Ca­si $5 mi­llo­nes en pér­di­das por ro­bo de flo­res en áreas ver­des an­ge­li­nas

La di­rec­to­ra de Aseo y Or­na­to, Via­net Qui­jón, ma­ni­fes­tó que es­tán eva­luan­do pre­sen­tar una de­nun­cia an­te Ca­ra­bi­ne­ros.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Marcos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Con la fi­na­li­dad de so­li­ci­tar la coo­pe­ra­ción de la ciu­da­da­nía y dis­mi­nuir el au­men­to pro­gre­si­vo de las sus­trac­cio­nes, des­de la Di­rec­ción de Aseo y Or­na­to de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Án­ge­les de­nun­cia­ron la pér­di­da de ca­si $5 mi­llo­nes por con­cep­to de ro­bo de flo­res y plan­tas en dis­tin­tas áreas ver­des de la co­mu­na.

Las sus­trac­cio­nes, si bien par­tie­ron co­mo he­chos ais­la­dos, en los úl­ti­mos me­ses se han in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, con­cen­trán­do­se en al­gu­nos sec­to­res de Los Án­ge­les.

Es así que, por ejem­plo, en la ca­lle Ba­que­dano se han sa­ca­do 45 hor­ten­sias; en Ave­ni­da Ri­car­do Vi­cu­ña se ro­ba­ron 100 plan­tas, es­pe­cí­fi­ca­men­te en­tre las cua­dras de Val­di­via y Men­do­za, y cer­ca de la Es­cue­la Nº 2 se ha de­bi­do re­po­ner la to­ta­li­dad de las es­pe­cies en al me­nos tres opor­tu­ni­da­des.

El ni­vel de las sus­trac­cio­nes ha lle­va­do a pen­sar a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les que no se tra­ta pre­ci­sa­men­te de un “ro­bo hor­mi­ga”, sino más bien de per­so­nas que se es­tán de­di­can­do a hur­tar ma­si­va­men­te flo­res y plan­tas de las áreas ver­des, co­mo acu­só la di­rec­to­ra de Aseo y Or­na­to, Via­net Qui­jón.

“Los ro­bos son im­por­tan­tes por­que te sus­traen 35 ro­sas o sec­to­res com­ple­tos de flo­res, co­mo ga­za­nias, la­van­das o hor­ten­sias. Por ello, apa­ren­te­men­te se tra­ta­ría de per­so­nas de­di­ca­das al hur­to de es­tas es­pe­cies (…), por lo cual no es­ta­mos fren­te a un ro­bo hor­mi­ga, sino más bien un ro­bo ca­si pla­nea­do con la fi­na­li­dad po­si­ble de re­ven­der­las”, acu­só.

Tras ello, Qui­jón reali­zó una es­ti­ma­ción de los cos­tos de las sus­trac­cio­nes, ci­fra que re­sul­tó ser mi­llo­na­ria.

“En es­ta tem­po­ra­da hemos te­ni­do en­tre mil y mil 500 ro­bos, y si cal­cu­la­mos que ca­da es­pe­cie cues­ta tres mil pe­sos (…) es­ti­ma­mos que son en­tre 3 y 5 mi­llo­nes el cos­to de la pér­di­da. Va­le men­cio­nar que es­to es só­lo por el va­lor de las es­pe­cies, sin con­tar el tra­ba­jo em­plea­do”, pun­tua­li­zó.

La si­tua­ción es­tá pro­vo­can­do que las au­to­ri­da­des co­mu­na­les eva­lúen pre­sen­tar una de­nun­cia an­te Ca­ra­bi­ne­ros con la fi­na­li­dad de que se in­ves­ti­gue el he­cho y se lo­gre iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles.

“Has­ta el mo­men­to no lo hemos he­cho, pe­ro a es­ta al­tu­ra cree­mos que po­dría ser con­ve­nien­te, por el cos­to en re­po­ner las es­pe­cies y el es­fuer­zo que se de­di­ca en ello”, ex­pli­có.

Por úl­ti­mo, la di­rec­to­ra de Aseo y Or­na­to reali­zó un lla­ma­do a la co­mu­ni­dad an­ge­li­na con la fi­na­li­dad de que de­nun­cie cuan­do ob­ser­ve a su­je­tos in­ter­vi­nien­do las áreas ver­des.

“Mi in­te­rés es ha­cer un lla­ma­do a la co­mu­ni­dad pa­ra que nos co­la­bo­re en el te­ma, si es po­si­ble ha­cién­do­nos lle­gar al­gu­na de­nun­cia a no­so­tros”, con­clu­yó.

RO­BO A PAR­TI­CU­LA­RES

Es­ta reali­dad no só­lo ha afec­ta­do a las áreas ver­des del mu­ni­ci­pio an­ge­lino, ya que par­ti­cu­la­res que han que­ri­do her­mo­sear los es­pa­cios pú­bli­cos cer­ca­nos a sus pro­pie­da­des tam­bién se han vis­to afec­ta­dos por el ro­bo co­ti­diano de flo­res y plan­tas.

Uno de es­tos ca­sos ocu­rrió ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en el lo­cal De Mi Tie­rra Piz­zas, en don­de un su­je­to arran­có una gran can­ti­dad de ár­bo­les pe­que­ños (che­que­nes) que se en­con­tra­ban a las afue­ras de la en­tra­da.

Una de las due­ñas del ne­go­cio, Ma­ria­ne­la Sáez, na­rró el he­cho a Dia­rio La Tribuna, ca­li­fi­can­do que se tra­tó de un he­cho pla­ni­fi­ca­do.

“El ti­po fue di­rec­ta­men­te a ro­bar­nos. Por lo que no se tra­ta de una ac­ción for­tui­ta, sino pre­me­di­ta­da, ya que la per­so­na que lo hi­zo fue a una ho­ra que sa­bía que es­ta­ba ce­rra­do nues­tro lo­cal, es de­cir, un do­min­go a las 1:00 de la ma­ña­na”, pre­ci­só.

De igual mo­do, Sáez ex­pli­có las ra­zo­nes que la mo­ti­va­ron pa­ra ha­cer pú­bli­co el he­cho, ya que di­fun­dió por sus re­des so­cia­les ex­trac­tos del re­gis­tro de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

“Es ya la sex­ta o sép­ti­ma vez que nos pa­sa. Por ello, qui­si­mos di­fun­dir­lo en nues­tro Fa­ce­book no con la fi­na­li­dad de re­cu­pe­rar las co­sas que nos fue­ron ro­ba­das, sino pa­ra que la per­so­na que lo hi­zo sien­ta al­go de ver­güen­za, ya que sus­tra­jo plan­tas que son su­ma­men­te ba­ra­tas y des­tru­yó, a la vez, un es­pa­cio pú­bli­co”,

EN AL­GU­NAS PLA­ZAS se pue­den apre­ciar cla­ra­men­te los efec­tos de los úl­ti­mos ro­bos de plan­tas y flo­res en es­pa­cios pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.