Coor­di­na­do­ra de la Red Pro­vin­cial de Dis­ca­pa­ci­dad acu­só lar­gas es­pe­ras en hos­pi­tal an­ge­lino

A su vez, cri­ti­có a los fun­cio­na­rios del re­cin­to por prio­ri­zar asun­tos per­so­na­les y es­cu­dar­se en el pa­ro pa­ra no cum­plir con su de­ber.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sarmiento pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Mos­trán­do­se pro­fun­da­men­te in­dig­na­da por lo que ca­li­fi­có como “una ma­la aten­ción e in­di­fe­ren­cia del per­so­nal de sa­lud”, la coor­di­na­do­ra de la Red Pro­vin­cial de Dis­ca­pa­ci­dad de Bio­bío, San­dra Val­de­rra­ma, se acer­có a las oficinas de Dia­rio La Tri­bu­na pa­ra de­nun­ciar lar­gas es­pe­ras en la Uni­dad de Emer­gen­cia del Com­ple­jo Asis­ten­cial “Víctor Ríos Ruiz” de Los Án­ge­les.

La acu­sa­ción se ori­gi­nó lue­go de que de­bie­ra vi­vir en “car­ne pro­pia” una su­pues­ta ma­la aten­ción en el ci­ta­do cen­tro de sa­lud, lue­go de que su ma­dre de­bie­ra es­pe­rar por ex­ten­sas ho­ras una aten­ción mé­di­ca la se­ma­na re­cién pa­sa­da.

“Al­re­de­dor de las 12:15 mi ma­má, que su­fre de as­ma, ha­bía acu­di­do al hos­pi­tal a la Uni­dad de Emer­gen­cia, pues es­ta­ba bas­tan­te con­ges­tio­na­da. Pa­sa­das las 15.30 ho­ras me lla­ma mi her­ma­na di­cién­do­me que aún no la aten­dían, por lo cual yo par­tí al cen­tro mé­di­co pa­ra ver qué pa­sa­ba, lle­gan­do a las 16.30, y mi ma­má se­guía en la sa­la de es­pe­ra”, co­men­tó.

Fren­te a ese pa­no­ra­ma, Val­de­rra­ma in­ten­tó in­da­gar qué si­tua­ción ha­bía, pues ase­gu­ra que no se veía per­so­nal en el lu­gar.

“En­tré a los box, en don­de no ha­bía nin­gún mé­di­co. Le pre­gun­té a un en­fer­me­ro dón­de es­ta­ban los de me­di­ci­na, di­cién­do­me que no sa­bía y que no te­nía in­for­ma­ción, en un tono que con­si­de­ré po­co ade­cua­do pa­ra una usua­ria del ser­vi­cio”, eva­luó.

Tras ello, la coor­di­na­do­ra pro­vin­cial re­la­tó que se di­ri­gió a la ad­mi­nis­tra­ción del hos­pi­tal a reclamar por el asun­to, pa­ra ver qué pa­sa­ba con las aten­cio­nes de sa­lud.

“Me di­ri­gí a la ad­mi­nis­tra­ción a ha­blar con la se­cre­ta­ria, quien es­cu­chó mi de­man­da y me acom­pa­ñó de vuel­ta a la Uni­dad de Emer­gen­cias, di­cién­do­me al lle­gar que pro­ba­ble­men­te se en­con­tra­ban to­dos en una ur­gen­cia, ins­tan­te cuan­do de pron­to to­dos co­men­za­ron a lle­gar”, co­men­tó.

La lle­ga­da de los fun­cio­na­rios tran­qui­li­zó un po­co a Val­de­rra­ma, quien de­bió sa­lir del hos­pi­tal un bre­ve lapso por te­mas la­bo­ra­les, no obs­tan­te, cuan­do re­tor­nó, ase­gu­ra, to­do se­guía igual.

“Yo vol­ví pa­sa­das las 17.00 ho­ras y to­da­vía no aten­dían a mi ma­má, por lo cual me di el tiem­po de pre­gun­tar­le a otras usua­rias que es­ta­ban ahí des­de cuán­do es­ta­ban es­pe­ran­do, res­pon­dién­do­me va­rias que es­ta­ban des­de las 8:00 a 9:00 de la ma­ña­na, al­gu­nas in­clu­so con una in­fec­ción uri­na­ria con san­gra­mien­to”, en­fa­ti­zó.

DE­NUN­CIA FOR­MAL

La si­tua­ción des­cri­ta lle­vó a Val­de­rra­ma a es­tam­par una que­ja for­mal, de­nun­cian­do no só­lo el asun­to pun­tual de su ma­dre, sino las lar­gas es­pe­ras de to­dos los usua­rios de ese día, cul­pan­do de ello a una in­di­fe­ren­cia de los fun­cio­na­rios de sa­lud.

“Los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud le dan más im­por­tan­cia a sus asun­tos per­so­na­les, au­sen­tán­do­se por lar­gas ho­ras de sus pues­tos de tra­ba­jo, es­cu­dán­do­se en el con­tex­to de la pa­ra­li­za­ción”, pun­tua­li­zó.

Con­sul­ta­da so­bre si qui­zás se de­bió a un fa­llo del plan de con­tin­gen­cia im­ple­men­ta­do por la mo­vi­li­za­ción, la de­nun­cian­te des­car­tó la si­tua­ción, sos­te­nien­do que es­to es una reali­dad que se vi­ve en el hos­pi­tal por los ma­los pro­to­co­los de aten­ción.

“Creo que es­tas fa­len­cias se vie­nen arras­tran­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po, (…) don­de los doc­to­res no es­tán ha­cien­do el tra­ba­jo que co­rres­pon­de, ya que ellos sa­ben si una per­so­na va gra­ve o no gra­ve, no los pa­ra­mé­di­cos. Ade­más, el di­rec­tor del plan­tel no es­tá fis­ca­li­zan­do el fun­cio­na­mien­to de la Uni­dad de Emer­gen­cia, re­vi­san­do si el sis­te­ma de ca­te­go­ri­za­ción es­tá fun­cio­na­mien­to efi­caz­men­te”, acu­só.

Va­le con­tex­tua­li­zar que la Red Pro­vin­cial de Dis­ca­pa­ci­dad, cu­ya coor­di­na­do­ra es la de­nun­cian­te, es una ins­tan­cia de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en­mar­ca­da en el Ser­vi­cio de Sa­lud, que bus­ca for­ta­le­cer la in­clu­sión de las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

RES­PUES­TA DES­DE EL PLAN­TEL DE SA­LUD

Con ba­se en los an­te­ce­den­tes y an­te la pre­sen­cia del re­cla­mo for­mal, des­de el plan­tel de sa­lud an­ge­lino en­tre­ga­ron una res­pues­ta a la so­li­ci­tud, in­di­can­do que el di­rec­tor del hos­pi­tal an­ge­lino, Brian Ro­me­ro, ya pi­dió los an­te­ce­den­tes co­rres­pon­dien­tes a la Uni­dad de Emer­gen­cia con el ob­je­ti­vo de in­ves­ti­gar los he­chos y en­tre­gar una ade­cua­da res­pues­ta a la que­ja plan­tea­da por Val­de­rra­ma.

LA RE­CLA­MAN­TE pre­sen­tó una de­nun­cia for­mal pa­ra que se in­ves­ti­guen los he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.