La cues­tión de ser o no ser me­dio­cre

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

La de­ter­mi­na­ción de so­cie­dad me­dio­cre, en es­tos tiem­pos que se ana­li­za to­do y se di­ce to­do, es una cues­tión de in­te­rés so­cial. Y me ima­gino que a no­so­tros los chi­le­nos nos gus­ta­ría sa­ber si so­mos o no una so­cie­dad me­dio­cre.

Me­dio­cre. En el Dic­cio­na­rio tie­ne dos acep­cio­nes: 1.- “De ca­li­dad me­dia”, y 2.- “De po­co mé­ri­to, ti­ran­do a ma­lo”. ¿Es­ta­re­mos en es­to de la ca­li­dad me­dia o, peor aún, “ti­ran­do a ma­lo”?

Los paí­ses cu­ya cul­tu­ra es re­le­van­te y tie­nen una so­cie­dad res­pon­sa­ble no tie­nen ne­ce­si­dad de dic­tar le­yes a ca­da ra­to. Más bien, si­guien­do la opi­nión aris­to­té­li­ca, aque­lla que nos re­cuer­da que “la ley es la ma­ni­fes­ta­ción de los me­dio­cres”, por cuan­to ella, la ley es una ma­ni­fes­ta­ción ab­so­lu­ta, sin con­si­de­ra­ción al­gu­na de la ri­que­za so­cial o ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual, di­chos paí­ses dic­tan una ley en los ex­tre­mos de la ne­ce­si­dad ins­ti­tu­cio­nal.

No­so­tros los chi­le­nos dic­ta­mos ley pa­ra to­do, va­mos en la nú­me­ro 21.540 y el Con­gre­so si­gue im­per­té­rri­to dic­tan­do dos o tres dia­rias, y los par­la­men­ta­rios en la má­xi­ma ex­pre­sión de su irres­pon­sa­bi­li­dad, anun­cian­do que han pre­sen­ta­do “200 pro­yec­tos de le­yes”, co­mo si aque­llo fue­ra un mé­ri­to. Y lo más gra­ve es aque­lla ab­sur­da pro­cla­ma­ción: “la ley se su­po­ne co­no­ci­da”. Co­mo si hu­bie­se al­guien en Chi­le que co­no­cie­ra 21.540 tex­tos. To­do ab­sur­do.

La huel­ga de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, in­clu­yen­do los epí­te­tos de “mi­nis­tro ma­ri­cón”, vo­ci­fe­ra­do por una mu­jer en el Con­gre­so Na­cio­nal, sus des­fi­les, pan­car­tas, gri­tos y ros­tros odio­sos, dan cuen­ta de un país que es in­ca­paz de te­ner una co­mu­ni­ca­ción con fun­da­men­tos ver­da­de­ros. Es tan atrac­ti­va la fuer­za que más va­le uti­li­zar la irra­cio­na­li­dad que la con­ver­sa­ción. Na­da im­por­ta de lo que ocu­rra en el res­to, tam­po­co im­por­ta el dra­ma fa­mi­liar.

En Chi­llán, una doc­to­ra ope­ra­ba una ce­sá­rea de ur­gen­cia y de pron­to se abren las puer­tas del pa­be­llón e in­gre­só una tur­ba, guia­dos por un di­ri­gen­te, que da­ba ór­de­nes de de­te­ner la ope­ra­ción. Ima­gi­na­mos el ros­tro pa­vo­ro­so de la mu­jer que se apres­ta­ba re­ci­bir a su hi­jo. La ra­zón de ta­les gri­tos era que di­cha ce­sá­rea “que­bra­ba el mo­vi­mien­to huel­guís­ti­co”. In­hu­mano, fe­roz, aque­llos que gri­ta­ban den­tro del pa­be­llón era la ima­gen de un país cu­ya me­dio­cri­dad al­can­za­ba los más al­tos ni­ve­les.

Re­co­rrer los ca­mi­nos del mun­do es per­ca­tar­se de que los chi­le­nos son los úni­cos que tie­nen po­li­cías en sus edi­fi­cios, va­ria­dos ca­rros, lu­ces de emer­gen­cia, co­nos na­ran­jas y cien­tos de po­li­cías con­tro­lan­do el trán­si­to. Y aun así, ca­da fin de se­ma­na lar­go, co­mo una lotería, se anun­cia el pre­mio gor­do: “32 muer­tos, cua­tro más que el año pa­sa­do”. Y si­guen con­du­cien­do bo­rra­chos, otros a 140 km/hr, más allá, en la ber­ma con un sánd­wich en la bo­ca, ex­pues­tos a la ve­lo­ci­dad de la ca­rre­te­ra, “el pri­mer desa­yuno del via­je”. Gas­ta­mos mi­les de mi­llo­nes de pe­sos en to­do es­te en­tra­ma­do de irres­pon­sa­bi­li­da­des y no hay pa­ra cuán­do ter­mi­nar.

¿ Me­dio­cre? Al­go du­ro ca­li­fi­car a una na­ción de esa for­ma, pe­ro con­ven­ga­mos que en es­tos tiem­pos, los chi­le­nos hemos da­do mues­tra de una me­dio­cri­dad cu­yos al­can­ces, in­sos­pe­cha­dos, de­bi­li­ta­rán nues­tra so­cie­dad, y un país en ta­les con­di­cio­nes (“ba­na­ne­ro”… los más co­no­ci­dos) pier­de va­lor en el mun­do.

Gas­ta­mos mi­les de mi­llo­nes de pe­sos en to­do es­te en­tra­ma­do de irres­pon­sa­bi­li­da­des y no hay pa­ra cuán­do ter­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.