PDI lle­va 115 ór­de­nes de in­ves­ti­gar por de­li­tos de ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do

La pro­vin­cia se ubi­ca en el ter­cer lu­gar re­gio­nal en es­ta ma­te­ria, don­de es­te de­li­to al­can­zó una di­mi­nu­ción del 8%.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

En­tre los me­ses de enero y agos­to de 2016, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes tra­ba­jó en 115 ór­de­nes de in­ves­ti­gar por de­li­tos de ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do en la Pro­vin­cia de Bio­bío.

A ni­vel re­gio­nal, la ci­fra al­can­za un to­tal de 594, sien­do las pro­vin­cias de Con­cep­ción y Ñu­ble las que más in­da­ga­to­rias de­bie­ron rea­li­zar en es­ta ma­te­ria, con 197 ór­de­nes. La de Arau­co ocu­pó el úl­ti­mo pues­to, con 85.

Asi­mis­mo, du­ran­te igual pe­rio­do de tiem­po, la pre­fec­tu­ra de Bio­bío aco­gió 39 de­nun­cias por es­te ilí­ci­to.

De un to­tal de 420 de­nun­cias, la pre­fec­tu­ra pro­vin­cial de Con­cep­ción aco­gió 219, si­guién­do­le Ñu­ble con 133, mien­tras que la de Arau­co ocu­pó el úl­ti­mo lu­gar de la lis­ta, con 29. De acuer­do con da­tos de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, la Re­gión del Bio­bío ha pre­sen­ta­do una dis­mi­nu­ción del 8% en es­te ti­po de ilí­ci­tos.

Es­to quie­re de­cir que si du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2015 se re­gis­tra­ron 4.118 ca­sos, en igual pe­rio­do de 2016 la ci­fra ca­yó a 3.787.

CAM­PA­ÑA Y RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

En sep­tiem­bre pa­sa­do se reali­zó el lan­za­mien­to de una cam­pa­ña de­no­mi­na­da “La se­gu­ri­dad par­te por ca­sa”.

La ini­cia­ti­va bus­ca en­tre­gar re­co­men­da­cio­nes en torno a las me­di­das pre­ven­ti­vas que hay que adop­tar pa­ra evi­tar ro­bos, tan­to en ca­sas co­mo de­par­ta­men­tos, en épo­ca de pri­ma­ve­ra y ve­rano.

Es­ta pro­pues­ta bus­ca en­tre­gar consejos bá­si­cos y prác­ti­cos pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de es­te ti­po de de­li­tos me­dian­te ac­cio­nes pre­ven­ti­vas de fá­cil com­pren­sión y orien­ta­das a ge­ne­rar un há­bi­to ciu­da­dano en cuan­to a adop­tar pre­cau­cio­nes, y tam­bién ha­cer­se par­te del com­ba­te con­tra la de­lin­cuen­cia al evi­tar si­tua­cio­nes de ries­go.

“La Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de Chi­le es­tá preo­cu­pa­da no só­lo de los ro­bos en lu­gar ha­bi­ta­do, sino que de to­dos los de­li­tos que ocu­rren (...) Nues­tras ci­fras son po­si­ti­vas; es de­cir, no te­ne­mos un au­men­to con­si­de­ra­ble, sino que las hemos man­te­ni­do en una lí­nea es­tán­dar”, re­la­tó el je­fe de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (Bi­crim) de la PDI an­ge­li­na, el sub­pre­fec­to Jor­ge Val­dés.

El ofi­cial en­tre­gó, además, al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que las per­so­nas no su­fran es­te ti­po de de­li­tos, los que no só­lo da­ñan la par­te mo­ne­ta­ria, sino que tam­bién emo­cio­nal de las víc­ti­mas al per­der es­pe­cies de gran va­lor sen­ti­men­tal en ma­nos de de­lin­cuen­tes.

En es­te sen­ti­do, Val­dés re­cal­có la im­por­tan­cia de man­te­ner una bue­na vi­si­bi­li­dad ha­cia el ex­te­rior de la vi­vien­da. Es­to con­sis­te en evi­tar que sea ta­pa­da tan­to por ma­le­zas co­mo por plan­tas, co­mo una for­ma de sa­ber lo que es­tá ocu­rrien­do en las in­me­dia­cio­nes de la ca­sa.

De igual for­ma, re­sul­ta im­por­tan­te es­tu­diar to­das aque­llas zo­nas vul­ne­ra­bles de la ca­sa.

“To­dos sa­be­mos cuá­les son es­tas zo­nas; qui­zás pue­de ser la puer­ta tra­se­ra o que el por­tón no es­tá bien ins­ta­la­do y que es por don­de pue­den in­gre­sar ( los an­ti­so­cia­les)”, ex­pli­có el ofi­cial de la po­li­cía ci­vil.

Val­dés ins­tó a ba­ra­jar la op­ción de ge­ne­rar al­gún ti­po de aler­ta. En es­te sen­ti­do, pue­de ser la im­ple­men­ta­ción de al­gún sis­te­ma de alar­ma o con­si­de­rar al­go tan sim­ple co­mo un pe­rro, el que pue­de aler­tar a los due­ños de ca­sa si al­go no mar­cha bien.

En ca­so de sa­lir por un par de ho­ras o por va­rios días, de­je en­car­ga­da su ca­sa a al­gún ve­cino. La idea es que sean ellos quie­nes pue­dan es­tar aten­tos a cual­quier mo­vi­mien­to ex­tra­ño que pue­da ge­ne­rar­se en las in­me­dia­cio­nes de la vi­vien­da.

Es im­por­tan­te, además, man­te­ner un re­gis­tro de nues­tro bie­nes. Pa­ra ello, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble lle­var un ca­tas­tro que con­tem­ple el nú­me­ro de se­rie, mar­ca y có­di­gos de los distintos apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos que po­see en su ca­sa.

En ca­so de que sea víc­ti­ma de ro­bo, es­te re­gis­tro per­mi­ti­rá po­der iden­ti­fi­car sus per­te­nen­cias en ca­so de ser ven­di­das en el co­mer­cio in­for­mal.

Si ve al­go ra­ro en las in­me­dia­cio­nes de su ca­sa o la de su ve­cino, dé cuen­ta del he­cho al ni­vel 134 de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes, el que es­tá ope­ra­ti­vo las 24 ho­ras del día.

“Exis­te per­so­nal de reac­ción in­me­dia­ta que pue­de con­cu­rrir a efec­tuar las pri­me­ras di­li­gen­cias con la fi­na­li­dad de pre­ve­nir o de­tec­tar a las per­so­nas que es­tán tra­tan­do de co­me­ter un ilí­ci­to”, pun­tua­li­zó Val­dés.

SI VE AL­GO RA­RO en las in­me­dia­cio­nes de su ca­sa o la de su ve­cino, dé cuen­ta del he­cho al ni­vel 134 de la PDI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.