­lan­do en dis­cur­so Es­ta­dio Chi­le: “Chi­le se trans­for­ma­ra en un nue­vo Viet­nam he­roi­co si la reac­ción pre­ten­de en­se­ño­rear­se del país…el gol­pe reac­cio­na­rio se ata­ja gol­pean­do al gol­pe; no se ata­ja con­ci­lian­do con los se­di­cio­sos. No se com­ba­te con diá­lo­gos el gol­pe, sino con la fuer­za del pue­blo de sus co­man­dos in­dus­tria­les, de sus con­se­jos cam­pe­si­nos, su or­ga­ni­za­ción. Y la gue­rra ci­vil se ata­ja crean­do un ver­da­de­ro po­der po­pu­lar.”

En Con­gre­so del Par­ti­do so­cia­lis­ta en Chi­llán, que tu­vo lu­gar en­tre el 24 al 26 de no­viem­bre de 1967, en re­so­lu­ción adop­ta­da se afir­ma­ba que “la vio­len­cia re­vo- lu­cio­na­ria es inevi­ta­ble y le­gí­ti­ma. Cons­ti­tu­ye la úni­ca vía que con­du­ce a la to­ma del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, y su ul­te­rior de­fen­sa y for­ta­le­ci­mien­to. Só­lo des­tru­yen­do el apa­ra­to de­mo­crá­ti­co-mi­li­tar del Es­ta­do bur­gués pue­de con­so­li­dar­se la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta... Las for­mas pa­cí­fi­cas o le­ga­les de lu­cha no con­du­cen por sí mis­mas al po­der.”

Su­mé­mos­le la in­ter­na­ción pre­via de ar­ma­men­to irre­gu­lar du­ran­te el go­bierno de la UP y el pos­te­rior intento co­no­ci­do de in­gre­so de ar­ma­men­to por Ca­rri­zal, ya du­ran­te el go­bierno mi­li­tar.

¿In­de­pen­dien­te­men­te, que los acu­sa­dos ha­yan es­ta­do im­pli­ca­dos en de­ter­mi­na­dos he­chos; po­de­mos asu­mir en­ton­ces que no ha­bía un es­ta­do de gue­rra in­ter­na en el mo­men­to de los he­chos re­la­ti­vos a la acu­sa­ción? Jo­sé Ma­nuel Cae­rols

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.