Co­noz­ca có­mo iniciar ca­da se­ma­na con “el pie de­re­cho”

Lo más re­co­men­da­ble es no te­ner pre­sen­tes las obli­ga­cio­nes pen­dien­tes cuan­do de dis­fru­tar el tiem­po li­bre se tra­ta.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Ca­si el 50% de las mu­je­res se sien­ten me­nos atrac­ti­vas los lu­nes. De he­cho, es­te día es el que mu­chos desean que ja­más lle­gue, ya sea por el de­seo de des­can­sar un po­co más o por el tra­ba­jo, que les cau­sa an­sie­dad. Pe­ro, ¿có­mo em­pe­zar bien la se­ma­na?

Lo más re­co­men­da­ble es no te­ner pre­sen­tes las obli­ga­cio­nes pen­dien­tes cuan­do de dis­fru­tar el tiem­po li­bre se tra­ta, pe­ro hay otros tips que fun­cio­nan pa­ra em­pe­zar ca­da se­ma­na con áni­mo, y en con­se­cuen­cia, lo­grar las me­tas pro­pues­tas pa­ra ese lapso de tiem­po. To­ma no­ta.

ol­vi­da el ES­TRÉS MAÑANERO

Le­ván­ta­te un po­co an­tes de la ho­ra es­ti­pu­la­da pa­ra que te arre­gles y desa­yu­nes con cal­ma, sin la pre­sión de mi­rar el re­loj a ca­da mo­men­to. Es­to ayu­da­rá a que el cuer­po ab­sor­ba los nu­trien­tes esen­cia­les, ade­más de que evi­tas in­con­ve­nien­tes a úl­ti­ma ho­ra.

Cual­quie­ra que sea tu es­ti­lo, arré­gla­te lo me­jor que pue­das; una bue­na pre­sen­cia siem­pre da­rá la me­jor im­pre­sión, em­pe­zan­do ha­cia ti mis­mo.

lle­ga AN­TES Al TRA­BA­JO

Lle­gar 15 mi­nu­tos an­tes a tu tra­ba­jo te per­mi­te re­la­cio­nar­te con los com­pa­ñe­ros de la ofi­ci­na. Tam­bién avan­zar en tus te­mas pen­dien­tes en ple­na paz, pues mu­chos no han lle­ga­do, el te­lé­fono no sue­na y pue­des po­ner­te al día sin pre­sio­nes.

ES­CU­CHA MÚ­SI­CA

Lle­na tu play­list con la que te po­ne de buen hu­mor, en es­pe­cial aque­lla que au­men­ta tu con­cen­tra­ción. Si no tie­nes per­mi­ti­do es­cu­char­la du­ran­te el cum­pli­mien­to de tus obli­ga­cio­nes, es vá­li­do ha­cer­lo mien­tras vas al tra­ba­jo o a la uni­ver­si­dad, en tus ra­tos li­bres o al re­ti­rar­te.

PIEN­SA en lo BUENO De TU DES­CAN­SO

Com­par­tir con tus com­pa­ñe­ros lo que hi­cis­te el fin de se­ma­na du­ran­te la ho­ra del break, así como es­cu­char lo que ellos tie­nen pa­ra con­tar, pue­de ha­cer que ha­ya un in­ter­cam­bio de ri­sas y bue­na vi­bra.

Vi­ve el PRE­SEN­TE

Es un error fa­tal es­ca­par de la reali­dad; si tie­nes un día di­fí­cil, bus­ca so­lu­cio­nes y dis­fru­ta la sa­tis­fac­ción de en­con­trar­las; dar­te áni­mos es una ex­ce­len­te me­di­ci­na.

PRÉMIATE Al FI­NAL De la JOR­NA­DA

Si ha­ces al­gu­na ac­ti­vi­dad que te gus­te mu­cho y te re­la­je, pue­de dar pie a que desees, o por lo me­nos, que no te mo­les­te cuan­do se acer­que el tan te­mi­do lu­nes.

AGRA­DE­CE

Es la cla­ve del éxi­to pa­ra cual­quier área de la vi­da; bus­ca lo po­si­ti­vo de tu en­torno, de lo que ha­ces, de las co­sas nue­vas que apren­des y de la for­tu­na que tie­nes por te­ner al­go qué ha­cer.

¿Y los ejer­ci­cios?

¿Quie­res em­pe­zar tu se­ma­na con el pie co­rrec­to? Qué me­jor que iniciar con un nue­vo há­bi­to. Por al­go se em­pie­za, son 15 mi­nu­tos en los que te voy a guiar hasta que no pue­das más. Va­mos a es­for­zar­nos en nues­tro pri­mer día pa­ra que el res­to de la se­ma­na si­ga­mos con es­ta pe­que­ña ru­ti­na que pue­des ha­cer an­tes de ir­te a ba­ñar.

Hay que es­ti­rar an­tes de em­pe­zar, por­que si no po­de­mos le­sio­nar­nos, así que in­ten­ta es­ti­rar un po­co. In­clí­na­te ha­cia ade­lan­te e in­ten­ta to­car tus pies.

Mue­ve tu ca­de­ra en mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res len­ta­men­te de un la­do y ha­cia el otro. Ex­tien­de tus bra­zos ha­cia los la­dos, agí­ta­los en círcu­los ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás.

Es­ta ru­ti­na con­sis­te en cin­co ejer­ci­cios de car­dio. Vas a ha­cer­los con­tra cro­nó­me­tro, sin des­can­so y a la más al­ta in­ten­si­dad que pue­das. Si no es­tás acos­tum­bra­da a ha­cer ejer­ci­cio, no im­por­ta. Da tu me­jor es­fuer­zo, pe­ro no te de­ten­gas. Ter­mi­na las se­ries len­ta, pe­ro se­gu­ra. Só­lo son 15 mi­nu­tos.

Ini­cia­mos con jog du­ran­te tres mi­nu­tos; con­sis­te en imi­tar que co­rres, pe­ro en tu lu­gar. Só­lo mueves los pies, ro­di­llas y bra­zos. Lle­va tus ro­di­llas lo más al­to que pue­das e in­cre­men­ta la ve­lo­ci­dad. Aga­rra equi­li­brio con tus bra­zos y no pa­res, só­lo son tres mi­nu­tos.

Tres mi­nu­tos de jum­ping jacks, me­jor co­no­ci­dos como ti­je­ras. Aprie­ta bien el ab­do­men mien­tras subes y ba­jas los bra­zos.

No pa­res. Só­lo son tres mi­nu­tos. Aho­ra só­lo nos fal­tan ocho mi­nu­tos.

Sen­ta­di­llas por tres mi­nu­tos; cui­da tus ro­di­llas. Vas a imi­tar el mo­vi­mien­to como si te fue­ras a sen­tar en una si­lla. Cui­da que tus ro­di­llas no re­ba­sen la al­tu­ra de tus pies. No subas com­ple­ta­men­te; es un mo­vi­mien­to pe­que­ño.

Es­ta es una va­ria­ción de la plan­cha que ayu­da a for­ta­le­cer el ab­do­men. Con la es­pal­da rec­ta y apre­tan­do muy bien tu ab­do­men, vas a abrir y ce­rrar el com­pás de tus pier­nas por dos mi­nu­tos.

Un mi­nu­to. Es­te ejer­ci­cio es una bomba. Pue­des iniciar ha­cien­do 30 se­gun­dos, pa­rar por 10 se­gun­dos y se­guir con otros 30 se­gun­dos. Es un ejer­ci­cio ex­ce­len­te pa­ra car­dio. Aquí te pu­se la for­ma co­rrec­ta de ha­cer­lo, bá­si­ca­men­te hay que man­te­ner la es­pal­da lo más rec­ta po­si­ble y el ab­do­men apre­ta­do mien­tras lan­zas tus pier­nas al­ter­na­da­men­te ha­cia ade­lan­te lo más rá­pi­do que pue­das. ¡No pa­res! Re­cuer­da que tu cuer­po pue­de se­guir, lo úni­co que te fre­na real­men­te es­tá en tu ca­be­za.

Dos mi­nu­tos. Es­te ejer­ci­cio con­sis­te en lan­zar una so­la pier­na ha­cia ade­lan­te y ba­jar. A par­tir de eso vas a al­ter­nar las pier­nas; tu pier­na tra­se­ra es la que tie­ne que asu­mir el rol de so­por­te, y es la mis­ma que te im­pul­sa­rá pa­ra cam­biar de pier­na.

Bur­pees: úl­ti­mo mi­nu­to. Las que pue­das com­ple­tar a tu rit­mo. Aho­ra ten cui­da­do cuan­do lle­gues a la plan­cha, no de­jes que tu ab­do­men to­que el pi­so. Sal­ta lo más al­to que pue­das y no te de­ten­gas, só­lo son 60 se­gun­dos.

el úl­ti­mo ejer­ci­cio de­bes cum­plir­lo de es­ta for­ma; si­gue la ima­gen pa­ra que no ten­gas pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.