Ali­men­ta­ción con iden­ti­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Pa­blo Díaz In­ves­ti­ga­dor ad­jun­to de Ri­misp Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra el De­sa­rro­llo Ru­ral

No es ló­gi­co ni sos­te­ni­ble que una ni­ña o un ni­ño de Chi­loé de­ban co­mer exac­ta­men­te lo mis­mo que otro que ha­bi­ta en Cons­ti­tu­ción o en Pi­ca. Es­ta y otras ra­zo­nes ex­pli­can que el In­dap y la Ju­naeb acor­da­ran desa­rro­llar un con­jun­to de ex­pe­rien­cias pi­lo­to pa­ra que los agri­cul­to­res lo­ca­les pro­vean de ali­men­tos fres­cos y sa­lu­da­bles al Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar (PAE), apro­ve­chan­do así el enor­me po­der de com­pra del Es­ta­do pa­ra in­cor­po­rar as­pec­tos te­rri­to­ria­les a la ali­men­ta­ción y apor­tar al de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de la Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar Cam­pe­si­na (AFC) en las zo­nas ru­ra­les del país.

Es­te convenio si­gue la ten­den­cia in­ter­na­cio­nal en la que los pro­gra­mas de com­pras pú­bli­cas de ali­men­tos apor­tan al im­pul­so de nue­vas eco­no­mías ru­ra­les, for­ta­le­cien­do a pe­que­ños pro­duc­to­res cam­pe­si­nos, al mis­mo tiem­po que se pro­por­cio­nan me­nús sa­lu­da­bles, res­pe­tan­do y apro­ve­chan­do las pre­pa­ra­cio­nes y pro­duc­tos de sus te­rri­to­rios.

Las com­pras pú­bli­cas re­pre­sen­tan el 13% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) en los paí­ses de la OCDE. En el ca­so de Brasil, son un 35%, y en Co­lom­bia, un 15%. Pa­ra Chi­le, es­te por­cen­ta­je se es­ti­ma en un 7%. Es así co­mo las com­pras pú­bli­cas han to­ma­do un rol im­por­tan­te en la agen­da del de­sa­rro­llo, de­bi­do al po­ten­cial im­pac­to no só­lo en la agri­cul­tu­ra lo­cal por me­dio de la ge­ne­ra­ción de mer­ca­dos y re­des de dis­tri­bu­ción, sino tam­bién en ma­te­ria de nu­tri­ción, edu­ca­ción y sa­lud de la po­bla­ción.

En Brasil, por ejem­plo, el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Ali­men­ta­ción Es­co­lar con­tie­ne den­tro de su mar­co nor­ma­ti­vo el re­qui­si­to le­gal de que por lo me­nos el 30% de los in­su­mos ad­qui­ri­dos pa­ra la ali­men­ta­ción es­co­lar pro­ven­gan de los pe­que­ños agri­cul­to­res y/o sus or­ga­ni­za­cio­nes.

En Pe­rú, el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Ali­men­ta­ción Es­co­lar Qa­li War­ma (‘ni­ño sano’ en que­chua) ha si­do desa­rro­lla­do y pues­to en mar­cha des­de 2012 con el ob­je­ti­vo de in­cluir a em­pren­di­mien­tos lo­ca­les vin­cu­la­dos de for­ma di­rec­ta e in­di­rec­ta con la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar.

En­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas más in­tere­san­tes de es­te pro­gra­ma es­tá la adap­ta­ción de las ra­cio­nes es­co­la­res a las re­ce­tas lo­ca­les, de tal ma­ne­ra que aque­llas ten­gan per­ti­nen­cia cul­tu­ral. Uno de los gran­des pro­ble­mas de los sis­te­mas de ali­men­ta­ción es­co­lar es que sue­len ser dra­má­ti­ca­men­te ho­mo­gé­neos e ig­no­rar las di­fe­ren­cias en­tre los pa­tri­mo­nios ali­men­ta­rios de ca­da te­rri­to­rio.

La ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal nos di­ce que la ta­rea que vie­ne por de­lan­te no es fá­cil. Mu­chos son los as­pec­tos que se de­ben tra­ba­jar y es­tu­diar, tan­to en la ofer­ta co­mo en la de­man­da, de es­te ti­po de mer­ca­dos re­gu­la­dos, pa­ra que es­tos pro­gra­mas de com­pras pú­bli­cas de ali­men­tos pue­dan cum­plir efi­caz­men­te con sus múl­ti­ples ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos, so­cia­les, cul­tu­ra­les y me­dioam­bien­ta­les.

No obs­tan­te, to­do pa­re­ce in­di­car que el enor­me po­der de com­pra del Es­ta­do, es­pe­cial­men­te tra­tán­do­se de re­cur­sos pú­bli­cos, no pue­de des­apro­ve­char­se en gran­des pro­vee­do­res con­cen­tra­dos y des­te­rri­to­ria­li­za­dos, cu­yos apor­tes al de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de los te­rri­to­rios es in­cier­to.

Mu­chos son los as­pec­tos que se de­ben tra­ba­jar y es­tu­diar, tan­to en la ofer­ta co­mo en la de­man­da, de es­te ti­po de mer­ca­dos re­gu­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.