Los bu­ses ru­ra­les y la dig­ni­dad de las per­so­nas

Lu­crar des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial no tie­ne na­da de ma­lo, pe­ro ha­cer­lo con es­ta­fas, frau­des o per­jui­cios do­lo­sos pa­ra los usua­rios es al­go que no se pue­de per­mi­tir en es­te país, y cla­ra­men­te se evi­ta­ría si los res­pon­sa­bles de fis­ca­li­zar hi­cie­ran s

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

En reite­ra­das oca­sio­nes la pren­sa ha pues­to en la pa­les­tra el gran pro­ble­ma que en­fren­tan los ve­ci­nos de sec­to­res ru­ra­les de la Pro­vin­cia de Bio­bío, quie­nes de­ben via­jar, en al­gu­nas oca­sio­nes en cir­cuns­tan­cias bas­tan­te mi­se­ra­bles, a bor­do de bu­ses que no se en­cuen­tran en las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ope­rar.

En La Tri­bu­na Fin­de pu­di­mos co­no­cer, en la voz de un gru­po de trans­por­tis­tas, las ma­las prác­ti­cas que se rea­li­zan pa­ra ope­rar, al­te­ran­do do­cu­men­ta­ción que per­mi­ta ha­cer pa­sar vehícu­los de los años 80 o 90 como del año 2000 en ade­lan­te.

Es­te es un te­ma gra­ve. Un de­li­to, y tal de­nun­cia pú­bli­ca de­be­ría ser fis­ca­li­za­da en de­ta­lle por los or­ga­nis­mos de la Se­re­mi de Trans­por­tes, pe­ro la­men­ta­ble­men­te, el tra­ba­jo en la zo­na só­lo se con­cen­tra pa­ra fe­chas cla­ves, pe­ro el res­to del año es prác­ti­ca­men­te nu­la la pre­sen­cia de la au­to­ri­dad.

El trans­por­te ru­ral pre­sen­ta se­rias fa­len­cias y al­gu­nos em­pre­sa­rios, sin pen­sar en la dig­ni­dad de los pa­sa­je­ros que lle­van a bor­do, rom­pen to­da bue­na prác­ti­ca.

Má­qui­nas de­te­rio­ra­das, con fil­tra­cio­nes de ven­ta­nas, con pi­sos en mal estado o de­re­cha­men­te ro­tos, con pro­ble­mas de fre­nos o de la pa­lan­ca de cam­bios, en­tre otras, son par­te de las si­tua­cio­nes que de­ben vi­vir cien­tos de per­so­nas dia­ria­men­te que se tras­la­dan a Los Án­ge­les pa­ra tra­ba­jar, es­tu­diar o abas­te­cer­se en el co­mer­cio.

An­te los he­chos, las au­to­ri­da­des del go­bierno de­ben ha­cer­se pre­sen­tes con ur­gen­cia y exa­mi­nar uno a uno los bu­ses, y lo más im­por­tan­te, cas­ti­gar se­ve­ra­men­te a quie­nes es­tán co­me­tien­do es­tos de­li­tos.

La de­nun­cia sos­tie­ne que al­gu­nos em­pre­sa­rios es­ta­rían com­pran­do los pa­pe­les de los bu­ses del Tran­san­tia­go que que­dan en desuso y lue­go los adul­te­ra­rían pa­ra que fi­gu­ren como nue­vos, pro­ce­di­mien­to que se ha­ce bo­rran­do el nú­me­ro de cha­sis del mo­tor.

De ser así, pa­re­ce preo­cu­pan­te el si­len­cio de las au­to­ri­da­des, ya que he­chos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son fran­ca­men­te inacep­ta­bles.

Es mo­men­to de pen­sar en los ne­go­cios em­pre­sa­ria­les po­nién­do­se en lu­gar del clien­te fi­nal y no só­lo de los in­gre­sos que se de­ben ge­ne­rar. La éti­ca em­pre­sa­rial tam­bién pa­sa por otor­gar un ser­vi­cio que ten­ga como ob­je­ti­vo la po­si­ti­va ex­pe­rien­cia del usua­rio.

Lu­crar des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial no tie­ne na­da de ma­lo, pe­ro ha­cer­lo con es­ta­fas, frau­des o per­jui­cios do­lo­sos pa­ra los usua­rios es al­go que no se pue­de per­mi­tir en es­te país, y cla­ra­men­te se evi­ta­ría si los res­pon­sa­bles de fis­ca­li­zar hi­cie­ran su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.