AYU­DE­MOS Y CUI­DE­MOS A NUES­TROS CA­RA­BI­NE­ROS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: La muer­te re­cien­te en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias de ca­ra­bi­ne­ros en cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes y a ma­nos de de­lin­cuen­tes, con­mue­ve a nues­tra so­cie­dad. Car­tas en dia­rios ha­cen men­ción a que si los ca­ra­bi­ne­ros de­ben arries­gar su vi­da, o has­ta dón­de ex­po­ner su se­gu­ri­dad en cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes.

La re­ce­ta es una so­la; pa­ra ello, de­ben de­fen­der­se con el má­xi­mo ri­gor, úni­ca ma­ne­ra en que se­rán res­pe­ta­dos co­mo co­rres­pon­de; co­mo es en las na­cio­nes desa­rro­lla­das, pe­ro la­men­ta­ble­men­te el carabinero en ge­ne­ral no ha­ce uso de sus fa­cul­ta­des le­ga­les cuan­do de­be de­fen­der­se, da­do que sis­te­má­ti­ca­men­te es ame­dren­ta­do y cohi­bi­do es­pe­cial­men­te por la cla­se po­lí­ti­ca y cier­tos or­ga­nis­mos es­pe­cial­men­te li­ga­dos a los DD. HH., en­tre­gan­do se­ña­les equi­vo­ca­das so­bre lo que co­rres­pon­de en una so­cie­dad ci­vi­li­za­da.

Así, se les ha lo­gra­do qui­tar el es­ta­tus de au­to­ri­dad y, por el con­tra­rio, se les ca­li­fi­ca de re­pre­so­res; gra­ve error y es así co­mo es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias; de­be­ría­mos cui­dar mu­cho más la va­lio­sa ins­ti­tu­ción de ca­ra­bi­ne­ros y su per­so­nal, que siem­pre ha si­do pi­lar fun­da­men­tal de apo­yo y se­gu­ri­dad ci­vil en las más di­fe­ren­tes con­di­cio­nes y opor­tu­ni­da­des.

Por ello, cues­ta creer que aún no se en­tien­da qué de­be ha­cer una so­cie­dad en es­tas cir­cuns­tan­cias, sien­do que a to­dos nos cons­ta, a pe­sar de opi­nio­nes in­tere­sa­das, que día a día es ma­yor la de­lin­cuen­cia, más au­daz, so­fis­ti­ca­da y cer­te­ra en su ac­cio­nar, lo­gran­do te­ner prác­ti­ca­men­te aco­rra­la­da a to­da la po­bla­ción, to­man­do ya el ca­rác­ter de una ver­da­de­ra pan­de­mia o dic­ta­du­ra.

Así, nos da­mos vuel­tas de car­ne­ro bus­can­do so­lu­cio­nes que no son ta­les, ya que no se va al fon­do, fon­do del asun­to; y por cier­to, el cur­so que lle­va­mos es­tá erra­do y es de co­li­sión, y ello obe­de­ce a que fra­ca­sa­ron, no ca­ben du­das, las ba­ses y pi­la­res con­cep­tua­les que nos hemos asig­na­do co­mo so­cie­dad.

¿No se­rá ya el mo­men­to de re­plan­tear­nos mu­chos con­cep­tos y qui­tar­nos las an­teo­je­ras? Jo­sé Ma­nuel Cae­rols

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.