Es­trés es­co­lar: el rol de los pa­dres

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Mar­ga­ri­ta San­do­val Gu­tié­rrez Psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Vi­vi­mos en un sis­te­ma com­pe­ti­ti­vo y exi­tis­ta que per­mea to­da la sociedad, lle­gan­do has­ta las fa­mi­lias y los/ as ni­ños/as. La com­pe­ten­cia pue­de sa­car lo me­jor de ca­da uno, sin em­bar­go, tam­bién pue­de pro­du­cir al­tos ni­ve­les de es­trés en los ni­ños/as, que se pue­den tra­du­cir en efec­tos a cor­to y lar­go pla­zo.

La ten­sión y es­ta­do de aler­ta per­ma­nen­te con­tri­bu­yen a per­ju­di­car la sa­lud men­tal y fí­si­ca ge­ne­ran­do sín­to­mas psi­co­so­má­ti­cos -ce­fa­leas, tras­tor­nos di­ges­ti­vos, pro­ble­mas der­ma­to­ló­gi­cos-; an­sio­sos, de­pre­si­vos, in­som­nio; desadap­ta­ción so­cio­emo­cio­nal y ba­ja au­to­es­ti­ma, fra­ca­so es­co­lar, tras­tor­nos de conducta. Ade­más pue­de te­ner efec­tos a lar­go pla­zo en el au­to­con­cep­to y au­to­es­ti­ma, ba­se de la per­so­na­li­dad.

Mu­chos de es­tos as­pec­tos son el re­sul­ta­do de las ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen de los ni­ños. Cuan­do su­pe­ran su ca­pa­ci­dad se ge­ne­ra es­trés de­bi­do a la pre­sión y so­bre­exi­gen­cia. No le pe­di­ría­mos a un atle­ta mal en­tre­na­do, des­mo­ti­va­do o le­sio­na­do que lo­gre una me­ta ele­va­da, sino que es­pe­ra­ría­mos que se re­cu­pe­ra­ra, que re­ci­bie­ra ayu­da pro­fe­sio­nal - fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca- pa­ra que vuel­va a en­tre­nar y al­can­ce la me­ta de ma­ne­ra do­si­fi­ca­da y res­pe­tan­do sus rit­mos.

Ob­via­men­te, los pa­dres desean lo me­jor pa­ra sus hi­jos/as, e in­ten­tan brin­dar­les to­das las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, no obs­tan­te, pue­den lle­gar a pre­sio­nar­los a rea­li­zar múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des o exi­gir­les un ren­di­mien­to al­to en to­das las áreas.

Mu­chas de es­tas exi­gen­cias se aso­cian con las pro­pias ca­ren­cias y pro­yec­cio­nes de pa­dres en los hi­jos: “quie­ro que sea me­jor que yo”, “yo no tu­ve la opor­tu­ni­dad que él tie­ne”, “a mí me hu­bie­ra gus­ta­do rea­li­zar esa ac­ti­vi­dad, pe­ro no pu­de. Por eso quie­ro que él/ella lo ha­ga” o “quie­ro que sea el me­jor de to­dos”.

La su­ma­to­ria de las exi­gen­cias so­me­te a los ni­ños a un es­trés co­ti­diano, pro­pi­cia­do por fac­to­res fa­mi­lia­res y es­co­la­res. Se tie­ne el su­pues­to de que el ma­yor ren­di­mien­to es­co­lar es una ga­ran­tía de éxi­to en la adul­tez, de­jan­do de la­do otros as­pec­tos del desa­rro­llo.

Es fun­da­men­tal pro­pi­ciar una per­so­na­li­dad equi­li­bra­da y las ba­ses de un ade­cua­do desa­rro­llo psi­co­ló­gi­co, afec­ti­vo, so­cial y cog­ni­ti­vo, res­pe­tan­do los rit­mos y ca­pa­ci­da­des de ca­da ni­ño/ a en par­ti­cu­lar, su in­di­vi­dua­li­dad y sus di­fe­ren­cias.

Cam­biar des­de una mi­ra­da com­pe­ti­ti­va a una coope­ra­ti­va lo­gra que los ni­ños me­jo­ren su sen­ti­do de au­to­efi­ca­cia y desa­rro­llen ha­bi­li­da­des so­cia­les, afec­ti­vas y cog­ni­ti­vas, por lo tan­to, me­jo­ra tam­bién el au­to­con­cep­to y au­to­es­ti­ma. Es­ta es una for­ma res­pe­tuo­sa de crian­za, con­si­de­ran­do las ne­ce­si­da­des de los ni­ños/as y es­tan­do cons­cien­tes de las nues­tras, de tal ma­ne­ra de no pro­yec­tar nues­tros de­seos y con­flic­tos en ellos.

Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­ve­nir el es­trés es­co­lar:

- Pro­mo­ver tiem­pos de es­par­ci­mien­to y di­ver­sión. Los ni­ños se desa­rro­llan, ex­pre­san, li­be­ran ener­gía y apren­den a tra­vés del jue­go, por lo que es una ne­ce­si­dad. Lle­nar­los de ac­ti­vi­da­des es­co­la­res im­pi­de que jue­guen y, por lo tan­to, es un ries­go pa­ra la sa­lud men­tal y desa­rro­llo de las re­la­cio­nes afec­ti­vas.

-Pro­mo­ver há­bi­tos de ali­men­ta­ción, sue­ño y ejer­ci­cio fí­si­co.

-Pro­mo­ver la au­to­es­ti­ma. Am­bos pa­dres de­ben preo­cu­par­se por lo que ha­ce su hi­jo/a, y fo­men­tar sen­ti­mien­tos de po­der y au­to­no­mía. De­ben crear­se ex­pec­ta­ti­vas acor­des con las ca­rac­te­rís­ti­cas del ni­ño. Apo­yar­lo en los pro­yec­tos, aun­que sean in­sig­ni­fi­can­tes a nues­tros ojos.

-For­ta­le­cer la au­to­efi­ca­cia. De­be sen­tir que es com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des. Sa­ber que el pe­dir ayu­da no lo ha­ce ser me­nos. Los pa­dres de­ben es­tar dis­pues­tos a apo­yar­los en la bús­que­da de so­lu­cio­nes, pe­ro no re­sol­ver por él/ella.

-Hu­mor. Es el es­ta­do con­tra­rio al es­trés. Son­reír li­be­ra ten­sio­nes y pro­du­ce bie­nes­tar. Hay que cui­dar que el ni­ño/a no sien­ta que se ríen de él/ella, sino que com­par­ten un cli­ma di­ver­ti­do. El jue­go en fa­mi­lia es una ex­ce­len­te ins­tan­cia pa­ra es­to.

-Re­la­cio­nes afec­ti­vas: el víncu­lo en­tre pa­dres e hi­jos/ as es más im­por­tan­te que cual­quier ni­vel de ren­di­mien­to. Ser ca­ri­ño­so, de­mos­trar afec­to, es­ti­mu­lar y re­for­zar los es­fuer­zos de los ni­ños/as son ac­cio­nes fun­da­men­ta­les. Dí­ga­le que es­tá or­gu­llo­so de él/ ella. Sea em­pá­ti­co. Ellos ne­ce­si­tan sa­ber que sus pa­dres son in­con­di­cio­na­les y los acep­tan con sus cua­li­da­des, de­bi­li­da­des y di­fe­ren­cias. Que son ama­dos aun­que no cum­plan to­das sus ex­pec­ta­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.