De­re­chos en los cen­tros de be­lle­za y es­té­ti­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Juan Pa­blo Pin­to Di­rec­tor Reg. Ser­nac Re­gión del Bio­bío

Se vie­ne el fin de año, épo­ca en que ha­bi­tual­men­te se rea­li­zan mu­chos com­pro­mi­sos, como por ejem­plo, li­cen­cia­tu­ras, fies­tas en los tra­ba­jos, ma­tri­mo­nios, motivo por lo cual los cen­tros de be­lle­za y es­té­ti­ca son al­ta­men­te de­man­da­dos.

Los con­su­mi­do­res de­po­si­tan la con­fian­za en es­te ti­po de ser­vi­cios y no tie­nen op­ción de eva­luar­lo an­tes, por lo que las em­pre­sas de­ben res­pon­der a esa con­fian­za con pro­fe­sio­na­lis­mo.

En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te que los con­su­mi­do­res que con­tra­tan cen­tros de be­lle­za y es­té­ti­ca se­pan que tie­nen de­re­cho a re­ci­bir exac­ta­men­te el ser­vi­cio por el que pa­ga­ron. Es de­cir, to­do lo que se pro­me­ta en la pu­bli­ci­dad o se acuer­de en los con­tra­tos de­be cum­plir­se.

Asi­mis­mo, los con­su­mi­do­res tie­nen de­re­cho a re­ci­bir un ser­vi­cio de ca­li­dad y se­gu­ro. Con ma­yor ra­zón si se tra­ta de un ser­vi­cio don­de pue­de es­tar en jue­go la sa­lud.

Un ser­vi­cio se­gu­ro y de ca­li­dad im­pli­ca que la em­pre­sa cuen­te con los permisos co­rres­pon­dien­tes, cum­plir las nor­mas de sa­lud, con­tar con per­so­nal idó­neo y man­te­ner los im­ple­men­tos en buen estado.

Las em­pre­sas de­ben to­mar to­das las me­di­das pa­ra no arries­gar la sa­lud de los con­su­mi­do­res y res­pon­der si no ha­cen un buen tra­ba­jo.

Si al­gún con­su­mi­dor su­fre da­ños por el mal tra­ba­jo de una em­pre­sa, tie­ne de­re­cho a ser in­dem­ni­za­do por to­dos los da­ños, des­de el cos­to de la aten­ción mé­di­ca y los días que de­jó de tra­ba­jar, hasta el do­lor o las mo­les­tias que pu­do su­frir.

En­tre las re­co­men­da­cio­nes que de­ben to­mar en cuen­ta los con­su­mi­do­res es­tá acu- dir a lo­ca­les for­ma­les y es­ta­ble­ci­dos, pues les per­mi­ti­rá exi­gir sus de­re­chos y no arries­gar­se a re­ci­bir ser­vi­cios inseguros.

Por otro la­do, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se pro­mo­cio­nan di­ver­sos pro­duc­tos que apa­ren­te­men­te tie­nen pro­pie­da­des cos­mé­ti­cas muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra las per­so­nas. En sus men­sa­jes in­clu­yen opi­nio­nes de su­pues­tos es­pe­cia­lis­tas, per­so­na­jes fa­mo­sos y tes­ti­mo­nios de per­so­nas que los han usa­do. Se tra­ta de los pro­duc­tos mi­la­gro.

An­te es­te ti­po de pro­duc­tos es im­por­tan­te que los con­su­mi­do­res eva­lúen crí­ti­ca­men­te la pu­bli­ci­dad y no se de­jen lle­var por pro­me­sas que pa­re­cen “de­ma­sia­do bue­nas pa­ra ser ver­dad”.

Hay que to­mar en cuen­ta que en mayo pa­sa­do, el Ser­nac, tras re­vi­sar la pu­bli­ci­dad de di­ver­sos pro­duc­tos de es­te ti­po, de­nun­ció a cin­co em­pre­sas fa­bri­can­tes, es­pe­cial­men­te por fal­ta de com­pro­ba­bi­li­dad de las afir­ma­cio­nes pu­bli­ci­ta­rias y por in­du­cir a error y en­ga­ño a los con­su­mi­do­res, por las su­pues­tas pro­pie­da­des sa­lu­da­bles y cos­mé­ti­cas, y por los su­pues­tos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud que po­see­rían, por ejem­plo, me­jo­ras en la cir­cu­la­ción san­guí­nea, en las lí­neas de ex­pre­sión fa­cial, lim­pie­za de co­lon y des­in­to­xi­ca­ción del cuer­po, en­tre otros.

Es im­por­tan­te que los con­su­mi­do­res eva­lúen crí­ti­ca­men­te la pu­bli­ci­dad y no se de­jen lle­var por pro­me­sas que pa­re­cen “de­ma­sia­do bue­nas pa­ra ser ver­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.