Con­se­jos y ejer­ci­cios pa­ra co­rre­gir la pos­tu­ra cor­po­ral

Es­tas des­via­cio­nes pue­den ser pos­tu­ra­les o fun­cio­na­les, es de­cir, da­das por el mo­do en que el ni­ño se sien­ta, ca­mi­na y rea­li­za los mo­vi­mien­tos de su vi­da co­ti­dia­na.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

El cre­ci­mien­to co­rrec­to de la es­pal­da de los ni­ños es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar do­len­cias en el fu­tu­ro. La co­lum­na ver­te­bral es el eje, el sostén prin­ci­pal de nues­tro es­que­le­to.

En la edad de cre­ci­mien­to de los ni­ños, en­tre los 9 y los 12 años, se dan la ma­yo­ría de las des­via­cio­nes de la co­lum­na ver­te­bral.

Es­tas des­via­cio­nes pue­den ser pos­tu­ra­les o fun­cio­na­les, es de­cir, da­das por el mo­do en que el ni­ño se sien­ta, ca­mi­na y rea­li­za los mo­vi­mien­tos de su vi­da co­ti­dia­na. O bien pue­den ser es­truc­tu­ra­das, más di­fí­ci­les de co­rre­gir por la di­fi­cul­tad pa­ra ‘po­ner­se de­re­cho’, ya que la co­lum­na se va des­vian­do de su eje ha­cia los la­dos o ha­cia ade­lan­te y atrás, pu­dién­do­se pre­sen­tar es­co­lio­sis, hi­per­lor­do­sis o ci­fo­sis, res­pec­ti­va­men­te.

POSTURAS Y ejer­ci­cios QUE los PA­DRES PUE­DEN Rea­li­zar JUN­TO A SUS HI­JOS

En el ca­so de adop­tar una pos­tu­ra ‘en­cor­va­da’ ha­cia de­lan­te (ci­fo­sis dor­sal). Pos­tu­ra acos­ta­do bo­ca arri­ba en el pi­so, con las pier­nas ele­va­das ( lo más cer­ca de 90º po­si­ble) des­can­san­do los ta­lo­nes con­tra la pa­red, y los bra­zos a los la­dos del cuer­po en cruz (for­man­do 90º con el tron­co) con las palmas ha­cia arri­ba. Po­ner aten­ción en la res­pi­ra­ción, in­ten­ta­do ex­pan­dir el pe­cho, abrir­lo, y en ca­da ex­ha­la­ción em­pu­jar con la pun­ta de los de­dos de las ma­nos ha­cia fue­ra, has­ta sen­tir el es­ti­ra­mien­to en la zo­na pec­to­ral. Al mis­mo tiem­po, se de­ben ir des­cen­dien­do los hom­bros, evi­tan­do ten­sio­nar los tra­pe­cios.

En el ca­so de una pos­tu­ra de ‘sa­car co­la’ ( hi­per­lor­do­sis lum­bar). Pos­tu­ra acos­ta­da bo­ca arri­ba con los pies apo­ya­dos en el sue­lo, al an­cho de las ca­de­ras. Con­tro­lar que la cin­tu­ra es­té en con­tac­to con el pi­so. Rea­li­zar el mo­vi­mien­to de ‘me­ter la co­la’ in­ten­tan­do que la re­gión lum­bar aplas­te bien el sue­lo, sin le­van­tar o des­pe­gan­do lo me­nos po­si­ble el sa­cro del pi­so. Y aflo­jar el mo­vi­mien­to. Re­pe­tir con el rit­mo de la res­pi­ra­ción, ha­cien­do el mo­vi­mien­to con la ex­ha­la­ción y re­la­jan­do con la in­ha­la­ción. Tra­tar de rea­li­zar el mo­vi­mien­to con la me­nor fuer­za po­si­ble.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que es­tos ejer­ci­cios no de­ben cau­sar do­lor. Sí pue­de sen­tir­se el es­ti­ra­mien­to, pe­ro no de­be ser des­agra­da­ble en gran me­di­da. Siem­pre es re­co­men­da­ble rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca en don­de se to­me con­cien­cia cor­po­ral, ya que ac­tual­men­te hay una ten­den­cia al se­den­ta­ris­mo, que afec­ta ne­ga­ti­va­men­te a la sa­lud.

CON­SE­JOS PA­RA CUI­DAR la ES­PAL­DA De los NI­ÑOS

En ca­so de que el mé­di­co pe­dia­tra o trau­ma­tó­lo­go ha­ya diag­nos­ti­ca­do es­co­lio­sis, ci­fo­sis dor­sal o hi­per­lor­do­sis lum­bar, el ki­ne­sió­lo­go o fi­sio­te­ra­peu­ta po­drá tra­tar al ni­ño con una se­rie de ejer­ci­cios pos­tu­ra­les co­rrec­ti­vos, con el fin de que la cur­va­tu­ra no con­ti­núe avan­zan­do du­ran­te el cre­ci­mien­to del ni­ño, pres­tan­do es­pe­cial aten­ción en el mo­men­to en que ‘pe­ga el es­ti­rón’. Se­gún el gra­do de la cur­va­tu­ra, el trau­ma­tó­lo­go in­di­ca­rá el uso de or­te­sis o de ci­ru­gía.

Los ca­sos de des­via­cio­nes pos­tu­ra­les son la gran ma­yo­ría y, en ge­ne­ral, los ni­ños no sue­len re­ci­bir aten­ción por par­te del equi­po de sa­lud, lo que pue­de au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de “fi­jar” esa ma­la pos­tu­ra en su eta­pa adul­ta, que ge­ne­ra, en mu­chos ca­sos, do­lor de es­pal­da y es más cos­to­so mo­di­fi­car­la.

ALTERNATIVAS

Una bue­na pos­tu­ra cor­po­ral no só­lo te ayu­da a pre­ve­nir le­sio­nes y mo­les­tias fre­cuen­tes, sino tam­bién, in­cre­men­ta tu au­to­con­fian­za, fa­vo­re­ce el as­pec­to fí­si­co y te ayu­da a ga­nar ele­gan­cia. Por ello, hoy, trae­mos al­gu­nos ejer­ci­cios pa­ra me­jo­rar la pos­tu­ra, tra­ba­jan­do los múscu­los que in­ter­vie­nen en la mis­ma.

ejer­ci­cio 1: Gi­rar los bra­zos ha­cia ade­lan­te y ha­cia arri­ba com­ple­ta­men­te ex­ten­di­dos y al mis­mo tiem­po, des­pe­gar los ta­lo­nes del sue­lo, sos­te­nién­do­se en pun­ta de pie.

Des­cen­der los bra­zos ex­ten­di­dos len­ta­men­te por los la­dos del cuer­po y si­mul­tá­nea­men­te, apo­yar los ta­lo­nes en el sue­lo pa­ra cul­mi­nar en una po­si­ción de pie, al igual que al ini­cio del ejer­ci­cio.

ejer­ci­cio 2:

De pie, in­cli­ne el tor­so ha­cia ade­lan­te unos 60 gra­dos, re­la­je los hom­bros y de­je caer los bra­zos ha­cia aba­jo.

Len­ta­men­te, le­van­te los bra­zos por los la­dos del cuer­po y ha­cia atrás, mien­tras re­trae sua­ve­men­te el men­tón. Man­ten­ga la po­si­ción unos se­gun­dos y des­cien­da los bra­zos con un mo­vi­mien­to con­tro­la­do, sin ar­quear en de­ma­sía la co­lum­na lum­bar.

ejer­ci­cio 3:

De pie, to­car con am­bas ma­nos los hom­bros de su mis­mo la­do, con los bra­zos de­lan­te del pe­cho y los co­dos ha­cia aba­jo.

Lle­var los bra­zos ha­cia los la­dos y ha­cia atrás, man­te­nien­do los co­dos jun­to al tron­co. Al mis­mo tiem­po, re­traer la ca­be­za e in­ten­tar es­ti­rar­la ha­cia arri­ba. Man­te­ner la po­si­ción unos se­gun­dos y re­gre­sar a la pos­tu­ra ini­cial.

ejer­ci­cio 4: De ro­di­llas, con las palmas de la mano de­trás de la ca­be­za, in­cli­ne el tron­co ha­cia ade­lan­te.

Con el tor­so aun in­cli­na­do, en­de­re­ce la es­pal­da y lle­ve los co­dos y la ca­be­za ha­cia atrás an­tes de re­gre­sar a la po­si­ción ini­cial.

ejer­ci­cio 5: Sen­ta­do en el sue­lo, con las ro­di­llas fle­xio­na­das y los pies apo­ya­dos de­lan­te del cuer­po, in­cli­nar el tor­so ha­cia ade­lan­te y ex­ten­der am­bos bra­zos ha­cia el fren­te.

Sin mo­vi­li­zar el tron­co, lle­ve los bra­zos ha­cia arri­ba y ha­cia atrás, pa­ra des­pués re­gre­sar a la po­si­ción de par­ti­da.

ejer­ci­cio 6: En de­cú­bi­to ven­tral, es de­cir, tum­ba­dos bo­ca aba­jo en el sue­lo, lle­var las ma­nos ha­cia los hom­bros con los co­dos por los la­dos del cuer­po.

Gi­rar los bra­zos ha­cia afue­ra y ha­cia atrás, sin de­jar de fle­xio­nar los co­dos, y al mis­mo tiem­po, le­van­tar le­ve­men­te la ca­be­za y es­pal­da al­ta. Con­ser­var la po­si­ción unos po­cos se­gun­dos y re­gre­sar a la pos­tu­ra ini­cial.

ejer­ci­cio 7: De pie, con el tron­co in­cli­na­do ha­cia ade­lan­te unos 45 gra­dos, des­pe­gar los co­dos del tron­co y ele­var­los de ma­ne­ra que que­den per­pen­di­cu­lar al cuer­po y a la al­tu­ra de los hom­bros. Fle­xio­nar los co­dos y lle­var las ma­nos ha­cia ade­lan­te del cuer­po, con las palmas ha­cia aba­jo y los pul­ga­res fren­te a los hom­bros.

Des­de allí, ex­ten­der los co­dos y lle­var los bra­zos len­ta­men­te ha­cia atrás. Re­gre­sar a la po­si­ción de ini­cio.

es­tos Da­tos no son la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va, por lo que de­bes ver un pro­fe­sio­nal ade­cua­do pa­ra es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.