AYER MA­TA­RON A OTRO CARABINERO

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: Ha­ce al­gu­nos años es­cri­bí la his­to­ria de Hi­la­rio, un carabinero asig­na­do en la fron­te­ra de nues­tra pa­tria en un re­tén cor­di­lle­rano. Sus no­ches de frío, sus ma­ña­nas de nie­blas y las año­ran­zas de sus hi­jos, es­po­sa y fa­mi­lia, los re­cuer­dos de su ca­sa

Años des­pués le es­cri­bí a Jua­ni­ta, la pe­que­ña hi­ja de Juan, un carabinero que des­pués de de­jar­la en el co­le­gio sa­lió a pa­tru­llar las ca­lles, y en un lla­ma­do de asal­to, una tur­ba pro­te­gien­do al de­lin­cuen­te lo em­bos­có y lo apaleó. Más tar­de fue in­ter­na­do gra­ve en el hos­pi­tal.

Su hi­ja no en­tien­de el por­qué ni la au­to­ri­dad le en­tre­ga las he­rra­mien­tas ni si­quie­ra pa­ra que ac­túe en de­fen­sa per­so­nal

El pa­sa­do año, en un artículo ti­tu­la­do “Duer­ma tran­qui­la”, ha­go un ho­me­na­je a los már­ti­res de ca­ra­bi­ne­ros muer­tos en cum­pli­mien­to con su de­ber.

De­trás de ca­da his­to­ria re­la­ta­da hay un hom­bre co­mo us­ted o yo que cum­ple con su res­pon­sa­bi­li­dad co­ti­dia­na, pe­ro en es­te ca­so no lo ha­ce só­lo por su fa­mi­lia, sino por us­ted, por mí, por to­dos los ciu­da­da­nos de nues­tra pa­tria, pa­ra que vi­va­mos me­jor.

De­trás de es­te carabinero hay un pa­dre, un hi­jo, un hom­bre de car­ne y hue­so, que tra­ba­ja en la in­tem­pe­rie, que acu­de al lla­ma­do de au­xi­lio, que en­tre­ga la vi­da en pos del de­ber y la pa­tria. Atrás que­dan so­los pa­ra siem­pre los fa­mi­lia­res más que­ri­dos y el re­cuer­do de aquel pa­dre, es­po­so, hi­jo, de aquel carabinero, que nun­ca ol­vi­da­rán.

Us­ted y yo ve­mos las no­ti­cias: carabinero muer­to, he­ri­do, ba­lea­do, atro­pe­lla­do. Pa­re­ce que es­to es tan co­ti­diano que no in­mu­ta a na­die. Apa­ga­mos la te­le, lo ol­vi­da­mos y nos va­mos a dor­mir. Pe­ro de­trás de es­ta per­so­na que vis­te de ver­de, que per­te­ne­ce a Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le (una de las más pres­ti­gio­sas y va­lo­ra­das ins­ti­tu­cio­nes a ni­vel mun­dial), hay una ma­dre, un pa­pá (que desea lle­gar a ca­sa a dar­le un be­so de bue­nas no­ches a sus hi­jos), un es­po­so, un hi­jo, que es­pe­ra ma­ña­na tem­prano, por su fa­mi­lia, us­ted y yo, vol­ver a tra­ba­jar. Jo­sé Cas­ti­llo Ro­yo Al­gua­cil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.