Se vie­ne la épo­ca más di­fí­cil: se­pa có­mo pre­ve­nir el es­trés de fin de año

Mu­chas ve­ces, las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, así co­mo los gas­tos de los me­ses de di­ciem­bre, ha­cen que las per­so­nas se sien­tan so­bre­pa­sa­das.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La ciu­dad de Los Án­ge­les, con el pa­so del tiem­po, se ha trans­for­ma­do en un lu­gar idó­neo pa­ra el es­trés. Sus ca­lles con­ges­tio­na­das, se­má­fo­ros desin­cro­ni­za­dos y la ra­pi­dez del día, son ca­rac­te­rís­ti­cas co­ti­dia­nas que sus ha­bi­tan­tes de­ben vi­vir.

Sin em­bar­go, es a fin de año cuan­do se acen­túa es­tá si­tua­ción de­bi­do a to­das las ta­reas que se pla­ni­fi­ca­ron y to­da­vía no se cum­plen, o las deu­das que to­da­vía es­tán pen­dien­tes, en­tre otras si­tua­cio­nes.

Cuan­do el año ya en­tra en la rec­ta fi­nal, al­gu­nas con­duc­tas se em­pie­zan a ha­cer co­mu­nes en las per­so­nas. Irri­ta­bi­li­dad, pro­ble­mas de me­mo­ria y con­cen­tra­ción, cam­bios en los há­bi­tos alin­men­ti­cios, in­som­nio y an­sie­dad son só­lo al­gu­nos de los cam­bios que se pro­du­cen por el es­trés pro­pio del tér­mino de año.

El psi­có­lo­go de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, Raúl Car­va­jal, con­tó que es­te fe­nó­meno “es­tá re­la­cio­nan­do con el can­san­cio. Además, en la me­di­da que avan­za el año, van que­dan­do mu­chas co­sas pen­dien­tes y eso nos ha­ce mi­rar el fu­tu­ro de ma­ne­ra me­nos alen­ta­do­ra, lo que au­men­ta la sen­sa­ción de es­trés. En su ori­gen es­ta­ba re­la­cio­na­do con fe­nó­me­nos ex­ter­nos, en­ton­ces se re­ti­ra­ba el es­tre­sor y ba­ja­ba el es­trés, pe­ro aho­ra son es­tre­so­res in­ter­nos que ge­ne­ran un des­gas­te im­por­tan­te en las per­so­nas”.

El es­trés es la reac­ción nor­mal del ser hu­mano pa­ra adap­tar­se a los cam­bios del me­dio. En es­te sen­ti­do, hay un es­trés que nos mo­vi­li­za a ha­cer las co­sas que te­ne­mos pen­dien­tes, y cuan­do los desafíos nos su­pe­ran res­pec­to a nues­tro tiem­po y ca­pa­ci- da­des, em­pie­za a fun­cio­nar el es­trés ne­ga­ti­vo, que ha­ce que to­do el cuer­po fun­cio­ne des­re­gu­la­do.

El pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que pa­ra en­fren­tar el es­trés “hay que mi­rar los es­ti­los de vi­da, qué es­toy ha­cien­do con mi vi­da, qué tiem­po me to­mo pa­ra des­can­sar, có­mo ha­go pa­ra sa­car ade­lan­te esas co­sas que el mun­do me exi­ge. Em­pe­zar a mi­rar y cues­tio­nar có­mo he fun­cio­na­do has­ta acá y de ahí em­pe­zar a ge­ne­rar cam­bios. Son con­duc­tas más pre­ven­ti­vas que cu­ra­ti­vas”.

La Fa­mi­lia, una red de apo­yo

Ha­bi­tual­men­te las pa­re­jas o las fa­mi­lias de quie­nes pa­de­cen de es­trés son los que se dan cuen­ta pri­me­ro de es­te pro­ble­ma, ya que los es­tre­sa­dos nor­mal­men­te lo atri­bu­yen a can­san­cio y pre­sio­nes tem­po­ra­les. Tam­bién se con­vier­ten en un factor pro­tec­tor al en­tre­gar to­do su apo­yo a sus se­res que­ri­dos.

“Si sien­to que es­toy ra­ro y eso em­pie­za a in­ter­fe­rir en mi vi­da co­ti­dia­na, es im­por­tan­te es­cu­char lo que me di­cen los otros, dar­me cuen­ta de que es­tá pa­san­do al­go que ten­go que re­sol­ver. Si mi tra­ba­jo em­pie­za a ser de me­nor ca­li­dad, si mis re­la­cio­nes em­pie­zan a ser ma­las, si mi vi­da se­xual se ve de­te­rio­ra­da, uno de­be­ría ver que es­tá pa­san­do al­go y en el me­jor de los ca­sos bus­car un es­pe­cia­lis­ta que me per­mi­ta en­fren­tar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble la si­tua­ción”, afir­ma Raúl Car­va­jal, quien agre­ga que “el es­trés es uno de los fac­to­res que ga­ti­lla una de­pre­sión u otras en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, es un pro­ble­ma im­por­tan­te”.

EN CHI­LE, el 48% de las li­cen­cias mé­di­cas son por es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.