Pe­rio­dis­mo y la so­cie­dad: am­bos se ne­ce­si­tan

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

En nues­tra pro­vin­cia, La Tribuna es el úni­co dia­rio. Pe­ro tam­bién hay ra­dios, ser­vi­cios di­gi­ta­les y otros. Ca­da uno de ellos es una ven­ta­na pa­ra po­der ma­ni­fes­tar lo bueno y lo ma­lo que sur­ge ca­da día en la zo­na, y nues­tro de­ber es cui­dar­los.

Por es­tos días, la Pro­vin­cia de Bio­bío es se­de de uno de los más im­por­tan­tes en­cuen­tros de me­dios del país. Co­mo ya se han en­te­ra­do por me­dio de Dia­rio La Tribuna, se es­tá rea­li­zan­do en Los Án­ge­les el EDR, ins­tan­cia que reúne a los di­rec­to­res y eje­cu­ti­vos de más de una vein­te­na de dia­rios re­gio­na­les. El ob­je­ti­vo de la ci­ta es tras­pa­sar co­no­ci­mien­tos a los me­dios in­for­ma­ti­vos pa­ra que de es­ta ma­ne­ra pue­dan en­tre­gar de me­jor for­ma las no­ti­cias a la ciu­da­da­nía.

Es­te es uno de los as­pec­tos más re­le­van­tes. La co­mu­ni­dad y los lec­to­res son par­te fun­da­men­tal del tra­ba­jo que se rea­li­za. Un me­dio de co­mu­ni­ca­ción no es un ve­cino cual­quie­ra den­tro de las ciu­da­des. El ca­mino que se cons­tru­ye es con ba­se en la con­fian­za, y si ella no exis­te, en­ton­ces el ne­go­cio no pros­pe­ra.

Por ello, la pren­sa, es­pe­cial­men­te la re­gio­nal o pro­vin­cial, tie­ne un rol cla­ve en la so­cie­dad, pues es ella la res­pon­sa­ble de lle­var las de­man­das so­cia­les, las ne­ce­si­da­des de la gen­te, a las au­to­ri­da­des. Más que el cuar­to po­der, co­mo ha si­do lla­ma­do du­ran­te dé­ca­das, el pe­rio­dis­mo es un puen­te que per­mi­te po­ner en la opi­nión pú­bli­ca los pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía y los as­pec­tos cla­ves pa­ra el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de los te­rri­to­rios.

La co­mu­ni­dad ne­ce­si­ta del pe­rio­dis­mo y la pren­sa ne­ce­si­ta a la gen­te.

Hoy, el con­su­mi­dor fi­nal ac­ce­de prác­ti­ca­men­te de ma­ne­ra gra­tui­ta a los me­dios di­gi­ta­les de la in­for­ma­ción, por lo que la pu­bli­ci­dad to­ma más im­por­tan­cia que an­tes, y siem­pre exis­ti­rá un ti­ra y aflo­ja cuan­do se tra­ta de in­for­ma­cio­nes com­pro­me­te­do­ras, pe­ro siem­pre la ver­dad de­be an­te­po­ner­se, por­que eso a lar­go pla­zo trae­rá más di­vi­den­dos que los que se pue­den per­der en el mi­nu­to.

En oca­sio­nes, las per­so­nas pue­den es­tar en desacuer­do con las in­for­ma­cio­nes que pu­bli­can los me­dios. Mu­chas ve­ces se pue­de acu­sar de ten­den­cio­so, iz­quier­dis­ta, de­re­chis­ta u otros epí­te­tos al tra­ba­jo in­for­ma­ti­vo, pe­ro más allá de esas di­fe­ren­cias, hay que pro­te­ger, res­guar­dar y de­fen­der siem­pre a los me­dios, es­pe­cial­men­te de pro­vin­cia, por­que son ellos los ca­na­li­za­do­res de la reali­dad lo­cal.

En nues­tra pro­vin­cia, La Tribuna es el úni­co dia­rio. Pe­ro tam­bién hay ra­dios, ser­vi­cios di­gi­ta­les y otros. Ca­da uno de ellos es una ven­ta­na pa­ra po­der ma­ni­fes­tar lo bueno y lo ma­lo que sur­ge ca­da día en la zo­na, y nues­tro de­ber es cui­dar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.