PRE­GUN­TAS SIN RES­PUES­TA EN EDU­CA­CIÓN

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: Ha­ce po­co más de un año, el 18 de oc­tu­bre de 2015, en una co­lum­na, en­tre otras in­te­rro­gan­tes, for­mu­lé la si­guien­te: “¿no es­tá cla­ro que la re­for­ma ha si­do tra­ba­ja­da por gen­te que im­pro­vi­sa, des­co­nec­ta­da de la reali­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior y, además, al­ta­men­te ideo­lo­gi­za­da?”.

El 14 de no­viem­bre del 2015 se­ña­lé: “¿ pa­ra qué re­tri­buir a las uni­ver­si­da­des que in­gre­sen a la gra­tui­dad me­dian­te un aran­cel de­fi­ni­do de ma­ne­ra com­ple­ja, que ge­ne­ra­rá dé­fi­cit a mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, sien­do que re­tri­buir al Cruch con los aran­ce­les reales co­bra­dos por las uni­ver­si­da­des sig­ni­fi­ca­ba só­lo un por­cen­ta­je de los re­cur­sos adi­cio­na­les des­ti­na­dos a gra­tui­dad?”.

Con el mo­de­lo de re­tri­bu­ción di­se­ña­do, y an­te el dé­fi­cit ge­ne­ra­do, las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias de­be­rán, co­mo ya lo es­tán ha­cien­do, con­cu­rrir año tras año a reunio­nes bi­la­te­ra­les con el bu­ró­cra­ta de turno a ob­je­to de ne­go­ciar pre­ben­das que ga­ran­ti­cen una via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de su ins­ti­tu­ción.

El te­ma se ha re­du­ci­do a una dis­cu­sión de la mag­ni­tud del dé­fi­cit, elu­dien­do el te­ma de fon­do que es, sin du­da, ideo­ló­gi­co. Tan­gen­cial­men­te se ha­bla de ca­li­dad y com­pro­mi­so de ve­lar por una mo­der­ni­za­ción que ra­cio­na­li­ce el gas­to in­terno.

La má­xi­ma au­to­ri­dad del sec­tor di­jo re­cien­te­men­te “… que las uni­ver­si­da­des tra­di­cio­na­les, las más im­por­tan­tes, só­lo re­pre­sen­ten el 15% de la ma­trí­cu­la, in­di­ca que al­go no es­tá bien”.

La reali­dad mun­dial evi­den­cia que las uni­ver­si­da­des de pri­mer ni­vel en un país con­cen­tran una pro­por­ción muy me­nor de la ma­trí­cu­la to­tal; la ra­cio­na­li­dad de es­te he­cho es ex­ten­sa de ex­po­ner.

A ma­ne­ra de ejem­plo, si se to­ma la ma­trí­cu­la de las pri­me­ras cin­co uni­ver­si­da­des del ran­king QS de USA y se com­pa­ra con la ma­trí­cu­la to­tal, es­ta re­sul­ta in­fe­rior al 1%. Si ha­ce­mos el cálcu­lo con In­gla­te­rra, el re­sul­ta­do es 5%. Si lo ha­ce­mos con Chi­le, al­can­za un 10%.

A un año de ha­ber plan­tea­do esas pre­gun­tas, su vi­gen­cia es in­du­da­ble. La ca­ren­cia de res­pues­ta só­lo se ex­pli­ca­ría por la fal­ta de in­te­rés en una dis­cu­sión pro­fun­da pa­ra evi­tar ex­pli­car que res­pon­de a una po­si­ción ideo­ló­gi­ca o la in­ca­pa­ci­dad de con­du­cir la dis­cu­sión de un te­ma de tan­ta re­le­van­cia pa­ra el de­sa­rro­llo del país. Ra­món Be­rríos Arro­yo In­ge­nie­ría Co­mer­cial Uni­ver­si­dad San Sebastián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.