Ocho sín­to­mas que te per­mi­ti­rán sa­ber si eres adic­to a la co­mi­da

Así co­mo las dro­gas, la co­mi­da se pue­de trans­for­mar en una pe­li­gro­sa adic­ción si no se abor­da a tiem­po. Las ta­sas de obe­si­dad que exis­ten a ni­vel na­cio­nal y en la Pro­vin­cia de Bio­bío son ca­da vez más preo­cu­pan­tes.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

El tras­torno ali­men­ti­cio de co­mer en ex­ce­so es más co­mún de lo que se cree. En la Pro­vin­cia de Bio­bío, el 12% de los me­no­res de seis años tie­nen obe­si­dad. La si­tua­ción es más preo­cu­pan­te aún cuan­do se ven las ci­fras po­bla­cio­na­les. En las per­so­nas ma­yo­res de 15 años, la co­mu­na que pre­sen­ta ma­yor can­ti­dad de ci­fras de so­bre­pe­so es Qui­la­co, don­de al­can­zan un 49,5%.

Por ello, La Tribuna Da­tos de hoy te en­tre­ga una se­rie de sín­to­mas que te per­mi­ti­rán co­no­cer si sufres de adic­ción a la co­mi­da. Si tie­nes más de tres, co­mien­za a preo­cu­par­te por tu sa­lud.

1. Sen­tir an­to­jos a pe­sar de es­tar Sa­cia­do

No es po­co co­mún sen­tir an­to­jos in­clu­so lue­go de con­su­mir una co­mi­da sa­tis­fac­to­ria y nu­tri­ti­va.

Pe­ro los an­to­jos y el ham­bre no son la mis­ma co­sa.

Así, en el ca­so arri­ba des­cri­to, no se sien­te “ham­bre” por­que re­cién se aca­ba de co­mer. Pe­ro así y to­do se ex­pe­ri­men­ta una ur­gen­cia por con­su­mir al­go más.

Es­to no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que se tie­ne un pro­ble­ma. Pe­ro si su­ce­de con fre­cuen­cia y es di­fí­cil con­tro­lar el im­pul­so, po­dría ser el in­di­ca­dor de que hay al­go que an­da mal.

Es­te an­to­jo no tie­ne na­da que ver con la ne­ce­si­dad de ener­gía o nu­trien­tes, sino con el ce­re­bro pi­dien­do que se con­su­ma al­go que li­be­re do­pa­mi­na en su sis­te­ma de re­com­pen­sa.

2. co­mer mu­chí­si­mo más de lo que Se pre­ten­de

El pen­sa­mien­to de “no me ha­rá da­ño un pe­da­ci­to de tar­ta de cho­co­la­te” es muy co­mún en cual­quier per­so­na que in­ten­te se­guir una die­ta sa­lu­da­ble.

Y lo cier­to es que la idea de fon­do es cier­ta: una por­ción no es no­ci­va, y si se pue­den co­mer pos­tres con mo­de­ra­ción, no hay nin­gún pro­ble­ma.

Pe­ro pa­ra al­gu­nas per­so­nas no exis­te el “una pe­que­ña por­ción”. Una por­ción se ter­mi­na trans­for­man­do en me­dia tar­ta. Es un fe­nó­meno de “to­do o na­da” que es co­mún a to­dos los adic­tos. No exis­te la idea de mo­de­ra­ción.

De­cir­le a un adic­to a la co­mi­da que con­su­ma ali­men­tos cha­ta­rra con mo­de­ra­ción es lo mis­mo que de­cir­le a un al­cohó­li­co que be­ba cer­ve­za con mo­de­ra­ción. Sim­ple­men­te no es po­si­ble.

3. co­mer has­ta Sen­tir­se ex­ce­si­va­men­te lleno

Si se ce­de an­te un an­to­jo, se co­men­za­rá a co­mer has­ta la sa­cie­dad. Pe­ro el me­ca­nis­mo no se de­ten­drá allí: se con­ti­nua­rá co­mien­do más has­ta que el sen­ti­mien­to sea de lleno ex­ce­si­vo.

4. Sen­tir­se cul­pa­ble lue­go, pe­ro ha­cer­lo Otra vez

Cuan­do se ha­ce al­go con­tra nues­tros va­lo­res, prin­ci­pios o de­ci­sio­nes to­ma­das de bue­na fe, a ve­ces es inevi­ta­ble sen­tir­se mal al res­pec­to.

Y pa­ra las per­so­nas que tie­nen so­bre­pe­so y han in­ten­ta­do ejer­cer su fuer­za de vo­lun­tad y con­tro­lar el con­su­mo de ali­men­tos po­co sa­lu­da­bles, ce­der a un an­to­jo pue­de lle­var a la cul­pa y a sen­tir­se dé­bil e in­dis­ci­pli­na­do. Sin em­bar­go, la con­duc­ta se re­pi­te.

5. in­ven­tar ex­cu­sas

Al mo­men­to de la apa­ri­ción de un an­to­jo, dos fuer­zas en­tran en jue­go: una es la de­ci­sión ra­cio­nal de abs­te­ner­se de la co­mi­da cha­ta­rra. Pe­ro la otra es el an­to­jo mis­mo, im­pos­ter­ga­ble.

La de­ci­sión ló­gi­ca es desafia­da por la idea nue­va y, en ese mo­men­to, se co­mien­za a so­pe­sar si ce­der o no ce­der. Y es ahí cuan­do apa­re­cen las ex­cu­sas al­re­de­dor de por qué se­ría una bue­na idea ha­cer­le ca­so al an­to­jo.

6. Fa­llos re­pe­ti­dos an­te la ta­rea de es­ta­ble­cer re­glas pa­ra uno mis­mo

Cuan­do se es­tá lu­chan­do por te­ner au­to­con­trol, mu­chas ve­ces se bus­ca es­ta­ble­cer una cier­ta can­ti­dad de re­glas. Pe­ro pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, es­tas re­glas ca­si siem­pre fa­llan.

Pa­ra los que tie­nen pro­ble­mas con los an­to­jos, no tie­ne ca­si sen­ti­do es­ta­ble­cer re­glas. Prác­ti­ca­men­te to­das ter­mi­nan in­frin­gién­do­se.

7. es­con­der LOS ma­los há­bi­tos

Los que po­seen un his­to­rial de fa­llos re­pe­ti­dos al mo­men­to de li­mi­tar los an­to­jos ge­ne­ral­men­te co­mien­zan a ocul­tar sus con­su­mos cul­pa­bles fren­te a otras per­so­nas. A ve­ces pre­fie­ren co­mer cuan­do es­tán so­los, o a la no­che lue­go de que to­dos se fue­ron a dor­mir.

8. Ser in­ca­paz de aban­do­nar el mal há­bi­to in­clu­so a pe­sar de Su­frir pro­ble­mas FÍ­SI­COS

A corto pla­zo, con­su­mir co­mi­da cha­ta­rra pue­de lle­var a ga­nan­cia de pe­so, ac­né, mal alien­to, fa­ti­ga y sa­lud den­tal po­bre, en­tre otros pro­ble­mas co­mu­nes.

Pe­ro, a lar­go pla­zo, lue­go de años de abu­so con­ti­nua­do al or­ga­nis­mo, las co­sas pue­den po­ner­se real­men­te ma­las.

Una vi­da en­te­ra de con­su­mo de co­mi­da cha­ta­rra pue­de lle­var a obe­si­dad, dia­be­tes ti­po 2, pro­ble­mas car­dia­cos, alz­héi­mer, de­men­cia e in­clu­so al­gu­nos ti­pos de cán­cer.

El que tie­ne cual­quie­ra de es­tos pro­ble­mas fí­si­cos, sa­bien­do que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de co­mi­das po­co sa­lu­da­bles, y así y to­do no cam­bia sus há­bi­tos, es­tá en se­rios pro­ble­mas. ¿Có­mo su­pe­rar la adic­ción a la co­mi­da?

Cuan­do ya no lo­gras por ti so­lo en­fren­tar el pro­ble­ma, la me­jor op­ción es con­sul­tar a un te­ra­peu­ta que se es­pe­cia­li­ce en el te­ma. Una vez que te des cuen­ta de que tie­nes una adic­ción que quie­res cam­biar, pue­des bus­car ayu­da. Un es­pe­cia­lis­ta pue­de ser una op­ción ex­ce­len­te pa­ra li­diar con tus pro­ble­mas, en es­pe­cial uno con ex­pe­rien­cia en es­tas pa­to­lo­gías. Él con­ta­rá con las téc­ni­cas que te ayu­da­rán a com­pren­der las cau­sas prin­ci­pa­les de tu adic­ción a la co­mi­da.

En es­ta ma­te­ria exis­ten al­gu­nas te­ra­pias que te pue­den ayu­dar, ta­les co­mo: • La te­ra­pia con­duc­tis­ta cog­ni­ti­va es una téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca co­mún que te ayu­da a com­pren­der có­mo tu men­te per­ci­be la co­mi­da y re­pro­gra­ma tu cuer­po pa­ra reac­cio­nar de una for­ma di­fe­ren­te a la co­mi­da. • La psi­co­te­ra­pia in­ter­per­so­nal se con­cen­tra en có­mo los pro­ble­mas de re­la­ción e in­ter­per­so­na­les in­flu­yen en co­mer com­pul­si­va­men­te. Me­jo­ran­do tus ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción y re­la­ción pue­des po­ner­te en si­tua­cio­nes so­cia­les sa­lu­da­bles que ha­gan que te atra­ques de co­mi­da con me­nos fre­cuen­cia.

MUL­CHÉN Y AL­TO BIO­BÍO son las co­mu­nas de Bio­bío con más ni­ños obe­sos con 14% y 13% res­pec­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.