El so­ni­do y la mú­si­ca en la vi­da de los ni­ños y ni­ñas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Saldaña León Di­rec­to­ra re­gio­nal de Jun­ji Bio­bío

Un gru­po de ni­ños so­no­ri­za “La ca­pe­ru­ci­ta ro­ja” con la ayu­da de las edu­ca­do­ras y téc­ni­cas de edu­ca­ción par­vu­la­ria del jar­dín in­fan­til; en­sa­yan los di­fe­ren­tes mo­men­tos del cuen­to con los ma­te­ria­les so­no­ros que me­jor los re­pre- sen­tan. Las edu­ca­do­ras los ob­ser­van, gra­ban y eva­lúan los re­sul­ta­dos jun­to a los pár­vu­los, to­man no­ta de los diá­lo­gos, me­tá­fo­ras y ocu­rren­cias ima­gi­na­ti­vas y es­pon­tá­neas de los ni­ños, y lue­go son ex­pues­tas a la co­mu­ni­dad.

La an­te­rior es una de las ex­pe­rien­cias, su­ge­ren­cias me­to­do­ló­gi­cas y es­tra­te­gias di­dác­ti­cas que la aca­dé­mi­ca y pia­nis­ta Oli­via Con­cha Mo­li­na­ri pre­sen­ta en la se­gun­da edi­ción de su li­bro “El pár­vu­lo, el so­ni­do y la mú­si­ca”, pa­tro­ci­na­do por la Jun­ta Na­cio­nal de Jar­di­nes In­fan­ti­les ( Jun­ji).

En su obra, ex­po­ne los re­sul­ta­dos de la ex­pe­ri­men­ta­ción so­no­ra y mu­si­cal con los ni­ños en los jar­di­nes in­fan­ti­les y sa­las cu­na de Reg­gio Emi­lia, Ita­lia, lu­gar que es un re­fe­ren­te de mo­de­los edu­ca­ti­vos pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia.

La au­to­ra pro­po­ne que tan­to el so­ni­do, co­mo el rui­do, el si­len­cio y la mu­si­ca­li­dad, así co­mo la ex­plo­ra­ción acús­ti­ca que el pár­vu­lo ha­ce de su en­torno, son es­ti­mu­lan­tes pa­ra él, lo que re­sul­ta ser una ins­tan­cia pro­ve­cho­sa pa­ra el de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo y emo­cio­nal del ser hu­mano, so­bre to­do cuan­do es bien apo­ya­do con prác­ti­cas pe­da­gó­gi­cas por apo­de­ra­dos y edu­ca­do­ras.

La mú­si­ca y los so­ni­dos son un atrac­ti­vo in­me­dia­to y es­pon­tá­neo pa­ra los ni­ños. Pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio fo­men­tar la li­ber­tad y el es­pí­ri­tu in­da­ga­ti­vo de las edu­ca­do­ras, y per­mi­tir a los ni­ños y ni­ñas li­be­rar su ima­gi­na­ción, por­que el apren­di­za­je en el ser hu­mano se po­ten­cia con las emo­cio­nes, una de las te­sis de la neu­ro­cien­cia.

Por ello, el lla­ma­do nue­va­men­te a ju­gar, pe­ro es­ta vez con el so­ni­do, el rui­do, el si­len­cio y la mú­si­ca tan­to en el au­la co­mo en el ho­gar. Se pue­de ju­gar con el so­ni­do que pro­du­cen las ollas, las bo­te­llas de plás­ti­co, los pa­pe­les de di­ver­sos ti­pos, dia­lo­gan­do con los ni­ños y ha­cién­do­les pre­gun­tas. Es que los rui­dos que pro­du­cen los ni­ños pue­den ser el pun­to de par­ti­da de una for­ma de crea­ción mu­si­cal.

El ni­ño y la ni­ña em­pie­zan a pro­du­cir so­ni­dos a los cua­tro me­ses, y a par­tir de los sie­te lo ha­cen con va­ria­cio­nes, es de­cir, co­mien­zan con una re­pro­duc­ción sen­so­mo­to­ra de los so­ni­dos y lue­go dan una di­men­sión sim­bó­li­ca a los so­ni­dos que pro­du­cen, y ese es el ini­cio de la mú­si­ca.

Por eso, en el pro­ce­so de for­ma­ción hay que desa­rro­llar un in­te­rés por lo que ha­cen los ni­ños, una for­ma de ob­ser­va­ción pa­ra in­cen­ti­var al pár­vu­lo a ir más ade­lan­te en es­ta ex­plo­ra­ción.

Al­gu­nos ma­te­ria­les atrac­ti­vos y di­dác­ti­cos que pue­den ser im­ple­men­ta­dos pau­la­ti­na­men­te en el jar­dín in­fan­til de acuer­do a las ha­bi­li­da­des y des­tre­zas que los ni­ños y ni­ñas desa­rro­llen son vo­ces y per­cu­sión cor­po­ral con ma­nos y pies. So­ni­dos na­tu­ra­les co­mo pie­dras, con­chi­tas, ca­la­ba­zas se­cas, se­mi­llas. Ob­je­tos co­ti­dia­nos, en­tre ellos, bo­te­llas de plás­ti­co, pla­tos, cu­cha­ras, va­sos, le­gos, pa­pel, ta­rros, ma­de­ras.

Y den­tro de los ob­je­tos so­no­ros con­fec­cio­na­dos en el jar­dín in­fan­til hay que ex­plo­rar los ac­ce­so­rios de per­cu­sión co­mo los cla­ves, tam­bo­res, trián­gu­los, pla­ti­llos, cam­pa­nas, cas­ca­be­les y los ins­tru­men­tos ver­na­cu­la­res: kul­trun, ma­tra­cas, oca­ri­nas, si­kus, pa­los de agua. Aquí su­ma­mos los clá­si­cos co­mo el te­cla­do, gui­ta­rra, flau­ta dul­ce, ba­te­ría, sin de­jar de la­do los crio­llos, en­tre ellos el ar­pa, tor­men­to, pan­de­ro, acor­deón y cha­ran­go.

Por me­dio de es­tos ins­tru­men­tos, los ni­ños y ni­ñas ex­plo­ran, co­no­cen y se ma­ra­vi­llan con los di­ver­sos so­ni­dos. En es­ta ma­gia de la mú­si­ca se pre­pa­ran edu­ca­do­ras de pár­vu­los y téc­ni­cos de edu­ca­ción par­vu­la­ria de la Jun­ji co­mo una he­rra­mien­ta lú­di­ca fun­da­men­tal, por­que la mú­si­ca es un pi­lar pri­mor­dial den­tro de la edu­ca­ción ini­cial y una ma­ne­ra de ex­pan­dir las ca­pa­ci­da­des de los ni­ños a di­ver­sos ni­ve­les. Su po­der pa­ra es­ti­mu­lar la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, así co­mo el de­sa­rro­llo au­di­ti­vo y cog­nos­ci­ti­vo des­de una edad tem­pra­na, ha­cen de ella una so­no­ra fuen­te de in­for­ma­ción con di­ver­sos rit­mos al­ta­men­te be­ne­fi­cio­sos pa­ra los más pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.