Geor­ge Swa­neck: “cuan­do en­se­ñas, apren­des mu­cho tam­bién”

Cin­co me­ses de en­tre­na­mien­to han ex­pe­ri­men­ta­do los alum­nos y alum­nas del Ta­ller CCMLA de dan­za con­tem­po­rá­nea, len­gua­je es­cé­ni­co po­co ex­plo­ra­do en Los Án­ge­les, pe­ro que de a po­co ha ido ad­qui­rien­do un es­pa­cio en el am­bien­te artístico lo­cal.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CORPORACIÓN CULTURAL MUNICIPAL DE LOS ANGELES -

“Mi nom­bre es Geor­ge Swa­neck Kaid y soy un in­tere­sa­do en las artes es­cé­ni­cas”. De es­ta for­ma se pre­sen­ta quien en la ac­tua­li­dad es el pro­fe­sio­nal en­car­ga­do del ta­ller de dan­za con­tem­po­rá­nea, rea­li­za­do por la Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral Mu­ni­ci­pal de Los Án­ge­les.

Bai­la­rín de pro­fe­sión egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Academia de Hu­ma­nis­mo Cris­tiano, ac­tual­men­te se en­cuen­tra es­tu­dian­do Tea­tro Ex­pe­ri­men­tal en el La­bo­ra­to­rio Es­cue­la de Ex­pre­sión Cor­po­ral Dra­má­ti­ca, con la ar­tis­ta chi­le­na ra­di­ca­da en Es­pa­ña, Jes­si­ca Wal­ker, ca­sa de es­tu­dios a la que ac­ce­dió gra­cias a ob­te­ner una de las cin­co be­cas des­ti­na­das a ta­len­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Vi­ña­ma­rino de na­ci­mien­to, pe­ro con re­si­den­cia du­ran­te gran par­te de su vi­da en Con­cep­ción y Santiago, ca­pi­ta­les don­de ad­qui­rió los co­no­ci­mien­tos que componen lo que de­no­mi­na su “pla­ni­fi­ca­ción im­pro­vi­sa­da”, mez­cla de es­truc­tu­ra y adap­ta­ción a las con­di­cio­nes de sus alum­nos, y con la que ins­tru­ye en es­te len­gua­je es­cé­ni­co a una de­ce­na de en­tu­sias­tas jó­ve­nes y adul­tos an­ge­li­nos.

En tu tra­yec­to­ria te has mo­vi­do por dis­tin­tas expresiones ar­tís­ti­cas,

¿Cuál de ellas pre­fie­res?

Mi ro­llo prin­ci­pal es con la dra­ma­tur­gia, por­que en es­te mis­mo cru­ce de las artes y la es­cri­tu­ra, mi in­ten­ción es lle­gar a una dra­ma­tur­gia, pe­ro cor­po­ral. Lo re­la­ciono con el pa­pel, por­que se su­po­ne que es un ejer­ci­cio que el bai­la­rín no ha­ce, pe­ro mi in­ten­ción es ver la dra­ma­tur­gia que hay en la dan­za. Es­to es una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da que me tie­ne “pre­sen­te”; yo an­tes no era una per­so­na de es­tu­diar o pla­ni­fi­car, o de mu­cho “tra­ba­jo de me­sa”, pe­ro aho­ra sí, me en­can­ta leer y es­cri­bir.

¿ Qué ga­ti­lló es­te vuel­co a la es­cri­tu­ra?

El in­te­rés sim­ple­men­te de des­cu­brir otra co­sa; a me­di­da que he avan­za­do, he ido sol­tan­do mis pro­pias re­sis­ten­cias; no só­lo me des­cri­bo como bai­la­rín, por­que en el fon­do to­do es to­do. Y ade­más he ido in­te­gran­do to­do lo que he apren­di­do y lo ne­ce­si­to, ne­ce­si­to bai­lar, ne­ce­si­to to­mar cla­ses, ha­cer cla­ses, en de­fi­ni­ti­va ir in­te­gran­do to­do lo que ya es­tá en mi cuer­po.

¿Có­mo te ini­cias­te en las artes es­cé­ni­cas?

Vi­vía en Con­cep­ción, es­ta­ba en cuar­to me­dio y me echa­ron del li­ceo en el mes de mayo, cuan­do no ha­bía for­mas de en­con­trar otro es­ta­ble­ci­mien­to. Yo vi­vía con mis her­ma­nos, me pu­se a bus­car que ha­cer y vi un afi­che de un ta­ller de dan­za de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción; te­nía 17 años, pre­vio a eso no te­nía nin­gún acer­ca­mien­to a las artes. Es­tu­ve tra­ba­jan­do a to­pe con es­ta com­pa­ñía hasta que via­jé a Santiago y acom­pa­ñé a un ami­go que es­tu­dia­ba dan­za; cuan­do en­tré a esa sa­la, des­cu­brí que eso era lo mío, que­ría es­tar ahí y es­tu­diar lo que me gus­ta­ba.

Hoy me de­di­co al tea­tro de fren­tón y lo es­tu­dio en Es­pa­ña. La lí­nea de la es­cue­la es ex­pe­ri­men­tal, lo que me aco­mo­da mu­cho por­que lo con­ju­ga to­do, y jun­to con es­to tam­bién me de­di­co a la es­cri­tu­ra. Las artes es­cé­ni­cas es­tán in­vo­lu­cra­das unas con otras, y yo no pue­do es­tar só­lo en un lu­gar.

A los 30 años te fuis­te a es­tu­diar Tea­tro a Barcelona ¿Qué cam­bios has ex­pe­ri­men­ta­do en es­te pro­ce­so?

An­tes ha­cía por ha­cer, pe­ro en la es­cue­la que es­toy aho­ra es in­creí­ble. Pos­tu­lé y me be­ca­ron, lle­gué allá y ha­bía asig­na­tu­ras for­ma­les de una es­cue­la de tea­tro: ac­tua­ción, ex­pre­sión cor­po­ral, voz, pe­ro tam­bién me­di­ta­ción, yo­ga, me­di­ci­na chi­na, tao, ha­ra y otros.

En el fon­do ahí en­ten­dí lo que pos­tu­la­ba la es­cue­la; el pri­mer tra­ba­jo que uno tie­ne que ha­cer es con uno mis­mo, don­de tie­nes que mi­rar to­da la mier­da que tie­nes den­tro, y no te pue­des ha­cer el lo­co, mi­rar tu pro­pia os­cu­ri­dad, acep­tar la reali­dad y la de los que par­ti­ci­pan en ella.

Na­die te obli­ga a ha­cer­lo, tú ves hasta cuan­do te abres y par­ti­ci­pas, al­gu­nos se sa­nan y otros no. En to­tal somos 30 com­pa­ñe­ros, 10 o 12 es­tán ahí pa­ra es­tu­diar tea­tro y el res­to lo ve como una te­ra­pia.

¿Y có­mo se ca­na­li­za to­do es­te pro­ce­so en un mon­ta­je tea­tral?

El fin es ha­cer tea­tro, un re­mon­ta­je o una obra nue­va; el ca­mino es lo que ha­ce la di­fe­ren­cia. Tra­ba­jas en ti pri­me­ro, y es­to te per­mi­te es­tar como un pa­pel en blanco. Con es­to, en­ten­dién­do­te a ti mis­mo, te vuel­ves mol­dea­ble, con la po­si­bi­li­dad de adop­tar cual­quier per­so­na­je.

El am­bien­te de las artes es­cé­ni­cas, ¿es muy dis­tin­to en Es­pa­ña en com­pa­ra­ción con Chi­le?

La úni­ca di­fe­ren­cia es que hay más es­pa­cios don­de, por ejem­plo, ha­cer re­si­den­cias. Y lo otro es que hay har­to pú­bli­co pa­ra to­do, la gen­te con­su­me arte, se atre­ve, y nos es tan ca­ro pa­ra ellos.

Lue­go de ter­mi­nar tus es­tu­dios,

¿ quie­res vol­ver a Chi­le?

Me in­tere­sa apren­der to­do lo que ten­ga que apren­der y ve­nir­me a en­se­ñar; sien­to que en ge­ne­ral acá es­tá to­do muy des­nu­tri­do en re­la­ción al arte. Com­par­tir mis co­no­ci­mien­tos por­que hay una opor­tu­ni­dad su­per­im­por­tan­te, y pre­ten­do apro­ve­char­la. Cuan­do en­se­ñas, apren­des mu­cho tam­bién.

Ha­ce ya cin­co me­ses im­par­tes el ta­ller de dan­za con­tem­po­rá­nea en la CCMLA, ¿qué tal la ex­pe­rien­cia con los jó­ve­nes an­ge­li­nos?

En­ten­día que acá no ha­bía mu­cho de dan­za con­tem­po­rá­nea y que hay una ba­se muy clá­si­ca; mi in­ten­ción es rom­per un po­co con ello “en bue­na” y ha­cer en­ten­der a los bai­la­ri­nes que se atre­van, que so­me­ter­se a nue­vos len­gua­jes les sir­ve, es otro po­lo de lo que han vis­to, en de­fi­ni­ti­va que co­noz­can y po­ten­cien lo que ya han apren­di­do.

¿Qué es­pe­ras que se lle­ven los chi­cos del ta­ller?

Que lo pa­sen bien y que pue­dan apren­der, que se lle­ven al­gu­na co­sa en su pro­pio cuer­po y que lo pue­dan per­ci­bir des­de otro.

LOS ALUM­NOS del ta­ller CCMLA en el Sa­lón de las Artes.

GEOR­GE SWA­NECK, bai­la­rín, ac­tor y dra­ma­tur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.