La abs­ten­ción como un sín­to­ma

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Edi­son Ca­rras­co Pro­fe­sor en De­re­cho Pe­nal Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo

Pa­sa­dos ya unos días de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, y en co­no­ci­mien­to de que se al­can­zó ca­si un 67% de abs­ten­ción his­tó­ri­ca, so­bre ella la opi­nión ha ido des­de en­ten­der es­to como un dé­fi­cit de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, o bien, como la ma­ni­fes­ta­ción del de­sen­can­to po­lí­ti­co, e in­clu­so hasta com­pren­der­lo como la so­la ex­pre­sión de la de­sidia. Sin em­bar­go cree­mos que to­das és­tas son lec­tu­ras erra­das.

La abs­ten­ción sim­bo­li­za un “no más” a la par­ti­do­cra­cia, y con ello, un “no” a las re­glas ac­tua­les del jue­go po­lí­ti­co. La ba­se de es­te jue­go se ha man­te­ni­do, a par­tir del ini­cio del go­bierno de la Con­cer­ta­ción, en un pro­ce­so en el que los par­ti­dos po­lí­ti­cos han con­cen­tra­do las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, de­jan­do a la ciu­da­da­nía ex­pro­pia­da de di­chas de­ci­sio­nes. Y como es­tas cons­ti­tu­yen el nú­cleo de la po­lí­ti­ca, se man­tie­ne en­ton­ces a la po­lí­ti­ca ex­pro­pia­da de las ma­nos de la ciu­da­da­nía.

El sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción pro­du­ce una de­le­ga­ción de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Es­te es­tá in­ser­to en un sis­te­ma más com­ple­to de de­le­ga­ción: de­le­ga­ción de las de­ci­sio­nes in­mo­bi­lia­rias (co­rre­do­res), de las de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras (agen­tes, eje­cu­ti­vo de cuen­ta), de­ci­sio­nes mé­di­cas (pres­ta­cio­nes Isa­pres), de­ci­sio­nes so­bre el fon­do de pen­sión (AFP), etc.

Gran par­te de es­te sis­te­ma se ba­sa en el au­men­to del tiem­po la­bo­ra­ble fue­ra de las re­la­cio­nes de fa­mi­lia, don­de se pri­va­ti­za el tiem­po de de­ci­sión y se co­pa el tiem­po li­bre. La men­te apro­ble­ma­da y can­sa­da del tra­ba­jo mo­derno no quie­re pen­sar. So­lo de­le­ga.

Es­te sis­te­ma de de­le­ga­ción de de­ci­sio­nes co­mien­za a res­que­bra­jar­se. La abs­ten­ción es un sín­to­ma, pe­ro el sín­to­ma ex­pre­sa­do por una ma­yo­ría. Por el con­tra­rio, el 33% res­tan­te y que vo­tó ha­bría de re­pre­sen­tar en­ton­ces la mi­no­ría. De ellos sur­gió el cas­ti­go a quie­nes man­tu­vie­ron la re­pre­sen­ta­ción su­pues­ta­men­te po­pu­lar o ciu­da­da­na sin me­jo­rar es­ta y sin cam­biar su pro­pia con­di­ción de pri­vi­le­gio: “la Con­cer­ta­ción” (“Nue­va Ma­yo­ría”).

An­te el pa­no­ra­ma for­zo­sa­men­te dua­lis­ta y bi­na­rio, im­pli­có cas­ti­gar­los vo­tan­do a su Né­me­sis de la “tran­si­ción”: la de­re­cha. Y en­tre ellos sur­gió igual­men­te el vo­to dís­co­lo: can­tan­tes, mo­de­los, can­di­da­tos ines­pe­ra­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va. De al­gún mo­do, par­te de es­ta mi­no­ría re­fle­ja, aun­que en un sen­ti­do di­fe­ren­te, el sín­to­ma.

Sub­ya­ce en to­do es­to la crí­ti­ca en con­tra del go­bierno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, y aun en con­tra del pe­que­ño gru­po que to­ma las de­ci­sio­nes den­tro de los par­ti­dos mis­mos, pe­que­ños reinos y prin­ci­pa­dos que se de­ba­ten en lu­cha en­tre ellos pa­ra el ac­ce­so al po­der.

La ciu­da­da­nía so­lo ob­ser­va pa­si­va­men­te có­mo el po­der po­lí­ti­co pa­sa una y otra vez, có­mo tran­si­ta en­fren­te su­yo, có­mo cir­cu­la sin su in­ter­ven­ción. Pre­sen­cia una me­cá­ni­ca, una máquina pues­ta a an­dar des­de la “tran­si­ción” y en la que la ciu­da­da­nía no tie­ne in­je­ren­cia. La ilu­sión se en­cuen­tra en ha­cer creer que se par­ti­ci­pa, que se de­ci­de. De­ci­dir so­bre las ofer­tas cerradas es no de­ci­dir. La máquina fun­cio­na con in­de­pen­den­cia de la elec­ción de los vo­tan­tes, al me­nos, so­bre el ti­po de elec­ción.

Tan­to quie­nes sa­can cuen­tas fe­li­ces, como quie­nes sa­can cuen­tas amar­gas, no es­tán le­yen­do bien la reali­dad po­lí­ti­ca. Vo­to vo­lun­ta­rio por obli­ga­to­rio no só­lo no va a cam­biar di­cha reali­dad y só­lo la ma­qui­lla­rá, sino que con ello se vuel­ve a la vie­ja prác­ti­ca tan chi­le­na de ha­cer que la nor­ma im­pe­ra­ti­va, que el man­da­to, fuer­ce a la reali­dad, a ir por un cau­ce di­fe­ren­te al cual ver­da­de­ra­men­te se di­ri­ge.

¿ Ha­cia dón­de va es­te cau­ce y qué de­ja atrás? De­ja atrás la creen­cia en el sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción sim­pá­ti­ca ac­tual, y por en­de, la ges­tión del po­der po­lí­ti­co por los par­ti­dos po­lí­ti­cos; de la par­ti­do­cra­cia, en su­ma. ¿Ha­cia dón­de va es­te flu­jo? Pro­ba­ble­men­te, a pro­cu­rar ins­tan­cias por la ciu­da­da­nía pa­ra de­ci­dir por sí mis­ma, y a des­pren­der­se de la dic­ta­du­ra de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

La abs­ten­ción sim­bo­li­za un ‘no más’ a la par­ti­do­cra­cia, y con ello, un ‘no’ a las re­glas ac­tua­les del jue­go po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.