Ver­dad o cam­pa­ña su­cia, a Pi­ñe­ra se le com­pli­có el fu­tu­ro

Lo cier­to es que hoy, Sebastián Pi­ñe­ra se en­cuen­tra en un ver­da­de­ro pro­ble­ma que po­dría hun­dir cual­quier po­si­bi­li­dad de ser nue­va­men­te pre­si­den­te de Chi­le, y con ello la coa­li­ción per­de­ría to­da po­si­bi­li­dad de con­ti­nui­dad, por­que no tie­nen más can­di­da­tos d

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día lu­nes es de aque­llas jor­na­das que se­gu­ra­men­te el ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra quie­re ol­vi­dar. Tras­cen­dió en di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, mien­tras el ex je­fe de Es­ta­do es­ta­ba en ejer­ci­cio de su car­go, Ban­card ha­bría com­pra­do ac­cio­nes en la Pes­que­ra Exal­mar S.A., una fir­ma pe­rua­na que po­see ca­si el 5% de la cuo­ta de pes­ca de la zo­na y que se vio fa­vo­re­ci­da con el fa­llo de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Ha­ya.

De ser cier­to el he­cho, co­mo sos­tie­nen des­de la Nue­va Ma­yo­ría, en don­de ya han so­li­ci­ta­do una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra que ana­li­ce el ca­so, es­ta­ría­mos fren­te a una si­tua­ción muy com­ple­ja.

Pe­ro sal­tan pre­gun­tas a la vis­ta. ¿Có­mo po­dría ha­ber co­no­ci­do el re­sul­ta­do de la pre­sen­ta­ción el ex pre­si­den­te o el equi­po em­pre­sa­rial que ad­mi­nis­tra sus fon­dos?

El ex man­da­ta­rio ha ase­gu­ra­do que es­to se ha trans­for­ma­do en una cam­pa­ña su­cia, de­bi­do a que los son­deos en la opi­nión pú­bli­ca lo po­si­cio­nan co­mo el can­di­da­to más fuer­te a lo­grar la pre­si­den­cia de Chi­le y que esa ra­zón “ses­ga­da y ten­den­cio­sa” só­lo in­ten­ta­ría po­ner en du­da las ca­pa­ci­da­des o vo­lun­ta­des con las que eje­cu­tó la de­man­da ma­rí­ti­ma.

Lo cier­to es que hoy, Sebastián Pi­ñe­ra se en­cuen­tra en un ver­da­de­ro pro­ble­ma que po­dría hun­dir cual­quier po­si­bi­li­dad de ser nue­va­men­te pre­si­den­te de Chi­le, y con ello la coa­li­ción per­de­ría to­da po­si­bi­li­dad de con­ti­nui­dad, por­que no tie­nen más can­di­da­tos de pe­so.

Si fue un boi­cot en su con­tra al es­ti­lo de House of Cards, nun­ca se sa­brá, pe­ro lo sea o no, es­ta in­for­ma­ción re­ve­la­da por la pren­sa chi­le­na nue­va­men­te po­ne en te­la de jui­cio los es­tre­chos víncu­los que exis­ten en­tre la po­lí­ti­ca y el di­ne­ro.

Fi­nal­men­te, ca­be in­di­car que los par­ti­dos de opo­si­ción han sa­li­do a de­fen­der in­can­sa­ble­men­te al em­pre­sa­rio, pe­ro sin co­no­cer a cien­cia cier­ta to­dos los ar­gu­men­tos. Hay que ser cui­da­do­sos y no de­fen­der si­tua­cio­nes que más ade­lan­te sean in­de­fen­di­bles. De ello sa­be la pro­pia pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca y per­so­ne­ros im­por­tan­tes de la coa­li­ción que bus­can sa­lir de si­tua­cio­nes en­go­rro­sas, co­mo ha­ber­le pe­di­do di­ne­ro al yerno de Pi­no­chet. Men­ti­ra o ver­dad, al­go que­da­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.