El día que los hom­bres apa­lea­ron a sus mu­je­res: Ni una me­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

La gra­cia con que con­ta­ba sus chis­tes hi­zo de aquel ofi­cial de Ca­ra­bi­ne­ros un “re­ga­lón”, des­ta­ca­ba en­tre los uni­for­ma­dos por su afa­ble y cordial ca­rác­ter, ani­ma­ba has­ta el más se­rio y rí­gi­do en­tre las fi­las, po­seía una in­ta­cha­ble con­duc­ta dis­ci­pli­na­ria en sus años de ser­vi­cio, lo cual era mé­ri­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra por­tar con dis­tin­ción esas tres es­tre­llas de ca­pi­tán. Eduar­do Perales Mar­tí­nez com­par­tía con to­dos, el res­pe­to no era si­nó­ni­mo de gra­ve­dad, el en­tu­sias­mo lo lle­va­ba en la san­gre, así que­da­ba de ma­ni­fies­to en las reunio­nes so­cia­les fue­ra de las ho­ras de ser­vi­cio, en­tre la ofi­cia­li­dad era el al­ma de las fies­tas ci­vi­les y uni­for­ma­das, des­ta­ca­ba por sus bro­mas has­ta esa ho­ra- acep­ta­das a carcajadas, era muy sim­pá­ti­co, el más bueno pa­ra las ta­llas, di­cen quie­nes le re­co­no­cen. To­do iba bien, pa­ra es­te que sa­bía ser del dé­bil el pro­tec­tor, has­ta que una ve­la­da le cam­bió el ros­tro al al­to man­do lue­go de que se le per­mi­tie­ra con­tar el úl­ti­mo chis­te re­la­cio­na­do con la for­ma co­mo se­ría re­par­ti­do el au­men­to sa­la­rial a los hom­bres de ver­de -por ese en­ton­ces-. El ofi­cial gra­fi­có así el he­cho, a mo­do de bro­ma: “el 60 y pi­co: se­sen­ta por cien­to pa­ra los ofi­cia­les y pi­co pa­ra la tro­pa”. No im­por­tó en­ton­ces el re­la­ja­do en­cuen­tro con sus ami­go­tes ofi­cia­les en aquel pub del sur de Chi­le, y fue su­pe­rior el al­bo­ro­to al co­no­cer­se el chis­te; los su­pe­rio­res del ofi­cial lo su­ma­ria­ron y lo die­ron de ba­ja por con­si­de­rar el he­cho “un agra­vio a la ins­ti­tu­ción”. Di­ga­mos que la an­te­sa­la de es­te su­ce­so fue me­ses an­tes, en el año 1998, don­de el suel­do de Ca­ra­bi­ne­ros era más que ba­jo, dis­ta­ba un 100% me­nos de lo que hoy lla­man suel­do mí­ni­mo, el uni­for­me pe­sa­ba más que la ca­nas­ta fa­mi­liar en las po­bla­cio­nes y vi­llas don­de re­si­dían. Eso lo sa­bían muy bien sus cón­yu­ges que a dia­rio se en­con­tra­ban jun­to a otras mu­je­res de uni­for­ma­dos en los al­ma­ce­nes -don­de pe­dían fia­do el pan y la mar­ga­ri­na-, el diá­lo­go las su­mó jun­to a mu­chas de­ce­nas por la es­cuá­li­da reali­dad que ca­lla­da­men­te vi­vían. Cuan­do las ho­jas de los ár­bo­les caían co­pio­sa­men­te al sue­lo, el oto­ño se su­mó a la vo­lun­tad de unas 200 mu­je­res que de­ci­die­ron or­ga­ni­zar­se y con el ros­tro pin­ta­do to­mar­se el cen­tro de San­tia­go pa­ra pro­tes­tar por las ba­jas re­mu­ne­ra­cio­nes de los es­ta­men­tos más ba­jos de la po­li­cía -la pro­tes­ta ca­yó co­mo una bo­fe­ta­da ese “Día del ca­ra­bi­ne­ro” en su 71 aniver­sa­rio-, el ac­to de es­tas va­le­ro­sas fé­mi­nas fue más allá y es que de al­go es­ta­ban se­gu­ras, asu­mían el ries­go de ser lle­va­das a la jus­ti­cia mi­li­tar ba­jo car­gos de “se­di­ción im­pro­pia”. Que­rían lle­gar con una car­ta has­ta el en­ton­ces pre­si­den­te Frei, jun­to con ha­cer un lla­ma­do a to­das las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, pa­ra que fue­ran las mu­je­res -una vez más- las que to­ma­ran el sar­tén por el man­go, así que só­lo bus­ca­ron don­de de­jar a los hi­jos y par­tie­ron a exi­gir me­jo­res in­gre­sos pa­ra sus fa­mi­lias, pe­ro la re­pre­sión les ca­lló en­tre for­ce­jeos, le­sio­nes va­rias, he­ri­das pro­pi­na­das por gol­pes de pies, pu­ño y lu­ma­zos a dies­tra y si­nies­tra por los pro­pios colegas y ma­ri­dos de las ma­ni­fes­tan­tes, que se su­ma­ron a la hu­mi­lla­ción y las ac­cio­nes ju­di­cia­les que les pi­só la hue­lla a sus di­ri­gen­tes. Las pro­ta­go­nis­tas de la an­te­rior pro­tes­ta son en­jui­cia­das por la jus­ti­cia mi­li­tar por­que el Cuer­po de Ca­ra­bi­ne­ros, que has­ta 1973 de­pen­día del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, fue mi­li­ta­ri­za­do por la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet y que­dó ba­jo el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. Con­sul­ta­da una de las di­ri­gen­tes afir­mó que no te­me ser acu­sa­da de se­di­ción, por­que la Cons­ti­tu­ción de Chi­le di­ce: “to­da per­so­na tie­ne el de­re­cho a or­ga­ni­zar­se pa­cí­fi­ca­men­te”.

Unas 200 mu­je­res que de­ci­die­ron or­ga­ni­zar­se y con el ros­tro pin­ta­do to­mar­se el cen­tro de San­tia­go pa­ra pro­tes­tar por las ba­jas re­mu­ne­ra­cio­nes de los es­ta­men­tos más ba­jos de la po­li­cía -la pro­tes­ta ca­yó co­mo una bo­fe­ta­da ese “Día del ca­ra­bi­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.