Los prin­ci­pios de la política

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Cues­ta en­ten­der de ma­ne­ra exac­ta los prin­ci­pios que ri­gen a la política chi­le­na. Las au­to­ri­da­des se que­jan del cli­ma que exis­te ac­tual­men­te en el país y de la for­ma en que son tra­ta­dos, pe­ro cla­ra­men­te son ellos mis­mos los res­pon­sa­bles. La cohe­ren­cia y las ideo­lo­gías, en mu­chos ca­sos, se pier­den cuan­do se tra­ta de la am­bi­ción de po­der.

La jor­na­da de es­te jue­ves en nues­tro país es­tu­vo mar­ca­da por el fin del lar­go pa­ro de tres se­ma­nas que rea­li­za­ron los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, quie­nes exi­gían al Eje­cu­ti­vo un re­ajus­te de sus suel­dos, el cual ter­mi­nó con un es­cue­to 3,2%.

Los fun­cio­na­rios vol­vie­ron a sus ofi­ci­nas con el tra­go amar­go; no que­da­ron con­for­mes con el in­cre­men­to apro­ba­do por el Con­gre­so Na­cio­nal.

Fue así co­mo du­ran­te la ma­ña­na, en­tre mo­vi­li­za­cio­nes y ban­de­ra­zos, se acu­só a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción de fal­tar a los prin­ci­pios del so­cia­lis­mo.

Es­ta frase nos per­mi­te ha­cer una im­por­tan­te re­fle­xión acer­ca de los ver­da­de­ros prin­ci­pios y va­lo­res que im­pul­san a los di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos ideo­ló­gi­cos pre­sen­tes en nues­tro país, y si ello efec­ti­va­men­te se apli­ca en la ac­tua­li­dad.

Hay ca­sos em­ble­má­ti­cos. Fer­nan­do Flo­res es un cla­ro ejem­plo de aque­llo. Es un po­lí­ti­co con vas­ta tra­yec­to­ria en el es­ce­na­rio na­cio­nal. Fue ex mi­nis­tro de Ha­cien­da y Eco­no­mía de Sal­va­dor Allen­de du­ran­te la Uni­dad Po­pu­lar, e in­clu­so es­tu­vo de­te­ni­do tres años en la Is­la Daw­son y Ri­to­que, en­tre otros, don­de lue­go de pre­sio­nes de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, pu­do ser li­be­ra­do, te­nien­do que ir­se a vi­vir a EE. UU.

Sin em­bar­go, pe­se a ser sím­bo­lo de la cen­tro iz­quier­da, ter­mi­nó tra­ba­jan­do en el go­bierno de de­re­cha de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Eso ha­blan­do de lí­de­res gran­des. Pe­ro si uno va a si­tua­cio­nes más par­ti­cu­la­res, te­ne­mos ca­sos de al­cal­des en nues­tra pro­pia Pro­vin­cia de Bio­bío que cam­bian cons­tan­te­men­te sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos, apa­ren­te­men­te só­lo por fi­nes elec­to­ra­les.

Ahí des­ta­can, por ejem­plo, el edil de Qui­lle­co, Ro­dri­go Ta­pia, quien has­ta 2014 se en­con­tra­ba li­ga­do a RN, pe­ro hi­zo un fuer­te cam­bio de di­rec­ción y ac­tual­men­te es­tá ins­cri­to en el PPD. Pe­ro eso no es to­do, por­que en­tre 1992 y 2000 fue mi­li­tan­te de la de­mo­cra­cia cris­tia­na.

Así, si se si­gue con te­mas de prin­ci­pios, es­tá in­clu­so la pro­pia pre­si­den­ta afec­ta­da. Ella, sien­do par­te del so­cia­lis­mo, con un dis­cur­so que in­vo­lu­cra­ba fra­ses ape­lan­do a la igual­dad en­tre to­dos los chi­le­nos, vio co­mo to­do se de­rrum­bó cuan­do se su­po del mi­llo­na­rio cré­di­to que ob­tu­vo su nue­ra pa­ra la com­pra de te­rre­nos en Ma­cha­lí.

La de­re­cha tam­bién tie­ne, en ma­te­ria de prin­ci­pios, si­tua­cio­nes cues­tio­na­bles. Por un la­do, tie­nen la ban­de­ra de lu­cha fren­te a la de­fen­sa de la vi­da del que es­tá por na­cer, opo­nién­do­se fuer­te­men­te al abor­to. Ca­da cual ten­drá su pun­to de vis­ta, pe­ro en es­te ca­so mu­chos de los po­lí­ti­cos de la hoy opo­si­ción emi­ten dis­cur­sos car­ga­dos de enér­gi­ca de­fen­sa por los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro an­te­rior­men­te ca­lla­ron torturas, ase­si­na­tos y se­cues­tros de com­pa­trio­tas du­ran­te el ré­gi­men de Au­gus­to Pi­no­chet.

Cues­ta en­ten­der de ma­ne­ra exac­ta los prin­ci­pios que ri­gen a la política chi­le­na. Las au­to­ri­da­des se que­jan del cli­ma que exis­te ac­tual­men­te en el país y de la for­ma en que son tra­ta­dos, pe­ro cla­ra­men­te son ellos mis­mos los res­pon­sa­bles. La cohe­ren­cia y las ideo­lo­gías, en mu­chos ca­sos, se pier­den cuan­do se tra­ta de la am­bi­ción de po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.